Nueva Versión Internacional

Nahúm 3:1-19

Descripción del fin de Nínive

1¡Ay de la ciudad sedienta de sangre,

repleta de mentira,

insaciable en su rapiña,

aferrada a la presa!

2Se oye el chasquido de los látigos,

el estrépito de las ruedas,

el galopar de los caballos,

el chirrido de los carros,

3la carga de la caballería,

el fulgor de las espadas,

el centellear de las lanzas,

la multitud de muertos,

los cuerpos amontonados,

los cadáveres por doquier,

en los que todos tropiezan.

4¡Y todo por las muchas prostituciones

de esa ramera de encantos zalameros,

de esa maestra de la seducción!

Engañó a los pueblos con sus fornicaciones,

y a los clanes con sus embrujos.

5«¡Aquí estoy contra ti!

—afirma el Señor Todopoderoso—.

Te levantaré la falda hasta la cara,

para que las naciones vean tu desnudez,

y los reinos descubran tus vergüenzas.

6Te cubriré de inmundicias,

te ultrajaré y te exhibiré en público.

7Todos los que te vean huirán de ti,

y dirán: “¡Nínive ha sido devastada!

¿Quién hará duelo por ella?”

¿Dónde hallaré quien la consuele?»

Destrucción total de Nínive

8¿Acaso eres mejor que Tebas,3:8 Tebas. Lit. No Amón.

ciudad rodeada de aguas,

asentada junto a las corrientes del Nilo,

que tiene al mar por terraplén

y a las aguas por muralla?

9Cus y Egipto eran su fuerza ilimitada,

Fut y Libia eran sus aliados.

10Con todo, Tebas marchó al exilio;

fue llevada al cautiverio.

A sus hijos los estrellaron

contra las esquinas de las calles.

Sobre sus nobles echaron suertes,

y encadenaron a su gente ilustre.

11También tú, Nínive, te embriagarás,

y se embotarán tus sentidos.

También tú, por causa del enemigo,

tendrás que buscar refugio.

12Todas tus fortalezas son higueras

cargadas de brevas maduras:

si las sacuden,

caen en la boca del que se las come.

13Mira, al enfrentarse al enemigo

tus tropas se portan como mujeres.

Las puertas de tu país quedarán abiertas de par en par,

porque el fuego consumirá tus cerrojos.

Defensa inútil

14Abastécete de agua para el asedio,

refuerza tus fortificaciones.

Métete al barro, pisa la mezcla

y moldea los ladrillos.

15Porque allí mismo te consumirá el fuego

y te exterminará la espada;

¡como larva de langosta te devorará!

Multiplícate como larva,

reprodúcete como langosta.

16Aumentaste tus mercaderes

más que las estrellas del cielo.3:16 cielo (lectura probable); cielo. La larva se desprende del capullo y vuela (TM).

17Tus dignatarios son como langostas

y tus oficiales, como insectos

que en días fríos se posan sobre los muros,

pero que al salir el sol desaparecen,

y nadie sabe dónde hallarlos.

18Rey de Asiria,

tus pastores están amodorrados,

¡tus tropas escogidas se echaron a dormir!

Tu pueblo anda disperso por los montes,

y no hay quien lo reúna.

19Tu herida no tiene remedio;

tu llaga es incurable.

Todos los que sepan lo que te ha pasado

celebrarán tu desgracia.

Pues ¿quién no fue víctima

de tu constante maldad?

Habrit Hakhadasha/Haderekh

Este capítulo no está disponible momentáneamente. Por favor intente nuevamente luego.