¿Cómo se distribuyó la Biblia antes de que la imprenta se inventara en 1455?


Antes del advenimiento de la imprenta, la única manera de duplicar un documento o libro era copiarlo a mano. Probablemente las primeras copias de la escritura fueron hechas grabando símbolos en una losa de roca. Una copia más temporal podría ser hecha usando un estilete en cera de abejas. La invención antigua de la tinta o del tinte permitió que los escribas tempranos hicieran marcas en los cueros de animales, que podrían ser fregados y utilizados otra vez.

Un gran paso adelante tuvo lugar cuando los egipcios comenzaron a usar papiro. Esta planta, encontrada a lo largo del Nilo, fue cortada en tiras, empapada en agua, y entonces presionada en hojas. Mientras que el Antiguo Testamento fue copiado primero en pergaminos de cuero, el uso del papiro pronto se convirtió en el favorito de los copistas de la Biblia. Las hojas de papiro fueron cosidas y colocadas entre dos pedazos de madera para las cubiertas. Este tipo de libro se llamaba códice. En realidad el término Biblia viene de la palabra griega para “planta de papiro” (biblos). El manuscrito superviviente más antiguo de cualquier parte del Nuevo Testamento es un fragmento de papiro que contiene parte de Juan 18. Estudiosos estiman que fue escrito alrededor del año 125 dC.

Alrededor del 320 la forma del libro del códice substituyó el rollo o el pergamino, y el pergamino hecho de la piel de las ovejas o de las cabras substituyó el papiro. También en esta época el emperador romano Constantino se convirtió en cristiano y autorizó la producción de muchas copias de las Escrituras. Ahora la fabricación de las copias de la Biblia comenzó en serio, pero todavía era una tarea inmensa. Tampoco se intentó mucha traducción. Probablemente la primera traducción del Nuevo Testamento fue en latín en 175. Para el año 600, los Evangelios habían sido traducidos a sólo ocho idiomas.

Con esta actividad de copia y traducción, una variedad confusa de escrituras comenzó a circular a través de la iglesia primitiva. Por último, el Papa encargó al gran erudito Jerónimo hacer una traducción definitiva al latín, que se completó en 405. Durante casi mil años esta traducción, conocida como la Vulgata, reinó suprema. Mientras que muchas traducciones fueron hechas, un consejo de la iglesia en Toulouse, Francia, en 1229 prohibió a cualquier persona que no era un sacerdote poseer una Biblia. Sin embargo, la traducción “clandestina” y la circulación de la Biblia continuaron.

La obra de copiar las Escrituras se emprendió seriamente en los monasterios de la Edad Media. Varios miles de monasterios se establecieron en toda Europa, y para muchos de los monjes que hacían copias de las Escrituras era su tarea principal. Se convirtieron en los verdaderos guardianes del texto y produjeron literalmente miles de magníficas Biblias. Equipos de escribas y artistas trabajaron con pergaminos para producir obras de arte increíblemente bellas. Un escriba que toma el dictado podría utilizar hasta 80 plumas al día, y los artistas embellecieron el trabajo con diseños e ilustraciones intrincados.

A finales de la Edad Media, la producción de textos religiosos y seculares pasó a copistas profesionales. Los libreros colocaban tiendas cerca de las universidades y de las escuelas de la catedral, por lo que el comercio de libros se multiplicaba. Por supuesto, la mayoría de la gente en la Edad Media era analfabeta, y así las Biblias llenas de ilustraciones maravillosas llegaron a ser populares.

Debido al enorme tamaño de las Biblias completas, se dividieron en varios volúmenes, y cada uno era muy costoso. Sólo los ricos y las universidades podían pagarlos. En esta situación vino un gran revolucionario llamado John Wycliffe, cuya doctrina central era, “Cada cristiano debe estudiar este libro porque es toda la verdad!” Wycliffe inspiró la primera traducción completa de las Escrituras al inglés. También azotó contra el poder y las riquezas del establecimiento de la iglesia, y se convirtió en un líder muy popular en Oxford. Inevitablemente, fue condenado por el arzobispo y fue despedido de Oxford. Sin embargo, su convicción de la autoridad de la Biblia en lugar del Papa suscitó gran controversia. A pesar de los esfuerzos de la iglesia para suprimir las Biblias, la gente común fue finalmente capaz de recibir y leer la Palabra de Dios.

Hoy somos bastante casuales acerca de este gran tesoro, tan fácilmente disponible para nosotros. Hacemos bien en detenernos por un momento para darnos cuenta de que realmente podemos tener en nuestras manos la preciosa revelación de Dios mismo. Nos cuesta menos que una hora de salario, en lugar de un año de salario, como alguna vez. La tentación ahora es tratar la palabra antigua casualmente también. Pero de esta tinta y papel brota el eterno evangelio de esperanza para esta vida y la vida venidera. Es nuestra herencia inestimable.

Regresa a las preguntas frecuentes

Tienes alguna pregunta acerca de la Biblia? Visita nuestra página de preguntas frecuentes para conocer respuestas a preguntas importantes.

Preguntas frecuentes
Acerca de Biblica - La Sociedad Bíblica Internacional

Biblica America Latina

Facebook

Biblica, la Sociedad Bíblica Internacional, es un ministerio mundial que ha estado ayudando a la gente a leer y entender la Palabra de Dios por más de 200 años. Estamos comprometidos a proveer la Biblia en traducciones y formatos precisos y contemporáneos para que más personas alrededor del mundo tengan la oportunidad de ser transformados por Jesucristo. Hacemos esto a través de la traducción y publicación, haciendo accesible la Biblia, y con programas innovadores de participación bíblica como Experiencia Bíblica en Comunidad. Para aprender más acerca de nuestro ministerio y cómo puedes asociarte con nosotros para compartir la Palabra de Dios con la gente de todo el mundo, ve a nuestra página del ministerio.