Salmos 17:6-12

A ti clamo, oh Dios, porque tú me respondes;
    inclina a mí tu oído, y escucha mi oración.
Tú, que salvas con tu diestra
    a los que buscan escapar de sus adversarios,
    dame una muestra de tu gran amor.
Cuídame como a la niña de tus ojos;
    escóndeme, bajo la sombra de tus alas,
de los malvados que me atacan,
    de los enemigos que me han cercado.
Han cerrado su insensible corazón,
    y profieren insolencias con su boca.
Vigilan de cerca mis pasos,
    prestos a derribarme.
Parecen leones ávidos de presa,
    leones que yacen al acecho.

Read More of Salmos 17