Salmos 119:65-72

Tet

Tú, Señor, tratas bien a tu siervo,
    conforme a tu palabra.
Impárteme conocimiento y buen juicio,
    pues yo creo en tus mandamientos.
Antes de sufrir anduve descarriado,
    pero ahora obedezco tu palabra.
Tú eres bueno, y haces el bien;
    enséñame tus decretos.
Aunque los insolentes me difaman,
    yo cumplo tus preceptos con todo el corazón.
El corazón de ellos es torpe e insensible,
    pero yo me regocijo en tu ley.
Me hizo bien haber sido afligido,
    porque así llegué a conocer tus decretos.
Para mí es más valiosa tu enseñanza
    que millares de monedas de oro y plata.

Read More of Salmos 119