Proverbios 10:21-30

Los labios del justo orientan a muchos;
    los necios mueren por falta de juicio.

La bendición del Señor trae riquezas,
    y nada se gana con preocuparse.

El necio se divierte con su mala conducta,
    pero el sabio se recrea con la sabiduría.

Lo que el malvado teme, eso le ocurre;
    lo que el justo desea, eso recibe.

Pasa la tormenta y desaparece el malvado,
    pero el justo permanece firme para siempre.

Como vinagre a los dientes y humo a los ojos
    es el perezoso para quienes lo emplean.

El temor del Señor prolonga la vida,
    pero los años del malvado se acortan.

El futuro de los justos es halagüeño;
    la esperanza de los malvados se desvanece.

El camino del Señor es refugio de los justos
    y ruina de los malhechores.

Los justos no tropezarán jamás;
    los malvados no habitarán la tierra.

Read More of Proverbios 10