Examinando el Padrenuestro: ¿Por qué deberíamos orar?

In Bible by Biblica America Latina1 Comment

La noche negra cambia lentamente a tonos grises. Un gallo canta desde algún lugar en la oscuridad anunciando el amanecer. Parado en un mercado matinal en Malasia, el mundo comienza a despertarse a mi alrededor. Pronto, los aromas de verduras, carne, fruta e incienso llenan el aire.

Los vendedores se escabullen para preparar sus productos a la espera del ajetreo y el bullicio del día. En un altar familiar taoísta, una mujer china reza y ofrece incienso a sus antepasados.

Durante el mes Tamil de Tailandia, la estrella Pusam alcanza su punto más alto en los cielos nocturnos y anuncia el nacimiento del dios Murugan. Durante la peregrinación de Thaipusam, los hindúes toman sus cargas y caminan descalzos por muchos kilómetros hasta un templo. Algunos perforan sus mejillas y lenguas con un pinche y llevan ollas de leche en sus cabezas. Algunos llevan pequeños altares en sus hombros o en ganchos de acero a través de la piel de su espalda y pecho. En el templo, los peregrinos le rezan a su dios y muchos caen en un trance, sin sangrar a pesar de ser atravesados con pinches y aparentemente sin sentir dolor, rugiendo mientras son poseídos por el dios.

Durante el 7mo mes de su calendario, los chinos celebran el festival del Fantasma Hambriento. Muchos creen que las puertas del infierno se abren durante este tiempo y que los espíritus de los muertos caminan en busca de un cuerpo para entrar. La gente está aterrorizada y mantiene sus puertas y ventanas cerradas. Intentan apaciguar a los fantasmas ofreciendo comida en los altares de las familias, quemando incienso y quemando modelos de papel (por ejemplo, teléfonos celulares, automóviles y ropa) para que sus antepasados los usen en el mundo de los espíritus. Delante de algunas casas, las mesas se sirven con la comida y bebida más deliciosas, y se colocan sillas vacías para que los fantasmas se sienten. Los petardos se disparan durante toda la noche para mantener a raya a los fantasmas. Y la noche hace eco con las oraciones incesantes de protección.

En todo el mundo, los musulmanes se reúnen cinco veces al día en mezquitas para “Salah” o “Salat”, uno de los Cinco Pilares del Islam. Es un acto de adoración físico, mental y espiritual que se observa todos los días en momentos prescritos mientras se enfrenta a La Meca. En este ritual, el devoto comienza poniéndose de pie, inclinándose y postrándose, y concluye sentándose en el suelo. Durante cada postura, el devoto recita o lee ciertos versículos, frases y oraciones. La palabra salah se traduce comúnmente como “oración”, pero esto podría ser confuso y podría entenderse mejor como “reverencia”, “homenaje” o “adoración”.

La oración es universal. Cada religión tiene alguna forma de oración. Oramos porque no podemos evitarlo. La palabra “oración” proviene de la antigua pretensión francesa que deriva del latín prex o precarius que significa “rogar, suplicar en una situación precaria”. La oración es universal porque habla de una necesidad humana básica: la necesidad de plenitud, la necesidad de Dios. Como dijo Agustín en sus Confesiones: “Nuestro corazón está inquieto hasta que encuentra descanso en Dios”.

Muchos de nosotros crecimos orando y agradeciendo a Dios por nuestra mamá y papá, por la comida y los amigos, por la salud y el hogar; y pediendo cosas a Dios: obsequios, buenos puntajes en las pruebas, una compañera de vida, un lugar de estacionamiento en hora punta, niños obedientes, salud y felicidad.

Recientemente leí un blog sobre la oración con el título: “La oración es tu gasolina”. El autor cuestiona, entre otras cosas, “¿Recolectas suficiente gasolina para todo el día?” Y “Sospecho que la falta de oración es el factor más grande del caos en nuestras vidas”. El autor marca algunos puntos valiosos, pero me incomoda la idea de que la oración sea vista como una “muleta” en la cual me apoyo para superar el día y una estrategia para ayudarme a evitar el caos en mi vida.

Desafortunadamente, nuestras oraciones a menudo son así y se asemejan a una “lista de compras” que nos decepciona si no obtenemos lo que pedimos. Y a veces Dios se siente tan lejos que podríamos simplemente hablarnos a nosotros mismos en oración. Entonces, nos quedamos con estas preguntas: ¿Por qué orar? ¿La oración hace la diferencia? ¿Y podemos cambiar a Dios con nuestras oraciones?

¿Por qué orar?

La respuesta a esta pregunta es realmente simple. Porque Jesús lo dijo que lo hagamos.

Jesús enseñó a sus seguidores en el Sermón del Monte a no orar como los hipócritas para ser vistos por los demás, ni a balbucear como paganos que piensan que serán escuchados porque usan muchas palabras, sino a orar como niños a un padre que sabe lo que necesitan, “ No sean como ellos, porque su Padre sabe lo que ustedes necesitan antes de que se lo pidan. Ustedes deben orar así: Padre nuestro que estás en el cielo…” (Mateo 6:8-9)

Jesús nos enseñó a orar de una manera radicalmente nueva: Nadie se dirigió a Dios en el AT como “Padre”. Sin embargo, Jesús se dirigió a Dios como ABBA, ¡Padre! Jesús quiere que vayamos al Padre tal como somos, como niños que suben al regazo de su mamá o papá y les hablan. Según C.S. Lewis, la oración que debería preceder a cualquier otra oración debería ser así: “Que sea el verdadero yo quien hable”. Que sea el verdadero Tú con el que hablo “. Por lo tanto, las palabras de Salmo 139 son tan apropiadas cuando nos acercamos a Dios. “Examíname, oh Dios, y sondea mi corazón; ponme a prueba y sondea mis pensamientos. Fíjate si voy por mal camino, y guíame por el camino eterno”. (Salmos 139:23-24).

La oración es una invitación a la amistad con Dios, a estar en relación con él y, como Abraham y Moisés, a caminar con Dios. Cuanto mejor conozca a alguien, menos importante será comunicar la información. Mi esposa y yo hemos estado casados por 25 años y nos conocemos tan bien que podemos sentir nuestras necesidades y sentimientos sin expresarlo en palabras. La oración funciona de esta manera. La oración es amistad con Dios. Y si nos acercamos a Dios como niños, y como amigos, entonces podemos “adorar en espíritu y en verdad” (Juan 4:24).

Entonces, como hijos dependientes, podemos mirar con admiración a nuestro Padre “de quien fluyen todas las bendiciones” y preocuparnos por el estado de sus asuntos. Jesús nos enseña como sus seguidores a preocuparnos primero que todo del nombre del Padre, su reino y su voluntad, antes de dirigir nuestra atención a nuestras necesidades diarias, deudas y las tentaciones que enfrentamos.

Jesús vino a restaurar la relación entre Dios y la humanidad. Ahora somos sus hijos. También somos herederos del evangelio. Y a través de la oración, Dios nos invita a participar (o tener koinonía con) el evangelio (Filipenses 1: 5). Pero incluso como colaboradores en el reino de Dios, la mayoría de nosotros ya hemos experimentado que la oración no es una solución inmediata ni una garantía de que las cosas siempre sucedan de la manera que lo solicitamos.

En la segunda parte de este artículo, examinaremos las preguntas: ¿La oración hace la diferencia? ¿Podemos cambiar a Dios con nuestras oraciones? Lee la parte 2 aquí.

¿Te gustaría unirte a nosotros para darle a las personas la oportunidad de ser transformados por Cristo? Asóciate con Biblica hoy.

 

Hans Combrink

Vice President of Global Translation at Biblica

Biblica America Latina

Biblica, la Sociedad Bíblica Internacional, es un ministerio mundial que ha estado ayudando a la gente a leer y entender la Palabra de Dios por más de 200 años. Estamos comprometidos a proveer la Biblia en traducciones y formatos precisos y contemporáneos para que más personas alrededor del mundo tengan la oportunidad de ser transformados por Jesucristo. Hacemos esto a través de la traducción y publicación, haciendo accesible la Biblia, y con programas innovadores de participación bíblica como Experiencia Bíblica en Comunidad. Para aprender más acerca de nuestro ministerio y cómo puedes asociarte con nosotros para compartir la Palabra de Dios con la gente de todo el mundo, ve a nuestra página del ministerio.

Comments

Leave a Comment