O Livro

Atos 2

O Espírito Santo desce no Pentecostes

1Chegou o dia de Pentecostes. Estando os crentes reunidos naquele dia, ouviu­se, subitamente nos céus, um som semelhante ao rugido de um furacão, enchendo a casa onde se encontravam. 3/4 Apareceram então como que línguas de fogo que pousaram sobre as suas cabeças e todos os presentes ficaram cheios do Espírito Santo, começando a falar línguas que desconheciam, pois o Espírito Santo deu­lhes esse poder.

5/6 Ora, encontravam­se naquele dia em Jerusalém, para assistir às celebrações religiosas, muitos judeus piedosos vindos de diversas nações. Ao ouvir­se aquele rugido no céu por cima da casa, o povo acorreu para ver o que se passava, e ficaram todos pasmados ouvindo os discípulos falar nas próprias línguas deles.

7/12 “Como é que isto pode ser?”, exclamaram. “Estes homens são da Galileia e, afinal, ouvimo­los falar em todas as línguas dos países onde nascemos! Estamos aqui partos, medos, elamitas, gente da Mesopotâmia, Judeia, Capadócia, Ponto, Ásia, Frígia, Panfília, Egipto, terras da Líbia perto de Cirene, forasteiros vindos de Roma (tanto judeus como convertidos ao judaismo), cretenses e árabes. Todos ouvimos estes homens contar nas nossas diversas línguas os poderosos milagres de Deus!” E ficaram ali pasmados, sem saber o que pensar, perguntando uns aos outros: “Que quer isto dizer?” 13 Mas também havia quem troçasse: “Beberam demais!”

Pedro fala à multidão

14/16 Então Pedro, avançando com os onze apóstolos, falou à multidão: “Escutem, forasteiros e moradores de Jerusalém! Há quem esteja aí a dizer que estes homens se embriagaram! Não é verdade! Seria demasiado cedo para isso! São apenas nove horas da manhã! Não! Aquilo a que acabam de assistir foi predito há séculos pelo profeta Joel:

17/21     ‘Nos últimos dias, disse Deus,
        derramarei o meu Espírito Santo sobre toda a humanidade.
    Os vossos filhos e filhas profetizarão,
        os vossos jovens terão visões e os velhos terão sonhos.
    Sim, o Espírito Santo descerá sobre todos os que me servem,
        tanto homens como mulheres,
        e profetizarão.
    Farei aparecerem estranhos sinais nos céus e na Terra,
        sangue e fogo e nuvens de fumo.
    O Sol ficará negro e a Lua há­de pôr­se vermelha como o sangue,
        antes de vir esse grande e glorioso dia do Senhor.
    E todo aquele que pedir misericórdia ao Senhor recebê­la­á,
        e será salvo!’

22/24 Gente de Israel, ouçam! Deus deu público testemunho de Jesus de Nazaré com os espantosos milagres que através dele realizou, como bem sabem. Mas, de acordo com o seu plano, deixou que vocês se servissem de mãos de injustos para o pregarem na cruz e o assassinarem. Porém, Deus libertou­o dos horrores da morte, trazendo­o de novo à vida, pois a morte não poderia ter prendido este homem.

25/28 Já o rei David tinha dito estas palavras referindo­se a Jesus:

    ‘Tenho posto o Senhor continuamente diante de mim.
        E visto que ele está ao meu lado, não cairei.
    Essa é a razão porque o meu coração está alegre,
        e a minha alma está satisfeita!
    O meu corpo repousará em esperança.
    Porque sei que não deixarás a minha alma no inferno,
        nem permitirás que se corrompa na sepultura o teu Santo.
    Mostraste­me o caminho da vida;
        conceder­me­ás abundância de júbilo na tua presença.’

29/30 Irmãos, permitam que vos diga isto com toda a clareza — o nosso antepassado David não se referia a si próprio, pois morreu e foi sepultado, e o seu túmulo ainda o temos entre nós! Mas era profeta e sabia que Deus tinha prometido com juramento que um dos seus descendentes seria o Messias e se sentaria no seu trono. 31 David previa e anunciava assim a ressurreição de Cristo, dizendo dele que a sua alma não ficaria no mundo dos mortos e que o seu corpo não conheceria a podridão.

32/33 Referia­se, pois, a Jesus, e todos nós somos testemunhas de que Deus o ressuscitou dos mortos, encontrando­se agora no lugar de honra no céu, à direita de Deus. E, cumprindo a promessa que fizera, o Pai deu­lhe autoridade para enviar o Espírito Santo, com os resultados que hoje estão a ver e a ouvir.

34/35 Não, David nunca subiu aos céus. Ele próprio afirmou:

    ‘Deus falou ao meu Senhor:
    Senta­te no lugar de honra, à minha direita,
        até que te sujeite os teus inimigos por completo.’

36 Portanto, declaro a todos em Israel que Deus fez deste Jesus, que vocês crucificaram, o Senhor e o Messias!”

37 Estas palavras de Pedro causaram tanta convicção que o povo lhe disse a ele e aos outros apóstolos: “Irmãos, que devemos fazer?”

38 E Pedro respondeu: “Cada um deve arrepender­se do seu pecado, converter­se a Deus e ser baptizado em nome de Jesus Cristo, para perdão dos pecados. E então receberão também este dom do Espírito Santo, 39 pois Cristo prometeu­o a todos quantos ouvirem a chamada do Senhor nosso Deus, tanto vocês como os vossos filhos, e até os que estão em terras distantes!” 40 Pedro continuou com persuasão a falar­lhes de Jesus, e insistia para que se salvassem, se livrassem dos males do seu tempo.

A fraternidade dos crentes

41/42 Aqueles que creram nas palavras de Pedro foram baptizados, cerca de três mil ao todo, e juntaram­se aos outros crentes, participando regularmente no ensino administrado pelos apóstolos, na união fraterna, no partir do pão e nas orações. 43 Todos sentiam profundo temor e respeito, e os apóstolos faziam muitos milagres. 44 Os crentes encontravam­se constantemente, repartindo tudo uns com os outros, 45 vendendo os seus bens e ajudando os necessitados. 46 Cada dia adoravam juntos no templo; reuniam­se em pequenos grupos familiares para celebrar a comunhão, e tomavam as refeições em comum, 47 com grande alegria e gratidão, louvando Deus. A cidade inteira via­os com bons olhos e todos os dias Deus ia acrescentando ao seu número aqueles que se salvavam.

Spanish, Castilian (La Nueva Biblia al Día)

Acts 2

El Espíritu Santo desciende “en Pentecostés

1El día de Pentecostés, estando reunidos todos los creyentes, 2vino repentinamente del cielo un estruendo, como de un vendaval,

que llenó por completo la casa donde se habían congregado. 3En seguida aparecieron, como lenguas de fuego, unas llamas que se posaron sobre la cabeza de cada uno de los presentes. 4Todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en lenguas que no conocían, conforme a lo que el Espíritu les daba que hablasen.

5Por aquellos días, a causa de la fiesta, se había reunido en Jerusalén un gran número de judíos piadosos, procedentes de muy distintas naciones. 6Al oir aquel estruendo, la muchedumbre corrió a ver lo que estaba sucediendo; y todos se sentían confusos, porque cada uno escuchaba en su propio idioma lo que decían los apóstoles. 7Atónitos y maravillados, comentaban:

—¿Cómo es posible que a estos, que son galileos, 8les oigamos hablar en el idioma de cada uno de nuestros países de origen? 9Entre nosotros hay gente de Partia, Media, Elam y Mesopotamia; de Judea, Capadocia, Ponto, 10Fri”gia y Panfilia; de Egipto y de las regiones africanas más allá de Cirene. También hay romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos del judaísmo, 11y cretenses y árabes. Y todos les oímos contar en nuestra propia lengua las obras maravillosas de Dios.

Se preguntaban, pues, atónitos y perplejos:

12—¿Qué significa esto?

Pero había también quienes en son de burla decían:

13—¡Lo que pasa es que están borrachos!

Pedro se dirige a la multitud

14Entonces Pedro, levantándose junto con los otros once apóstoles, tomó la palabra y dijo en voz alta:

—Escuchadme todos con atención, lo mismo los que venís de fuera que los residentes en Jerusalén. 15Algunos de vosotros vais diciendo que estos hombres están borrachos, y eso no es cierto. A estas horas, a las nueve de la mañana, la gente no se emborracha. 16Lo que vosotros acabáis de presenciar es algo que hace siglos predijo ya el profeta Joel:

17“En los postreros días,

dice Dios,

derramaré mi Espíritu Santo sobre toda la humanidad. Entonces vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán,

vuestros jóvenes verán visiones

y vuestros ancianos

soñarán sueños.

18Ciertamente, en aquellos días,

sobre mis siervos

y sobre mis siervas

derramaré mi Espíritu,

y profetizarán.

19Haré prodigios arriba,

en el cielo,

y abajo en la tierra

haré que aparezcan señales:

sangre, fuego y

nubes de humo.

20El sol se transformará

en tinieblas

y la luna se volverá roja como la sangre,

antes que llegue el día

del Señor,

grande y manifiesto delante de todos.

21Pero todo el que invoque

el nombre del Señor,

se salvará”.

22»¡Israelitas, oíd esto que voy a deciros! Como bien sabéis, Dios acreditó en vuestra presencia a Jesús de Nazaret con las maravillas, milagros y prodigios que realizó por medio de él; 23sin embargo, según un determinado propósito y un plan previamente trazado, Dios permitió que asesinarais a Jesús clavándolo en una cruz por mano de la autoridad romana. “ 24Pero luego, liberándolo de los horrores de la muerte, le devolvió la vida, porque era imposible que la muerte lo retuviera.

25»A él se refirió de este modo el rey David:

“Yo veo siempre al Señor delante de mí;

no andaré vacilante, porque él está a mi mano derecha.

26Por eso rebosó de alegría

mi corazón

y mi lengua se llenó de gozo.

Todo mi cuerpo reposará

en esperanza,

27porque no dejarás mi alma

en el infierno

ni permitirás que tu Santo vea la corrupción del sepulcro.

28Me diste a conocer

los caminos de la vida

y me inundarás de gozo

con tu presencia”.

29»Hermanos míos, con toda seguridad os puedo decir que nuestro antepasado David no hablaba de sí mismo cuando decía estas cosas, puesto que él murió y lo enterraron, y su sepulcro todavía está entre nosotros. 30Pero como era profeta, sabía que Cristo, el Mesías, sería descendiente suyo y se sentaría en su propio trono. Así se lo había prometido Dios bajo juramento. 31Mirando, pues, al futuro, predijo David la resurrección de Cristo, cuya alma no podía quedar en el infierno y cuyo cuerpo no podía corromperse.

32»Dios, pues, resucitó a Jesús, de lo cual somos testigos todos nosotros. 33Con el poder de su diestra lo exaltó al lugar de honor en los cielos; y después de haber recibido del Padre la promesa de enviar al Espíritu Santo, lo derramó de la forma que vosotros habéis podido ver y oir.

34»No, David, no hablaba de sí mismo, pues él nunca había ascendido a los cielos, sino que dice:

“Dios, el Señor,

dijo a mi Señor:

Siéntate en a mi derecha,

35hasta que yo ponga

a tus enemigos por escabel

de tus pies”.

36»Por tanto, a vosotros y a todo el pueblo de Israel os manifiesto con total seguridad que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios lo ha hecho Señor y Cristo.

37Al escuchar aquellas palabras de Pedro se sintieron profundamente afligidos, por lo que le preguntaron a él y a los demás apóstoles:

—Hermanos, ¿qué debemos hacer ahora?

38Pedro les contestó:

—Arrepentíos de lo malo que hayáis hecho, volveos a Dios y bautizaos en el nombre de Jesucristo para obtener el perdón de los pecados. Entonces recibiréis también el don del Espíritu Santo, 39porque esa es la promesa que os hizo Jesús, a vosotros, a vuestros hijos y a todos los que el Señor nuestro Dios quiera llamar, lo mismo si están cerca que si están lejos.

40Luego Pedro siguió predicando y dando testimonio de muchas maneras acerca de Jesucristo. Y exhortó también a sus oyentes, diciendo:

—¡Poneos a salvo de la perversidad de esta generación mundana!

La comunidad “de los creyentes

41Los que creyeron a su palabra, unos tres mil en total, fueron bautizados y se unieron a los demás creyentes. 42Todos se congregaban para escuchar las enseñanzas de los apóstoles, permanecer en comunión los unos con los otros, participar en la fracción del pan y perseverar unánimes en la oración.

43Un profundo temor reverencial dominaba a todos cuantos “veían los muchos milagros y prodigios que hacían los apóstoles. “ 44Además, los creyentes se reunían asiduamente; permanecían juntos y tenían todas las cosas en común. 45Vendían sus propiedades y sus bienes, y distribuían el producto de las ventas conforme a las necesidades de cada cual. 46Diariamente acudían al templo, partían el pan en las casas y comían juntos con gran alegría y sinceridad de corazón. 47Así, estrechamente unidos por la fe, alababan a Dios y eran tenidos en gran estima por la gente de la ciudad; y cada día añadía el Señor a la comunidad a los que estaban en camino de salvación.