Salmos 119:121-128

Ayin

Yo practico la justicia y el derecho;
    no me dejes en manos de mis opresores.
Garantiza el bienestar de tu siervo;
    que no me opriman los arrogantes.
Mis ojos se consumen esperando tu salvación,
    esperando que se cumpla tu justicia.
Trata a tu siervo conforme a tu gran amor;
    enséñame tus decretos.
Tu siervo soy: dame entendimiento
    y llegaré a conocer tus estatutos.
Señor, ya es tiempo de que actúes,
    pues tu ley está siendo quebrantada.
Sobre todas las cosas amo tus mandamientos,
    más que el oro, más que el oro refinado.
Por eso tomo en cuenta todos tus preceptos[a]
    y aborrezco toda senda falsa.


Footnotes
  1. 119:128 Por eso … tus preceptos (véanse LXX y Vulgata); Por eso todos los estatutos de todo lo que hago recto (TM).

Read More of Salmos 119