Nkwa Asem

Nnwom 44

Ogye ho mpaebɔ

1Yɛate wɔ yɛn ankasa yɛn asom, O Onyankopɔn. Yɛn nenanom aka ho asɛm akyerɛ yɛn; nneɛma akɛse a woyɛe wɔn bere so no nyinaa, wɔaka akyerɛ yɛn; saa tete mmere no: sɛnea wopamoo abosonsomfo na wobɔɔ wo nkurɔfo atenase wɔ wɔn asase so no, sɛnea wotwee aman foforo aso, na womaa wo de nyaa nkɔso no. Wo nkurɔfo amfa wɔn nkrante na edii asase no so. Ɛnyɛ wɔn tumi so na wɔnam dii so. Wo tumi ne w’ahoɔden, ɔka a wokae se wobɛba hɔ no na ɛdaa ɔdɔ a wodɔ wɔn no adi.

Woyɛ me hene ne me Nyankopɔn; wokyɛ wo nkurɔfo nkonimdi, na yɛnam wo tumi so di yɛn atamfo so. Memfa me ho nto m’agyan anaa me nkrante so sɛ ennye me nkwa. Nanso woagye yɛn afi yɛn atamfo nsam adi wɔn a wɔtan yɛn so.

Yɛbɛkamfo wo daa na yɛada wo ase daa daa. Nanso afei woatwe wo ho sɛ wonni yɛn so. Afei wo ne yɛn asraafodɔm no nkɔ bio. 10 Woama yɛaguan yɛn atamfo ama wɔafa yɛn agyapade. 11 Woama kwan ama wɔakum yɛn sɛ nguan. Wopetee yɛn amanfrafo nkurow so. 12 Wotɔn wo ara wo nkurɔfo aboɔmmerɛw sɛnea wɔn ho nni mfaso biara. 13 Yɛn afipamfo huu nea woyɛɛ yɛn, na wodii yɛn ho fɛw, serewee. 14 Woama yɛn anim agu ase wɔ aman anim. Wɔwosow wɔn ti de serew yɛn. 15 Daa na m’anim agu ase. Ahohora adura me 16 fi m’atamfo ne wɔn a wokyi me kasatia mu.

17 Eyinom nyinaa aba yɛn so, nanso yɛn werɛ mfi wo, na yemmuu apam a wo ne yɛn hyehyɛe no nso so. 18 Yennii wo huammɔ. Yemmuu wo mmara so. 19 Nanso wugyaa yɛn wɔ nkekaboa mu a mmoa biara mfi baabi. Wugyaa yɛn sum kabii mu. 20 Sɛ yegyaee yɛn Nyankopɔn som kɔsom anyame foforo bi a, 21 anka nea ɛbɛyɛ biara wubehu. Efisɛ, wunim yɛn nsusuwii. 22 Nanso wo nti na daa nyinaa wokum yɛn sɛ nguan no.

23 Keka wo ho, Awurade! Adɛn nti na woada? Sɔre! Nnyaw yɛn afebɔɔ saa! 24 Adɛn nti na wode wo ho ahintaw yɛn? Mma wo werɛ mmfi yɛn amanehunu ne yɛn haw! 25 Wɔapɛkyɛw yɛn wɔ fam. Yegu mfutuma mu a wodi yɛn so. 26 Bɛboa yɛn! Esiane ɔdɔ a wodɔ yɛn daa nti, gye yɛn nkwa.

Nueva Versión Internacional

Salmos 44

Al director musical. Masquil de los hijos de Coré.

1Oh Dios, nuestros oídos han oído
    y nuestros padres nos han contado
las proezas que realizaste en sus días,
    en aquellos tiempos pasados:
Con tu mano echaste fuera a las naciones
    y en su lugar estableciste a nuestros padres;
aplastaste a aquellos pueblos,
    y a nuestros padres los hiciste prosperar.[a]
Porque no fue su espada la que conquistó la tierra,
    ni fue su brazo el que les dio la victoria:
fue tu brazo, tu mano derecha;
    fue la luz de tu rostro, porque tú los amabas.

Solo tú eres mi rey y mi Dios.
    ¡Decreta las victorias de Jacob!
Por ti derrotamos a nuestros enemigos;
    en tu nombre aplastamos a nuestros agresores.
Yo no confío en mi arco,
    ni puede mi espada darme la victoria;
tú nos das la victoria sobre nuestros enemigos,
    y dejas en vergüenza a nuestros adversarios.
¡Por siempre nos gloriaremos en Dios!
    ¡Por siempre alabaremos tu nombre! Selah

Pero ahora nos has rechazado y humillado;
    ya no sales con nuestros ejércitos.
10 Nos hiciste retroceder ante el enemigo;
    nos han saqueado nuestros adversarios.
11 Cual si fuéramos ovejas
    nos has entregado para que nos devoren,
    nos has dispersado entre las naciones.
12 Has vendido a tu pueblo muy barato,
    y nada has ganado con su venta.

13 Nos has puesto en ridículo ante nuestros vecinos;
    somos la burla y el escarnio de los que nos rodean.
14 Nos has hecho el hazmerreír de las naciones;
    todos los pueblos se burlan de nosotros.
15 La ignominia no me deja un solo instante;
    se me cae la cara de vergüenza
16 por las burlas de los que me injurian y me ultrajan,
    por culpa del enemigo que está presto a la venganza.

17 Todo esto nos ha sucedido,
    a pesar de que nunca te olvidamos
    ni faltamos jamás a tu pacto.
18 No te hemos sido infieles,
    ni nos hemos apartado de tu senda.
19 Pero tú nos arrojaste a una cueva de chacales;
    ¡nos envolviste en la más densa oscuridad!

20 Si hubiéramos olvidado el nombre de nuestro Dios,
    o tendido nuestras manos a un dios extraño,
21 ¿acaso Dios no lo habría descubierto,
    ya que él conoce los más íntimos secretos?
22 Por tu causa, siempre nos llevan a la muerte;
    ¡nos tratan como a ovejas para el matadero!

23 ¡Despierta, Señor! ¿Por qué duermes?
    ¡Levántate! No nos rechaces para siempre.
24 ¿Por qué escondes tu rostro
    y te olvidas de nuestro sufrimiento y opresión?
25 Estamos abatidos hasta el polvo;
    nuestro cuerpo se arrastra por el suelo.
26 Levántate, ven a ayudarnos,
    y por tu gran amor, ¡rescátanos!

Footnotes

  1. 44:2 los hiciste prosperar. Lit. los arrojaste.