Salmos 89:46-52

¿Hasta cuándo, Señor, te seguirás escondiendo?
    ¿Va a arder tu ira para siempre, como el fuego?
¡Recuerda cuán efímera es mi vida![a]
    Al fin y al cabo, ¿para qué creaste a los mortales?
¿Quién hay que viva y no muera jamás,
    o que pueda escapar del poder del sepulcro? Selah
¿Dónde está, Señor, tu amor de antaño,
    que en tu fidelidad juraste a David?
Recuerda, Señor, que se burlan de tus siervos;
    que llevo en mi pecho los insultos de muchos pueblos.
Tus enemigos, Señor, nos ultrajan;
    a cada paso ofenden a tu ungido.

¡Bendito sea el Señor por siempre!

Amén y amén.


Footnotes
  1. 89:47 Véase 39:4.

Read More of Salmos 89