Nueva Versión Internacional

Salmos 61

Al director musical. Acompáñese con instrumentos de cuerda. De David.

1Oh Dios, escucha mi clamor
    y atiende a mi oración.

Desde los confines de la tierra te invoco,
    pues mi corazón desfallece;
    llévame a una roca donde esté yo a salvo.
Porque tú eres mi refugio,
    mi baluarte contra el enemigo.

Anhelo habitar en tu casa para siempre
    y refugiarme debajo de tus alas. Selah
Tú, oh Dios, has aceptado mis votos
    y me has dado la heredad de quienes te honran.

Concédele al rey más años de vida;
    que sean sus días una eternidad.
Que reine siempre en tu presencia,
    y que tu amor y tu verdad lo protejan.
Así cantaré siempre salmos a tu nombre
    y cumpliré mis votos día tras día.

Nkwa Asem

Nnwom 61

Banbɔ mpaebɔ

1Tie me sufrɛ, O Onyankopɔn; tie me mpaebɔ! Abasamtu ne akyirikyiri a mifi na mede aba wo nkyɛn yi! Fa me, na fa me sie yiye efisɛ, wone me gyefo, ogyefo dennen a ogyina tia m’atamfo. Ma mentena wo Kronkron mu Kronkron hɔ me nkwa nna nyinaa. Ma me guankɔbea wɔ wo ntaban ase hɔ. Woate me bɔhyɛ, O Onyankopɔn, na woama me nea ɛfata sɛ wode ma wɔn a wɔhyɛ wo anuonyam.

To ɔhene nna mu bebree; ma ɔntena ase daa daa. Ma onni hene daa daa wɔ w’anim. O Onyankopɔn, fa daa dɔ a wowɔ no ne wo gyidi bɔ ne ho ban. Enti daa mɛto ayeyi nnwom ama wo bere a daa mema wo nea mahyɛ wo ho bɔ no.