Nueva Versión Internacional

Salmos 3

Salmo de David, cuando huía de su hijo Absalón.

1Muchos son, Señor, mis enemigos;
    muchos son los que se me oponen,
y muchos los que de mí aseguran:
    «Dios no lo salvará». Selah

Pero tú, Señor, me rodeas cual escudo;
    tú eres mi gloria;
    ¡tú mantienes en alto mi cabeza!
Clamo al Señor a voz en cuello,
    y desde su monte santo él me responde. Selah

Yo me acuesto, me duermo y vuelvo a despertar,
    porque el Señor me sostiene.
No me asustan los numerosos escuadrones
    que me acosan por doquier.

¡Levántate, Señor!
    ¡Ponme a salvo, Dios mío!
¡Rómpeles la quijada a mis enemigos!
    ¡Rómpeles los dientes a los malvados!

Tuya es, Señor, la salvación;
    ¡envía tu bendición sobre tu pueblo! Selah

Nkwa Asem

Nnwom 3

Ahohia bere mu anɔpa mpae

1O Awurade, nnipa bebree tia me. Nnipa pii pɛ sɛ wɔhaw me. Mewɔ atamfo bebree. Bebree no ara ka se Onyankopɔn remmoa me da. Nanso, Awurade, wone me kyɛm, m’anuonyam ne m’anidaso. Wo nko ara na wubetumi apagyaw me ti a masi no ase aniwu mu no.

Misu mefrɛɛ Awurade, na ɔtee me nka wɔ n’asɔredan a ɛwɔ Yerusalem no mu. Metɔ hɔ da, na anadwo no nyinaa, Awurade bɔ me ho ban ma minyan asomdwoe mu.

Ɛwom sɛ mprempren atamfo ɔpedu atwa me ho ahyia de, nanso minsuro. Mesu mafrɛ no se, “Sɔre, O Awurade! Gye me nkwa, o me Nyankopɔn!” Na bobɔ m’atamfo nyinaa abogye. Na bubu nnebɔneyɛfo se.

Efisɛ, nkwagye fi Onyankopɔn. Na ohyira ne nkurɔfo nyinaa.