Nueva Versión Internacional

Hechos 15

El concilio de Jerusalén

1Algunos que habían llegado de Judea a Antioquía se pusieron a enseñar a los hermanos: «A menos que ustedes se circunciden, conforme a la tradición de Moisés, no pueden ser salvos». Esto provocó un altercado y un serio debate de Pablo y Bernabé con ellos. Entonces se decidió que Pablo y Bernabé, y algunos otros creyentes, subieran a Jerusalén para tratar este asunto con los apóstoles y los ancianos. Enviados por la iglesia, al pasar por Fenicia y Samaria contaron cómo se habían convertido los gentiles. Estas noticias llenaron de alegría a todos los creyentes. Al llegar a Jerusalén, fueron muy bien recibidos tanto por la iglesia como por los apóstoles y los ancianos, a quienes informaron de todo lo que Dios había hecho por medio de ellos.

Entonces intervinieron algunos creyentes que pertenecían a la secta de los fariseos y afirmaron:

—Es necesario circuncidar a los gentiles y exigirles que obedezcan la ley de Moisés.

Los apóstoles y los ancianos se reunieron para examinar este asunto. Después de una larga discusión, Pedro tomó la palabra:

—Hermanos, ustedes saben que desde un principio Dios me escogió de entre ustedes para que por mi boca los gentiles oyeran el mensaje del evangelio y creyeran. Dios, que conoce el corazón humano, mostró que los aceptaba dándoles el Espíritu Santo, lo mismo que a nosotros. Sin hacer distinción alguna entre nosotros y ellos, purificó sus corazones por la fe. 10 Entonces, ¿por qué tratan ahora de provocar a Dios poniendo sobre el cuello de esos discípulos un yugo que ni nosotros ni nuestros antepasados hemos podido soportar? 11 ¡No puede ser! Más bien, como ellos, creemos que somos salvos[a] por la gracia de nuestro Señor Jesús.

12 Toda la asamblea guardó silencio para escuchar a Bernabé y a Pablo, que les contaron las señales y prodigios que Dios había hecho por medio de ellos entre los gentiles. 13 Cuando terminaron, Jacobo tomó la palabra y dijo:

—Hermanos, escúchenme. 14 Simón[b] nos ha expuesto cómo Dios desde el principio tuvo a bien escoger de entre los gentiles un pueblo para honra de su nombre. 15 Con esto concuerdan las palabras de los profetas, tal como está escrito:

16 »“Después de esto volveré
    y reedificaré la choza caída de David.
Reedificaré sus ruinas,
    y la restauraré,
17 para que busque al Señor el resto de la humanidad,
    todas las naciones que llevan mi nombre.
18 Así dice el Señor, que hace estas cosas”[c]
    conocidas desde tiempos antiguos.[d]

19 »Por lo tanto, yo considero que debemos dejar de ponerles trabas a los gentiles que se convierten a Dios. 20 Más bien debemos escribirles que se abstengan de lo contaminado por los ídolos, de la inmoralidad sexual, de la carne de animales estrangulados y de sangre. 21 En efecto, desde tiempos antiguos Moisés siempre ha tenido en cada ciudad quien lo predique y lo lea en las sinagogas todos los sábados».

Carta del concilio a los creyentes gentiles

22 Entonces los apóstoles y los ancianos, de común acuerdo con toda la iglesia, decidieron escoger a algunos de ellos y enviarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé. Escogieron a Judas, llamado Barsabás, y a Silas, que tenían buena reputación entre los hermanos. 23 Con ellos mandaron la siguiente carta:

Los apóstoles y los ancianos,

a nuestros hermanos gentiles en Antioquía, Siria y Cilicia:

Saludos.

24 Nos hemos enterado de que algunos de los nuestros, sin nuestra autorización, los han inquietado a ustedes, alarmándoles con lo que les han dicho. 25 Así que de común acuerdo hemos decidido escoger a algunos hombres y enviarlos a ustedes con nuestros queridos hermanos Pablo y Bernabé, 26 quienes han arriesgado su vida por el nombre de nuestro Señor Jesucristo. 27 Por tanto, les enviamos a Judas y a Silas para que les confirmen personalmente lo que les escribimos. 28 Nos pareció bien al Espíritu Santo y a nosotros no imponerles a ustedes ninguna carga aparte de los siguientes requisitos: 29 abstenerse de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de la carne de animales estrangulados y de la inmoralidad sexual. Bien harán ustedes si evitan estas cosas.

Con nuestros mejores deseos.

30 Una vez despedidos, ellos bajaron a Antioquía, donde reunieron a la congregación y entregaron la carta. 31 Los creyentes la leyeron y se alegraron por su mensaje alentador. 32 Judas y Silas, que también eran profetas, hablaron extensamente para animarlos y fortalecerlos. 33 Después de pasar algún tiempo allí, los hermanos los despidieron en paz, para que regresaran a quienes los habían enviado.[e] 35 Pablo y Bernabé permanecieron en Antioquía, enseñando y anunciando la palabra del Señor en compañía de muchos otros.

Desacuerdo entre Pablo y Bernabé

36 Algún tiempo después, Pablo le dijo a Bernabé: «Volvamos a visitar a los creyentes en todas las ciudades en donde hemos anunciado la palabra del Señor, y veamos cómo están». 37 Resulta que Bernabé quería llevar con ellos a Juan Marcos, 38 pero a Pablo no le pareció prudente llevarlo, porque los había abandonado en Panfilia y no había seguido con ellos en el trabajo. 39 Se produjo entre ellos un conflicto tan serio que acabaron por separarse. Bernabé se llevó a Marcos y se embarcó rumbo a Chipre, 40 mientras que Pablo escogió a Silas. Después de que los hermanos lo encomendaron a la gracia del Señor, Pablo partió 41 y viajó por Siria y Cilicia, consolidando a las iglesias.

Notas al pie

  1. 15:11 que somos salvos. Alt. a fin de ser salvos.
  2. 15:14 Simón. Lit. Simeón.
  3. 15:18 Am 9:11,12
  4. 15:18 que hace … antiguos. Var. que hace todas estas cosas”; conocidas del Señor son todas sus obras desde tiempos antiguos.
  5. 15:33 enviado. Var. enviado, 34 pero Silas decidió quedarse.

Nkwa Asem

Asomafo 15

Yerusalem agyinatufo

1Bere a Paulo ne Barnaba wɔ Antiokia no, nnipa bi fi Yudea bɛkyerɛkyerɛɛ anuanom no se, “Sɛ moamma wɔantwa mo twetia sɛnea Mose amanne no kyerɛ no a, morennya nkwa.” Paulo ne Barnaba ne wɔn gyee saa kyerɛkyerɛ yi ho akyinnye denneenen. Saa asɛm yi nti, Paulo ne Barnaba ne Antiokia asafo no mu nnipa bi kɔɔ Yerusalem kohuu asomafo no ne mpanyimfo faa saa kyerɛkyerɛ yi ho. Asafo no gyaa wɔn kwan. Wɔrekɔ no, wɔfaa Foinike ne Samaria kaa Amanamanmufo gye a wɔagye asɛm no adi no kyerɛɛ wɔn. Nnipa yi tee saa asɛm yi no, wɔn ani gyei yiye.

Woduu Yerusalem no, asafo no, asomafo no ne mpanyimfo a wɔkaa nneɛma a Onyankopɔn nam wɔn so ayɛ kyerɛɛ wɔn no gyee wɔn. Nanso Farasifo a wɔabɛyɛ gyidifo no hyɛe sɛ, ɛsɛ sɛ wotwa Amanamanmufo a wɔagye asɛm no adi no nyinaa twetia na wodi Mose mmara no so. Asomafo no ne mpanyimfo no hyiae, dwennwenee asɛm yi ho.

Wɔdwennwenee ho wiei no, Petro sɔre kasae se, “Me nuanom, munim sɛ bere bi a atwam no, Onyankopɔn yii me fii mo mu sɛ menka Asɛmpa no nkyerɛ Amanamanmufo, sɛnea ɛbɛyɛ na wɔbɛte Asɛmpa no na wɔagye adi. Sɛnea Onyankopɔn a onim koma mu no nam Honhom Kronkron a ɔma ɛbaa yɛn so no so gyee yɛn toom no, saa ara na ɔnam Honhom Kronkron no ara so agye Amanamanmufo nso atom. Onyankopɔn anyɛ nyiyimu; ɔnam gyidi so tew wɔn koma mu. 10 Adɛn nti na mopɛ sɛ mode adesoa duruduru a yɛn agyanom antumi ansoa, na yɛn nso yɛantumi ansoa no resoa gyidifo no de asɔ Onyankopɔn ahwɛ? 11 Nanso yegye di sɛ wɔnam Awurade Yesu Kristo adom so na agye yɛn nkwa sɛ wɔn ara.”

12 Bere a Barnaba ne Paulo kaa anwonwade a Onyankopɔn nam wɔn so yɛe wɔ Amanamanmufo no mu maa nnipa a wɔahyia hɔ no tee no, wɔyɛɛ dinn.

13 Wɔkasa wiei no, Yakobo kae se, “Anuanom, muntie me! 14 Mprempren ara na Simon kyerɛɛ mu kyerɛɛ yɛn se Onyankopɔn yii Amanamanmufo sɛ ne de, de kyerɛɛ odwen a odwen wɔn ho. 15 Adiyifo no nsɛm a wɔkae no ne eyi hyia sɛnea wɔakyerɛw Kyerɛwsɛm no mu se, 16 ‘Eyi akyi, mɛsan maba mabesi Dawid fi a abubu no. Mɛma nea adwiriw no so na masan masi bio, 17 sɛnea ɛbɛyɛ a nnipa a wɔaka ne Amanamanmufo a wɔbɔ me din no bɛhwehwɛ Awurade.’ 18 Sɛnea Awurade a ɔdaa eyi adi bere bi a atwam no se nen.”

19 Yakobo toaa so se, “M’adwene ne sɛ, ɛnsɛ sɛ yɛhaw Amanamanmufo a wɔde wɔn ho rema Onyankopɔn no. 20 Mmom, momma yɛnkyerɛw nhoma nkɔka nkyerɛ wɔn se, ɛnsɛ sɛ wodi aduan biara a wɔde ama abosom, efisɛ, ɛho ntew; afei wɔntwe wɔn ho mfi aguamammɔ ho, afei wɔnnwe aboa a wɔantwa ne mene na owui; bio, wonnni mogya nso. 21 Efi tete, Homeda biara wɔkenkan Mose mmara no wɔ hyiadan mu na wɔka ne nsɛm nso wɔ kurow biara mu.”

Wɔkyerɛw Amanamanmufo nhoma

22 Asomafo ne mpanyimfo ne asafo no mu nnipa nyinaa hyiae, yɛɛ adwene sɛ wobeyi nnipa bi afi kuw no mu aka Paulo ne Barnaba ho na wɔakɔ Antiokia. Woyii mmarima atitiriw baanu a wɔn din de Yuda, a wɔfrɛ no Barsaba ne Silas.

23 Nhoma a wɔde ma wɔkɔe no mu nsɛm ni: “Anuanom Amanamanmufo a mote Antiokia, Siria ne Kilikia, Asomafo ne mpanyimfo ne anuanom a wɔwɔ Yerusalem no kyia mo.

24 “Yɛtee sɛ anuanom bi a yɛmmaa wɔn tumi fi yɛn mu nam wɔn kyerɛkyerɛ so tanee mo ani, haw mo adwene. 25 Eyi nti yɛatu nnipa bi sɛ wɔmmra mo nkyɛn. Saa nnipa no ne Paulo ne Barnaba 26 a wɔde wɔn nkwa abɔ afɔre ama Awurade Yesu Kristo no na ɛbɛba.

27 “Afei yɛresoma Yuda ne Silas a wɔbɛba abɛka asɛm koro no ara a ɛwɔ nhoma yi mu no akyerɛ mo. 28 Honhom Kronkron ne yɛn ayɛ adwene sɛ, saa ahyɛde yi akyi no, yɛmmfa adesoa foforo bi a emu yɛ duru nnsoa mo; 29 munnni aduan a wɔde ama abosom; saa ara nso na munnni mogya. Monnwe aboa a wɔantwa ne mene na owui. Bio, montwe mo ho mfi aguamammɔ ho. Sɛ mutumi di saa ahyɛde yi so a, ebesi mo yiye. Yɛsan kyia mo.”

30 Wogyaa nnipa no kwan ma wɔkɔɔ Antiokia. Woduu hɔ no, wohyiaa gyidifo no de nhoma no maa wɔn. 31 Gyidifo no kenkan nhoma no no, emu nkuranhyɛsɛm no maa wɔn ani gyei.

32 Yuda ne Silas a wɔyɛ adiyifo no ne anuanom no kasa kyɛe, hyɛɛ wɔn nkuran. 33 Wodii nna kakra wɔ hɔ no, anuanom no gyaa wɔn kwan asomdwee mu ma wɔsan kɔɔ anuanom a wɔsomaa wɔn no nkyɛn dwoodwoo. 34 Nanso Silas de, wankɔ bi.

35 Paulo ne Barnaba dii nna kakra wɔ Antiokia boaa anuanom bi ma wɔkyerɛkyerɛe, kaa Awurade asɛm.

Paulo ne Barnaba ntam tetew

36 Nna bi akyi no, Paulo ka kyerɛɛ Barnaba se, “Ma yɛnsan nkɔsra anuanom a wɔwɔ nkurow a yɛaka Awurade asɛm wɔ so no nyinaa so nkɔhwɛ sɛnea wɔrekɔ so wɔ gyidi mu.” 37 Barnaba pɛe sɛ wɔde Yohane Marko ka wɔn ho kɔ, 38 nanso Paulo ampene so, efisɛ, wɔwɔ Pamfilia no, ogyaw wɔn hɔ a ɔne wɔn antena hɔ ankosi awiei. 39 Akasakasa a emu yɛ den sii wɔn ntam ma wɔn mu tetewee. Barnaba faa Marko ne no kɔɔ Kipro 40 na Paulo nso faa Silas. Anuanom no de wɔn hyɛɛ Onyankopɔn nsa ma wofii hɔ kɔe. 41 Ɔkɔfaa Siria ne Kilikia hyɛɛ asafo no den.