Examinando el Padre Nuestro: ¿La oración hace la diferencia?

In Bible by Biblica America Latina3 Comments

En la parte 1 de nuestra serie “Examinando el Padre Nuestro”, examinamos la pregunta “¿Por qué deberíamos orar?” En la parte 2, exploramos las preguntas “¿La oración hace la diferencia?” Y “¿Podemos cambiar a Dios con nuestras oraciones?”.

¿La oración hace la diferencia?

La mayoría de nosotros hemos vislumbrado el lado oscuro de la vida: la enfermedad, las relaciones rotas, la muerte de un ser querido o la pérdida material. Y cuando nos dirigimos a Dios en oración, a menudo nos encontramos con más decepciones y tristezas como resultado de —todavía— la oración sin respuesta. Aun así, sabemos que debemos continuar en oración, “Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales.” (Efesios 6:12). Cuando oramos, de hecho, nos unimos a la protesta contra la mentira, la injusticia, el dolor y el sufrimiento— nos introducimos en el Reino de Dios. El famoso teólogo Karl Barth escribió: “Unir las manos en oración es el comienzo de un levantamiento contra el desorden del mundo”.

Eso es precisamente por lo que estamos llamados a orar. Reflexionemos por un momento sobre algunos ejemplos bíblicos de oración:

Daniel y sus amigos, Ananías, Misael y Azarías se enfrentaron con el desafío imposible no solo para interpretar el sueño del rey Nabucodonosor, sino también de revelarle al rey lo que había soñado. Al darse cuenta de que “¡No hay nadie en la tierra capaz de hacer lo que Su Majestad nos pide!” (Daniel 2:10), Daniel explicó el asunto a sus amigos y ” imploraran la misericordia del Dios del cielo en cuanto a ese sueño misterioso” (Daniel 2:18). Dios reveló el misterio del sueño a Daniel en una visión en la noche y, como era de esperar, Daniel estalló en alabanza a Dios que da sabiduría, conocimiento y poder y revela cosas ocultas.

En un momento de la historia igualmente fascinante, una exiliada judía llamada Ester y su primo y guardián Mardoqueo trabajan para rescatar a su gente de un complot de Amán para destruirlos. Como último recurso, ¡la reina Ester les pidió a todos los judíos en Susa que ayunaran durante tres días y tres noches antes de ir al rey con su petición de salvar a los judíos! (Ester 4:16). Cuando Ester se acercó al rey, “se mostró complacido con ella y le extendió el cetro de oro que tenía en la mano” (Ester 5: 2), indicando que él atendería su solicitud y que cualquier cosa que ella le pidiera, se le daría a ella, hasta la mitad de su reino!

Además, durante la batalla contra los amorreos, Josué oró a Dios en presencia de Israel y “el sol se detuvo en el cenit y no se movió de allí por casi un día entero. ” (Josué 10: 13-14) para que los israelitas pudieran vencer a su enemigo.

Cuando oramos, le pedimos a nuestro creador eterno Dios que intervenga más directamente en nuestra limitada vida aquí en la tierra. Dios ciertamente responde a la oración y hace maravillas milagrosas, pero generalmente la Biblia enfatiza la providencia continua de Dios y el cumplimiento de su voluntad y propósitos a través de las leyes naturales de la naturaleza y las actividades humanas normales.

Jesús nos enseña a orar: “Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo”. Por lo tanto, para que la oración sea significativa, debemos enfrentar honestamente la tercera pregunta:

¿Podemos cambiar a Dios con nuestras oraciones?

Cuando oramos, nos enfrentamos a una cierta tensión: si las maneras en que se santifica el nombre de Dios, su reino y su voluntad se hará inalterable—y Dios no cambia como sombras inconstantes (siendo “el mismo ayer y hoy y por los siglos” Hebreos 13:8). ¿Tiene sentido orar por un asunto particular que podría estar fuera de la voluntad de Dios? ¿Cómo debemos orar cuando ni siquiera estamos seguros de cuál es la voluntad de Dios?

Jesús dice que nuestro Padre Celestial sabe lo que necesitamos, pero que sin embargo debemos pedirlo. “Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá la puerta.” (Mateo 7:7; Lucas 11:9). Es notable que en el Evangelio de Lucas, la enseñanza de Jesús sobre cómo orar (es decir, la oración del Señor en Lucas 11:1-4) precede inmediatamente a la enseñanza de Jesús de pedir, buscar (Lucas 11:5-10) donde Jesús explica a sus discípulos, sobre el amigo de un hombre cuya puerta está cerrada con llave y cuya familia está en la cama, se levantarán y le darán todo el pan que necesita, no por su amistad, sino por su “impertinencia ” para seguir pidiendo (Lucas 11:8).

Unos pocos capítulos más adelante, Jesús cuenta la parábola de la viuda y el juez (Lucas 18:1-8) para “mostrarles que debían orar siempre, sin desanimarse”. La viuda siguió molestando al juez hasta el punto en que finalmente se dijo a sí mismo: “Aunque no temo a Dios ni tengo consideración de nadie, como esta viuda no deja de molestarme, voy a tener que hacerle justicia, no sea que con sus visitas me haga la vida imposible” mucho más “¿Acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche?” (Lucas 18:7). Entonces, ¿podemos cambiar a Dios con nuestras oraciones? ¡Tú decides!

Jesús no solo habló acerca de la oración, él oró y nos enseñó con el ejemplo. Poco antes de su crucifixión, encontramos a Jesús de rodillas en el jardín de Getsemaní, en angustia, orando fervientemente, luchando con Dios para conocer su voluntad y someterse a eso. “Padre, si quieres, no me hagas beber este trago amargo; pero no se cumpla mi voluntad, sino la tuya” (Lucas 22:42). Como el Ungido, Jesús sabía cuál era la voluntad de Dios para él; sin embargo, tuvo que luchar contra la tentación de seguir su propio camino y obedecería como él instruyó a sus discípulos antes y después de su tiempo de oración en el Monte de los Olivos, “Oren para que no caigan en tentación” (Lucas 22: 40,46) , haciendo eco de las palabras de su enseñanza sobre la oración en el Sermón del Monte.

Orar de esta manera me confronta con una elección: la voluntad de Dios o mi voluntad. Orar es elegir, cada vez: significa dar mi vida, tomar mi cruz, doblar mi voluntad para alinearme con la voluntad de Dios, elegir vivir para Dios en el mundo, ser más como Cristo con cada oración y cada día que pasa…

La Madre Teresa entendió algo acerca de la naturaleza de la oración: “La oración no es pedir. La oración es ponerse en las manos de Dios, a su disposición, y escuchar su voz en lo más profundo de nuestros corazones”.

Por lo tanto, no te rindas. ¡Sigue orando con descarada audacia para que el nombre de Dios sea santificado, venga su reino y se haga su voluntad, esperando que recibas de nuestro Padre lo que pides!

¿Te gustaría unirte a nosotros para dar a las personas la oportunidad de ser transformados por Cristo? Asóciate hoy con Biblica.

Hans Combrink

Vice President of Global Translation at Biblica

Biblica America Latina

Biblica, la Sociedad Bíblica Internacional, es un ministerio mundial que ha estado ayudando a la gente a leer y entender la Palabra de Dios por más de 200 años. Estamos comprometidos a proveer la Biblia en traducciones y formatos precisos y contemporáneos para que más personas alrededor del mundo tengan la oportunidad de ser transformados por Jesucristo. Hacemos esto a través de la traducción y publicación, haciendo accesible la Biblia, y con programas innovadores de participación bíblica como Experiencia Bíblica en Comunidad. Para aprender más acerca de nuestro ministerio y cómo puedes asociarte con nosotros para compartir la Palabra de Dios con la gente de todo el mundo, ve a nuestra página del ministerio.

Comments

  1. Gracias, me ha instruido mucho esta enseñanza llenandome de una nueva perspectiva en cuanto la proteccion de Dios y la oracion , Gracias y que Dios los Bendiga siempre,

Leave a Comment