¿Por qué hay tanta guerra en el Antiguo Testamento?

Frequently Asked Questions

En el Antiguo Testamento hay tanta guerra y violencia sancionada por Yahweh. ¿Es este el mismo Dios amoroso retratado en el Nuevo Testamento?

Tomemos esto en serio citando algunos versos que parecen repugnantes para nosotros. Por ejemplo, Deuteronomio 20 contiene las instrucciones de Yahweh acerca de la guerra. Si una ciudad no acepta el ofrecimiento de paz de Israel y abre sus puertas, entonces “cuando el Señor tu Dios la entregue en tus manos, matarás a filo de espada a todos sus hombres” (versículo 13). Con respecto a otras ciudades, el mandamiento es (versículo 16), “no dejarás nada con vida”.

Es probable que también recuerden que los muros de Jericó se derrumbaron, y entonces los israelitas “Mataron a filo de espada a todo hombre y mujer, joven y anciano. Lo mismo hicieron con las vacas, las ovejas y los burros” (Josué 6:21). Esto ciertamente parece brutal y vengativo, ¿no? O consideremos a Josué 11:20, “porque el Señor endureció el corazón de los enemigos para que entablaran guerra con Israel. Así serían exterminados sin compasión alguna, según el mandato que el Señor le había dado a Moisés”. Desde nuestro punto de vista del siglo XXI, preguntamos: “¿Qué bien fue logrado por toda esta aniquilación?”

Sin embargo, hay claramente otro lado de Yahvé también. Mientras el profeta Ezequiel no perdona a los impíos en sus denuncias, también registra las palabras de gracia de Yahweh: “Si el malvado se arrepiente de todos los pecados que ha cometido, y obedece todos mis decretos y practica el derecho y la justicia, no morirá… ¿Acaso creen que me complace la muerte del malvado?” (Ezequiel 18:21, 23) Y continúa en el versículo 32, “Yo no quiero la muerte de nadie. ¡Conviértanse, y vivirán! Lo afirma el Señor omnipotente”. Y hay este verso convincente registrado en 2 Crónicas 16: 9 “El Señor recorre con su mirada toda la tierra, y está listo para ayudar a quienes le son fieles”.

Debemos ver estas terribles retribuciones en su contexto histórico. La propagación de la maldad era tan penetrante que la inmoralidad, la degradación y la barbarie invadieron todas las facetas de la vida. Los niños fueron sacrificados a dioses paganos. La prostitución masculina y femenina tuvo lugar en el templo como parte de los ritos religiosos. La adoración del ídolo era abundante y la sociedad completamente contaminada. Este mal era contagioso y el pueblo de Dios corría peligro de ser infectado también. El juicio impresionante de Dios fue finalmente desatado.

Hoy hemos perdido esa distinción negra y blanca entre el bien y el mal. La tolerancia se presenta como el gran valor religioso. De hecho, la tolerancia de la diversidad es un alto valor cristiano, pero a menudo hoy la tolerancia se toma para significar la virtud de aceptar casi cada comportamiento bajo el sol. Cualquier cosa vale ¡en nombre de la tolerancia! Un extenso relativismo moral es el resultado, y los niños crecen con menos y menos moral absoluta para guiarlos. Rara vez oímos el término pecado, pero en su lugar una docena de palabras mucho más suaves se emplean. Ciertamente el Señor no tolerará esta abominación a su santidad para siempre.

Tampoco nos gusta aceptar el hecho de que cuando el mal se propaga, tanto los inocentes como los culpables son heridos. Cuando la bomba cayó sobre Hiroshima, la ciudad murió, tanto los inocentes como los culpables. Unos días más tarde, como resultado directo, la guerra llegó a su fin. Fue un fin terrible, pero fue el final, y se evitó una mayor carnicería. Seamos claros acerca de esta visión más estricta y más común de la justicia en la Biblia. Las comunidades paganas cananeas seguramente se casarían con los israelitas, y el pueblo de Dios estaría en peligro de sucumbir a sus perversiones sexuales y degradación religiosa. Finalmente, el peligro se hizo demasiado.

Toda la Biblia, desde el principio hasta el fin, nunca se desvía de este estándar de justicia, así como de la gracia. Jesús es muy claro acerca del castigo de los malhechores, porque en el día del juicio Dios dirá a los malhechores: “Apártense de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles” (Mateo 25:41). A nuestra sociedad no le interesa mucho el dolor y el castigo, y prefiere al manso y amable Jesús de algunos escritores contemporáneos. Pero el Dios del Nuevo Testamento es el Dios inmutable de los siglos.

Y en esa afirmación está nuestra única esperanza. Claramente todos hemos perdido la marca. Cada uno de nosotros tropezamos, y las heridas, y los pecados. Incluso los más piadosos afirman que una y otra vez. En la justicia duradera de Dios, él nunca centellea casualmente en el pecado. Pero ese no es el final de la historia, ni siquiera el tema primordial de la Biblia. Pues mientras la humanidad se hunda más en la auto gratificación, Dios interviene. De hecho, el Antiguo Testamento es un registro de la intervención de Dios en la situación humana con una nueva promesa de esperanza. El Nuevo Testamento es el registro de gracia aplicado a las personas perdidas en el pecado y la rebelión. No había obligación de Dios para emprender esta operación de rescate. Pero el plan era y es indescriptiblemente maravilloso. Dios no se olvidó de la culpa y la justicia. Más bien, Jesucristo, el Dios-hombre, tomó sobre sí el castigo y satisfizo la espantosa sentencia. Esto es lo que los cristianos llaman gracia. La Biblia es principalmente un registro de la gracia, en un contexto de horror y miseria.

Esta es una historia eterna, que persiste en este nuevo milenio. El mal que nos rodea parece estar creciendo y la apatía moral se filtra por todas partes. Pero la gracia de Dios sigue brillando. Su amor persiste. Llama y llama hasta el último momento. ¿Has descubierto su gracia? Está allí disponible para que la vivas cada día.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Regresar a Preguntas Frecuentes

¿Tienes preguntas sobre la Biblia? Visita nuestra página de Preguntas Frecuentes para obtener respuestas detalladas a preguntas importantes.

Lee la Biblia

Síganos
Más Noticias