Nkwa Asem

Nnwom 41

Ɔyarefo mpaebɔ

1Nhyira nka wɔn a ahiafo asɛm yɛ wɔn asɛnhia. Awurade bɛboa wɔn wɔ wɔn haw mu. Awurade bɛbɔ wɔn ne wɔn nkwa ho ban de wɔn asie. Ɔbɛma wɔn ahotɔ wɔ asase no so. Ɔrennyaa wɔn mma wɔn atamfo tumi. Awurade bɛboa wɔn wɔn yare mu na wasa wɔn yare.

Mekae se, “Mayɛ bɔne atia wo, Awurade; hu me mmɔbɔ na sa me yare.” M’atamfo ka atirimmɔdensɛm fa me ho. Wɔpɛ sɛ miwu na werɛ fi me. Wɔn a wobehu me no nyɛ nokwafo. Wɔboa nsɛm a ennim wɔ me ho no ano na wɔakɔka wɔ mmaa nyinaa. Wɔn a wɔtan me no keka me ho asomsɛm kyerɛ wɔn ho wɔn ho. Wɔbɔ wɔn tirim ka nea ennim fa me ho. Wɔka se, “Ne yare no mu yɛ den. Ɔrensɔre mfi ne mpa so bio.”

Mpo, me yɔnko pa ara a mede me ho too ne so; nea me ne no too nsa didii, asɔre atia me. 10 Hu me mmɔbɔ, Awurade, na sa me yare, na metua m’atamfo so ka. 11 Wɔrenni me so nkonim na minim sɛ w’ani sɔ me. 12 Wobɛboa me efisɛ, meyɛ ade trenee. Wode me besie wo nkyɛn daa daa.

13 Kamfo Awurade, Israel Nyankopɔn. Kamfo no nnɛ ne daa nyinaa!

Amen! Amen!

Nueva Versión Internacional

Salmos 41

Al director musical. Salmo de David.

1Dichoso el que piensa en el débil;
    el Señor lo librará en el día de la desgracia.
El Señor lo protegerá y lo mantendrá con vida;
    lo hará dichoso en la tierra
    y no lo entregará al capricho de sus adversarios.
El Señor lo confortará cuando esté enfermo;
    lo alentará en el lecho del dolor.

Yo he dicho:
«Señor, compadécete de mí;
    sáname, pues contra ti he pecado».
Con saña dicen de mí mis enemigos:
    «¿Cuándo se morirá?
    ¿Cuándo pasará al olvido?»
Si vienen a verme, no son sinceros;
    recogen calumnias y salen a contarlas.

Mis enemigos se juntan y cuchichean contra mí;
    me hacen responsable de mi mal. Dicen:
«Lo que le ha sobrevenido es cosa del demonio;
    de esa cama no volverá a levantarse».
Hasta mi mejor amigo, en quien yo confiaba
    y que compartía el pan conmigo,
    me ha puesto la zancadilla.

10 Pero tú, Señor, compadécete de mí;
    haz que vuelva a levantarme
    para darles su merecido.
11 En esto sabré que te he agradado:
    en que mi enemigo no triunfe sobre mí.
12 Por mi integridad habrás de sostenerme,
    y en tu presencia me mantendrás para siempre.

13 Bendito sea el Señor, el Dios de Israel,
    por los siglos de los siglos.

Amén y amén.