Salmos 102:25-27

En el principio tú afirmaste la tierra,
    y los cielos son la obra de tus manos.
Ellos perecerán, pero tú permaneces.
    Todos ellos se desgastarán como un vestido.
Y como ropa los cambiarás,
    y los dejarás de lado.
Pero tú eres siempre el mismo,
    y tus años no tienen fin.

Read More of Salmos 102