Salmos 109:21-31

Pero tú, Señor Soberano,
    trátame bien por causa de tu nombre;
    líbrame por tu bondad y gran amor.
Ciertamente soy pobre y estoy necesitado;
    profundamente herido está mi corazón.
Me voy desvaneciendo como sombra vespertina;
    se desprenden de mí como de una langosta.
De tanto ayunar me tiemblan las rodillas;
    la piel se me pega a los huesos.
Soy para ellos motivo de burla;
    me ven, y menean la cabeza.

Señor mi Dios, ¡ayúdame!;
    por tu gran amor, ¡sálvame!
Que sepan que esta es tu mano;
    que tú mismo, Señor, lo has hecho.
¿Qué importa que ellos me maldigan?
    ¡Bendíceme tú!
Pueden atacarme, pero quedarán avergonzados;
    en cambio, este siervo tuyo se alegrará.
¡Queden mis acusadores cubiertos de deshonra,
    envueltos en un manto de vergüenza!

Por mi parte, daré muchas gracias al Señor;
    lo alabaré entre una gran muchedumbre.
Porque él aboga por el[a] necesitado
    para salvarlo de quienes lo condenan.


Footnotes
  1. 109:31 aboga por el. Lit. está de pie a la diestra del.

Read More of Salmos 109