¿La Biblia del futuro será la misma que la que tenemos hoy?

Frequently Asked Questions

En algunos aspectos la Biblia de hoy ¡difiere mucho de la Biblia del pasado! En primer lugar, las lenguas son diferentes. La Biblia del pasado apareció originalmente en tres idiomas: hebreo, arameo y griego. Hoy en día, Biblias completas existen en 392 idiomas, y al menos una parte de la Biblia existe en 2.287 idiomas.

Las primeras traducciones de la Biblia aparecieron entre 200 y 300 dC en latín, copto y siriaco. La primera Biblia inglesa fue traducida del latín en 1382 y se llama la Biblia de Wycliffe en honor del erudito de Oxford John Wycliffe que hizo la mayor parte de la traducción. Si tuvieras que mirar esa Biblia hoy, es muy probable que apenas puedas leerla. La ortografía, el guión y la terminología hacen que sea muy difícil de descifrar. Por lo tanto, en este sentido, nuestra Biblia de hoy es muy diferente de las Biblias del pasado.

Una diferencia aún más significativa es que nuestras Biblias de hoy son más exactas y precisas que las Biblias del pasado. Con el descubrimiento en curso de manuscritos antiguos, tenemos versiones más exactas del texto original que antes. Por ejemplo, hoy sabemos que los unicornios no existen, pero en la Edad Media se creía comúnmente y el término se encuentra varias veces en la Biblia de aquellos días.

Una tercera diferencia es que los significados de las palabras cambian todo el tiempo. En el pasado, las palabras iniciales del Salmo 23 fueron: “El Señor es mi pastor, nada me faltará”. En aquel entonces, la palabra “faltar” significaba “ausencia”, pero hoy significa “necesidad”, así que hoy ese versículo se lee en la Nueva Versión Internacional (y muchos otros): “El Señor es mi pastor, nada me falta”. Esta interpretación expresa más exactamente el significado del hebreo para nuestra comprensión de su intención precisa.

Así, de esta manera, la Biblia de hoy difiere de la Biblia del pasado. Sin embargo, en un aspecto la Biblia de hoy es la misma que la Biblia del pasado. La Biblia de hoy transmite tan precisamente como es humanamente posible la revelación original que vino de Dios. Esa revelación, encarnada en el original hebreo, arameo y griego, no ha sido cambiada ni siquiera en las traducciones como la Nueva Versión Internacional. Los traductores que trabajaron en la NVI consideraron la Palabra de Dios como divinamente inspirada, hasta las mismas palabras empleadas, y la consideraron infalible. Todos ellos firmaron una declaración afirmando esa fe.

Pero ¿qué pasa con el futuro? ¿Aparecerán nuevas traducciones que cambien la Palabra de Dios? Sólo podemos hablar de traducciones publicadas por Biblica. La respuesta es que Biblica nunca publicará una traducción que altere el mensaje o se aparte de presentar fielmente la revelación de Dios. Esta promesa solemne está respaldada por sus casi 200 años de fidelidad en la traducción y publicación de la Palabra de Dios.

Seamos claros: el lenguaje cambia, y las palabras antiguas deben ponerse en un lenguaje que hoy expresa la intención original. En un tiempo “todos los hombres” significaba “todas las personas”. Hoy en día, niños y mujeres pueden ser excluidos si esa frase no se usa con cuidado. Por lo tanto, si el texto original significaba abrazar a todas las personas, la traducción del futuro no dirá “todos los hombres”. Si la traducción más antigua declaró que una mujer “estaba encinta”, la traducción del futuro dirá que la mujer “estaba embarazada”. La preocupación por la exactitud total y la comprensión completa determinan las palabras que empleará la traducción.

Por lo tanto, la tarea de los traductores nunca se termina realmente. Las lenguas del mundo siguen cambiando porque son vivas y dinámicas. Manuscritos como los Rollos del Mar Muerto continúan proporcionando información sobre los matices precisos de las palabras y conceptos antiguos.

Pero nada de esto cambia la Biblia. La revelación de Dios en sí misma es inmutable, o en las palabras del Salmo 119:89, “Tu palabra, Señor, es eterna, y está firme en los cielos”. Nuestras lenguas pueden cambiar a medida que aparecen palabras nuevas y las palabras existentes cambian los significados de manera tan ligera, por lo que debemos estar listos para poner el significado antiguo y permanente en la terminología actual. Pero la revelación permanece como es, y por eso es correcto decir que la Biblia del futuro será la misma que la que tenemos hoy.

Hemos llegado al final de nuestra serie de preguntas y respuestas sobre la Biblia. Concluimos afirmando el testimonio de Cristo: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras jamás pasarán”. Mateo 24:35. Gracias por dedicar tiempo a estudiar la Palabra de Dios con nosotros. Esperamos y oramos para que la Biblia sea realmente el faro en tu aventura de la vida.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Regresar a Preguntas Frecuentes

¿Tienes preguntas sobre la Biblia? Visita nuestra página de Preguntas Frecuentes para obtener respuestas detalladas a preguntas importantes.

Lee la Biblia

Síganos
Más Noticias