Nueva Versión Internacional

Salmos 127

Cántico de los peregrinos. De Salomón.

1Si el Señor no edifica la casa,
    en vano se esfuerzan los albañiles.
Si el Señor no cuida la ciudad,
    en vano hacen guardia los vigilantes.
En vano madrugan ustedes,
    y se acuestan muy tarde,
para comer un pan de fatigas,
    porque Dios concede el sueño a sus amados.

Los hijos son una herencia del Señor,
    los frutos del vientre son una recompensa.
Como flechas en las manos del guerrero
    son los hijos de la juventud.
Dichosos los que llenan su aljaba
    con esta clase de flechas.[a]
No serán avergonzados por sus enemigos
    cuando litiguen con ellos en los tribunales.

  1. 127:5 con esta clase de flechas. Lit. con ellos.