Salmos 106:16-31

En el campamento tuvieron envidia de Moisés
    y de Aarón, el que estaba consagrado al Señor.
Se abrió la tierra y se tragó a Datán;
    sepultó a los seguidores de Abirán.
Un fuego devoró a esa pandilla;
    las llamas consumieron a los impíos.

En Horeb hicieron un becerro;
    se postraron ante un ídolo de fundición.
Cambiaron al que era su motivo de orgullo[a]
    por la imagen de un toro que come hierba.
Se olvidaron del Dios que los salvó
    y que había hecho grandes cosas en Egipto:
milagros en la tierra de Cam
    y portentos junto al Mar Rojo.
Dios amenazó con destruirlos,
    pero no lo hizo por Moisés, su escogido,
que se puso ante él en la brecha
    e impidió que su ira los destruyera.

Menospreciaron esa bella tierra;
    no creyeron en la promesa de Dios.
Refunfuñaron en sus tiendas de campaña
    y no obedecieron al Señor.
Por tanto, él levantó su mano contra ellos
    para hacerlos caer en el desierto,
para hacer caer a sus descendientes entre las naciones
    y dispersarlos por todos los países.

Se sometieron al yugo de Baal Peor
    y comieron de las ofrendas a ídolos sin vida.[b]
Provocaron al Señor con sus malvadas acciones,
    y les sobrevino una plaga.
Pero Finés se levantó e hizo justicia,
    y la plaga se detuvo.
Esto se le acreditó como un acto de justicia
    para siempre, por todas las generaciones.


Footnotes
  1. 106:20 Cambiaron … de orgullo. Lit. Cambiaron la gloria de ellos.
  2. 106:28 ofrendas a ídolos sin vida. Lit. ofrendas a los muertos.

Read More of Salmos 106