¿Los judíos y los cristianos tienen básicamente la misma religión?


Puesto que los judíos y los cristianos dicen tener la Palabra de Dios, ¿tienen básicamente la misma religión?

La fe de la mayoría de los judíos religiosos se llama judaísmo. Es la más antigua de las tres grandes religiones monoteístas del mundo (es decir, las religiones que sirven a un solo Dios). El judaísmo es el padre del cristianismo y del Islam. Proclama que hay un solo Dios, cuyo nombre es Yahweh, y Él es el creador y gobernante del universo. Él reveló Su ley, la Torá, al pueblo judío (que eran conocidos como Hebreos en ese tiempo) y Él los eligió para ser una luz para toda la humanidad. La Torá contiene unos 613 comandos que se resumen en los Diez Mandamientos.

Un concepto muy importante en el judaísmo es el del Mesías. Originalmente, los judíos creían que Dios enviaría a un poderoso mensajero (el Mesías) que libraría a Israel de sus opresores y abriría un reino de paz y prosperidad. Hoy en día muchos judíos ya no tienen un mesías personal, sino la esperanza de una era mesiánica de la justicia y la verdad. Para los judíos, la venida del Mesías o la época mesiánica todavía está en el futuro.

Las Sagradas Escrituras del Judaísmo consisten en tres grupos de documentos: la Ley , los Profetas y los Escritos (tales como Salmos y Proverbios). Estas Escrituras también forman el Antiguo Testamento de la Biblia cristiana. El judaísmo no acepta la inspiración del Nuevo Testamento ni su relato del cumplimiento de las profecías del Antiguo Testamento.

Hay muchas áreas de acuerdo entre las dos creencias, porque los cristianos también aceptan el Antiguo Testamento y todas sus enseñanzas como inspiradas. Entre las verdades básicas aceptadas por ambas creencias está la creación perfecta del mundo de la nada por un Dios infinito, la entrada del pecado en este mundo a través de la tentación de otro ser trascendente llamado Satanás, el juicio de Dios sobre el pecado y la necesidad De expiación por el pecado. En el judaísmo esta expiación se realiza mediante sacrificios, oración, actos justos y la misericordia de Dios.

El judaísmo, sin embargo, no acepta la enseñanza cristiana central de que Jesucristo es el Mesías predicho en el Antiguo Testamento. Este punto de la cuenca se hace a lo largo del Nuevo Testamento y se afirma con fuerza en Gálatas 3: 13-14, “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, tomando sobre sí mismo la maldición por amor a nosotros. Porque dicen las Escrituras que es «maldito el que es colgado en un madero». Y así sucedió para que ahora Dios pueda dar también a los gentiles la misma bendición que prometió a Abraham; y para que nosotros podamos recibir la promesa del Espíritu Santo a través de esta fe.”(Nueva Biblia Viva).

Todas las diferencias en las ceremonias, la comida kosher, el vestido, las fiestas y la adoración no son tan básicas como la expectativa mesiánica y su cumplimiento en Cristo. El cristianismo ha recibido del judaísmo su entendimiento básico de Dios, su relación de pacto con Su pueblo, y la convocatoria a reunirse para adorar. Hay un plan divino para la historia y se está moviendo hacia una meta maravillosa cuando Yahweh será el Rey no sólo de los judíos sino de toda la tierra. La separación de las influencias corruptoras del mundo pagano es importante, pero el judaísmo no es una religión que se centra en un mundo espiritual en algún lugar del camino. Se centra en este mundo actual, donde la vida está destinada a ser rica y llena.

Algunos judíos que se han convertido en cristianos se refieren a sí mismos como “judíos completados”. De hecho, el Antiguo Testamento está lleno de esperanza, y el cumplimiento de esta esperanza se describe maravillosamente en el Nuevo Testamento. Texto tras texto relata cómo Jesucristo cumple todo lo que los profetas predijeron. En él las grandes promesas del Antiguo Testamento se convierten en la herencia de todos los que aceptan su salvación. La corriente del favor de Dios se amplía ahora para abrazar a los creyentes de cada tribu y nación.

Todos tenemos una enorme deuda con los judíos. Hemos heredado mucho de ellos, y de ellos vino el propio Hijo de Dios, el Mesías. La fe en Él, esto es, en Su muerte y resurrección una vez por todas es la clave para la paz del corazón ahora y la esperanza para el futuro. Ahora podemos no sólo mirar hacia atrás en una historia maravillosa, sino hacia adelante al día en que su reino envuelve a gente de cada tierra. ¿Es este Mesías tu propio Salvador en este tiempo y la eternidad?

Regresa a las preguntas frecuentes

Tienes alguna pregunta acerca de la Biblia? Visita nuestra página de preguntas frecuentes para conocer respuestas a preguntas importantes.

Preguntas frecuentes
Acerca de Biblica - La Sociedad Bíblica internacional

Biblica America Latina

Facebook

Biblica, la Sociedad Bíblica Internacional, es un ministerio mundial que ha estado ayudando a la gente a leer y entender la Palabra de Dios por más de 200 años. Estamos comprometidos a proveer la Biblia en traducciones y formatos precisos y contemporáneos para que más personas alrededor del mundo tengan la oportunidad de ser transformados por Jesucristo. Hacemos esto a través de la traducción y publicación, haciendo accesible la Biblia, y con programas innovadores de participación bíblica como Experiencia Bíblica en Comunidad. Para aprender más acerca de nuestro ministerio y cómo puedes asociarte con nosotros para compartir la Palabra de Dios con la gente de todo el mundo, ve a nuestra página del ministerio.