Serie Justicia: Jesús, Justicia y Restauración

In Op-Eds by Biblica America Latina

Nuestro viaje a través de las páginas de las Escrituras que exploran su enseñanza sobre la justicia, ha demostrado que la justicia es mucho más que una postura retributiva hacia el malhechor, y en realidad concibe una visión positiva para toda la creación. Esta visión de justicia, para shalom, está entretejida en la estructura misma de la creación y en la intención de Dios para su creación, y por lo tanto no es una ocurrencia tardía en las páginas de las Escrituras. A medida que la humanidad se aleja de la buena intención de Dios para el florecimiento de toda la creación, envía profetas, poetas y contadores de cuentos para estimular la imaginación y pinchar las conciencias de los oyentes. Dios es implacable y creativo en su llamamiento a la humanidad para que participe en el trabajo de Shalom, de la justicia restaurativa. Así es la visión del Antiguo Testamento.

La historia de ninguna manera termina ahí, sino que se mueve hacia una conclusión en la persona de Jesús de Nazaret. A menudo, nuestra consideración del trabajo de Jesús se limita a su muerte en la cruz y a la resurrección de entre los muertos. Su nacimiento virginal, muerte expiatoria y resurrección victoriosa son elementos cruciales para la fe cristiana. Considere el Credo de los Apóstoles: Jesucristo … “Nació de la virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos…” Como joven cristiano, siempre me pregunté qué faltaba en ese credo sobre la vida de Jesús. Después de todo, los cuatro evangelios que tenemos en las Escrituras nos dan muchos más detalles sobre el nacimiento de Jesús y su juicio, muerte y resurrección. Afortunadamente, descubrí eruditos del Nuevo Testamento como Herman Ridderbos y N.T. Wright que prestan atención a la minimizada importancia de la vida de Jesús.

Mientras meditamos sobre la vida de Jesús, nos esperan muchas inquietudes. Para esta reflexión, me gustaría ver la forma en que Lucas presenta la iniciación del ministerio público de Jesús. Encontramos el relato en Lucas 4, en la sinagoga de Nazaret. De pie para leer del pergamino del profeta Isaías, leemos que Jesús “encontró el lugar donde está escrito…” En otras palabras, Jesús intencionalmente se enfoca en Isaías 61. Lo que está a punto de leer, él dirá, se cumple en la audiencia de la gente; él ha venido a hacer este trabajo.

“El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí,

    por cuanto me ha ungido

    para anunciar buenas nuevas a los pobres.

Me ha enviado a sanar los corazones heridos,

    a proclamar liberación a los cautivos

    y libertad a los prisioneros,

a pregonar el año del favor del Señor” (Isaías 61:1-2; Isaías 58:6)

Este es el manifiesto mesiánico que guiará la vida de Jesús. Él es ungido para hacer este trabajo por el poder del Espíritu. Para decirlo brevemente, el trabajo de Jesús será contrarrestar el caos, el efecto shalom-agotado, de una creación en contra de Dios y su intención para el mundo. Los pobres, una de las clases vulnerables que vimos la vez pasada, escuchan las buenas nuevas de Dios. Este mensaje no es un mensaje mundano y distante de algún-día-será. No, Jesús viene aquí y ahora a trabajar para aliviar el sufrimiento físico causado por el pecado. Los ciegos reciben la vista. En la línea final citada aquí por Jesús, él proclamará el año del favor del Señor. El año de Jubileo vendrá con los pasos de Jesús en la tierra, el Jubileo en toda su plenitud completa de una visión para el florecimiento de todas las cosas. Jesús no vendrá haciendo algo que no concuerde con la visión del shalom del Antiguo Testamento para todas las cosas. No, caminará por la tierra como el cumplimiento de la visión.

Jesús “escurre” una pequeña línea en su cita del rollo de Isaías, y aunque no leemos sobre ello en Lucas 4, podríamos preguntarnos si aquellos que conocieron Isaías 61 bien habrán notado que una línea de Isaías 58:6 es introducida. ¿Eso levantó algunas cejas en Nazaret? Mira el contexto de Isaías 58:6, con la línea citada por Jesús en negrita:

“El ayuno que he escogido,

    ¿no es más bien romper las cadenas de injusticia

    y desatar las correas del yugo,

poner en libertad a los oprimidos

    y romper toda atadura?

¿No es acaso el ayuno compartir tu pan con el hambriento

    y dar refugio a los pobres sin techo,

vestir al desnudo

    y no dejar de lado a tus semejantes?” (Isaías 58:6-7)

Jesús establece su vocación para su ministerio terrenal en esta pequeña sinagoga en Nazaret, e incluye una misión de shalom-restauración integral, justicia, para toda la creación. Llega hasta el punto de abandonar las preocupaciones de la adoración con esta vocación de shalom, algo que vimos claramente en una reflexión previa del Antiguo Testamento. El ayuno, la devoción religiosa, no es otro pietismo mundano. La devoción fiel y orientada a la justicia hacia el Dios de la Biblia implica un compromiso radical con los pobres, los que sufren, los extranjeros, los enfermos. En una palabra, el vulnerable.

Por supuesto, nuestro Señor va un paso más allá en Lucas 4 al enseñar que esta restauración no es solo para lo esperado, aquellos que podríamos decir constituyen el “grupo”. Más bien, señala dos milagros curativos y restauradores de shalom hechos por dos grandes profetas del Antiguo Testamento, Elías y Eliseo, que impactan mucho más allá del estrecho alcance “interno” de Israel al mundo gentil (la viuda en Sarepta y Naamán el sirio). Shalom, la justicia, no es exclusivo de aquellos a quienes esperamos que llegue. Aquellos familiarizados con la historia sabrán que la multitud, la “multitud”, podríamos decir, no apreciaron esta perspectiva externa sobre la extensión del shalom de Dios. ¡De hecho, trataron de arrojar a Jesús fuera del acantilado de la ciudad por hacer esta sugerencia radical! Pero Jesús no retrocede, escapando de esta multitud y procediendo en la narración de Lucas para traer shalom al sufrimiento, lo inmundo y lo inesperado. Más tarde, en Lucas 7:18-23, Juan envía a dos de sus discípulos a Jesús, preguntando acerca de este sorprendente ministerio del Mesías. Jesús responde a estos mensajeros: “―Vayan y cuéntenle a Juan lo que han visto y oído: Los ciegos ven, los cojos andan, los que tienen lepra son sanados, los sordos oyen, los muertos resucitan y a los pobres se les anuncian las buenas nuevas. Dichoso el que no tropieza por causa mía.”

¿Debemos esperar a otro?? No, así es como se ve el reino de Dios cuando llega al suelo de la tierra. No esperes a nadie más. Y no esperen un llamamiento, una vida de justicia, en desacuerdo con la vida de Jesucristo que dijo: “¡La paz sea con ustedes! Como el Padre me envió, yo te envío” (Juan 20:21)

La enseñanza de la Biblia sobre la justicia es mucho más exhaustiva que simplemente castigar al malhechor. Una vida que siga a Jesús nos llevará a los rincones más difíciles del mundo, ministrando de hecho y con su Palabra a aquellos que sufren el mayor sufrimiento y marginación. Seguir a Jesús en el mundo es unirnos a su historia de restaurar toda la creación al florecimiento destinado de Dios. Nuestros trabajos siguiendo al pastor perfecto serán parciales, imperfectos y propensos al revés, seguro. Pero la dirección de la historia es exhaustiva, así que sigamos a Jesús en su completo trabajo de restauración. De Justicia. De shalom.

¿Te asociarías hoy con Biblica para proporcionar Biblias a personas de todo el mundo para que sus vidas puedan ser transformadas por Cristo?

Mike Kelly

Partnership Manager at Biblica

Biblica America Latina

Biblica, la Sociedad Bíblica Internacional, es un ministerio mundial que ha estado ayudando a la gente a leer y entender la Palabra de Dios por más de 200 años. Estamos comprometidos a proveer la Biblia en traducciones y formatos precisos y contemporáneos para que más personas alrededor del mundo tengan la oportunidad de ser transformados por Jesucristo. Hacemos esto a través de la traducción y publicación, haciendo accesible la Biblia, y con programas innovadores de participación bíblica como Experiencia Bíblica en Comunidad. Para aprender más acerca de nuestro ministerio y cómo puedes asociarte con nosotros para compartir la Palabra de Dios con la gente de todo el mundo, ve a nuestra página del ministerio.

Comments