Nkwa Asem

Marko 8

Nnipa mpɛmnan aduanma

1Da koro bi a nnipakuw bi aba Yesu nkyɛn no, aduan a wodi no sae. Yesu frɛɛ n’asuafo ka kyerɛɛ wɔn se, “Nnipa yi yɛ me mmɔbɔ. Wɔabedi nnansa wɔ ha a, wonni aduan biara a wobedi bio. Sɛ migya wɔn kwan sɛ wɔnkɔ a wonnidii a, anhwɛ a na wɔn mu bi atotɔ piti wɔ kwan so, efisɛ, wɔn mu bi fi akyirikyiri na wɔbae.”

N’asuafo no bisaa no se, “Ɛhefa na yebenya aduan ama saa nnipa dodow yi wɔ sare yi so ha?”

Obisaa wɔn se, “Abodoo ahe na mowɔ?” Wobuaa no se, “Yɛwɔ ason.” Yesu ka kyerɛɛ nnipakuw no se wɔntenatena ase, wɔ sare no so. Afei, ɔfaa abodoo ason no, na ohyiraa so, bubuu mu de maa n’asuafo no ma wɔkyɛ maa nnipa no. Na wɔwɔ mpataa kakra, wɔ hɔ, enti Yesu hyiraa ɛno nso so, de maa asuafo no se wɔnkyɛ ɛno nso mma wɔn.

Nnipakuw no didi mee no, ogyaa wɔn kwan. Nnipa a wodii aduan no dodow bɛyɛ mpemnan. Na wɔtasee ase nnikae no, ɛyɛɛ nkɛntɛmma ason.

10 Eyi akyi no, ɔne n’asuafo no kɔtenaa ɔkorow mu baa Dalmanuta fam.

Soro nsɛnkyerɛnne

11 Farisifo no tee sɛ Yesu aba hɔ no, wɔbaa ne nkyɛn bebisabisaa no nsɛm de sɔɔ no hwɛe. Wɔka kyerɛɛ no se, “Yɛ nsɛnkyerɛnne bi kyerɛ yɛn. Ma nsɛnkyerɛnne bi nna adi wɔ wim nkyerɛ yɛn. ɛno ansa na yebegye wo adi.”

12 Yesu tee nea wɔkae no, oguu ahome ka kyerɛɛ wɔn se, “Nsɛnkyerɛnne biara nni hɔ a mɛyɛ akyerɛ mo. Mpɛn ahe na mopɛ sɛ meyɛ nsɛnkyerɛnne kyerɛ mo?”

13 Ɔsan kɔtenaa ɔkorow no mu, gyaw wɔn, twa kɔɔ asuogya nohɔ.

Herode ne Farisifo mmɔkaw

14 Asuafo no werɛ fii sɛ wɔfa aduan bi kita ansa na wɔakɔ. Aduan a na wokurae wɔ ɔkorow no mu no yɛ abodoo baako pɛ.

15 Wɔretwa asu no no, Yesu ka kyerɛɛ wɔn se, “Monhwɛ mo ho so yiye wɔ ɔhene Herode ne Farisifo mmɔkaw ho.”

16 Asuafo no bisabisaa wɔn ho wɔn ho se, “Asɛm a ɔreka yi ase ne dɛn?” Nea wɔn adwene kyerɛɛ wɔn ne sɛ, ebia ɔreka aduan a wɔn werɛ fii sɛ wɔbɛfa akita no ho asɛm.

17 Yesu huu nea wodwinnwen no, ɔka kyerɛɛ wɔn se, “Ɛnyɛ ɛno ho asɛm na mereka! Monte eyi ase anaa? Mo koma da so pirim? 18 Mowɔ ani nso munhu ade? Mowɔ aso nso momfa nte asɛm? Adɛn na mummue mo asom mfa ntie asɛm? Monkae biribiara?

19 “Mo werɛ afi abodoo anum a mibubuu mu maa nnipa mpemnum no? Nnikae nkɛntɛmma ahe na motasee? Wɔkae se, “Dumien.”

20 “Na mesan de abodoo ason maa nnipa mpemnan no nso, ahe na ɛkae? Wɔkae se, “Nkɛntɛmma ason.”

21 Obisaa wɔn bio se, “Monte ase ara?”

Onifuraefo bi ayaresa wɔ Betsaida

22 Bere a woduu Betsaida no, nnipa bi de onifuraefo bi brɛɛ no, srɛɛ no sɛ ɔmfa ne nsa nka no, na ɔnsa no yare. 23 Yesu soo onifuraefo yi nsa de no kɔɔ akuraa no kurotia. Ɔtew ntasu guu onifuraefo no ani so, de ne nsa kataa n’ani no so. Oyii ne nsa no, obisaa no se, “Wuhu ade anaa?”

24 Onifuraefo no twitwaa n’ani buae se, “Yiw, mihu nnipa! Nanso minhu wɔn yiye; mihu wɔn sɛ nnua bi na wɔnenam hɔ.”

25 Afei, Yesu de ne nsa kataa n’ani no so bio. Onifuraefo no buee n’ani, na bere a ɔrehwɛ ade haa no, n’ani no yɛɛ yie a, afei de na ohu biribiara kann.

26 Yesu ma ɔkɔɔ fie, ka kyerɛɛ no se, ɔnnsan nnkɔ akuraa no ase bio.

Petro ka se Yesu ne Kristo no

27 Yesu ne n’asuafo no fii Galilea kɔɔ Kaesarea ne Filipi nkuraa ase. Wɔnam ɔkwan so rekɔ no, obisaa wɔn se, “Nnipa ka se mene hena?”

28 Asuafo no buae se, “Ebinom se wone Yohane Osuboni no, na afoforo nso se woyɛ Elia anaasɛ tete adiyifo no mu bi a wasan aba.”

29 Na obisaa wɔn se, “Na mo nso muse meyɛ hena?” Petro buaa no se, “Wone Kristo no.” 30 Ɔbɔɔ wɔn kɔkɔ se, wɔnnka nnkyerɛ obiara.

Yesu hyɛ ne wu ne ne wusɔre ho nkɔm

31 Afei, ofitii ase kaa wɔn amane a obehu ne mpanyimfo ne asɔfo mpanyin ne mmara no akyerɛkyerɛfo no po a wɔbɛpo no, na wɔakum no, na nnansa so wasɔre no ho asɛm. 32 Ɔkaa asɛm no pefee a, wamfa biribiara ansie wɔn. Petro twee no gyinaa nkyɛn bisaa no se, “Adɛn nti na woka asɛm a ɛte sɛɛ?”

33 Yesu danee ne ho hwɛɛ n’asuafo no, kaa Petro anim se, “Fi me so, ɔbonsam! W’adwene yɛ nea efi onipa na ɛnyɛ nea efi Onyankopɔn.”

Ahopakyi

34 Afei, ɔfrɛɛ n’asuafo no ne nnipakuw no baa ne nkyɛn, ka kyerɛɛ wɔn se wommetie no. Ɔka kyerɛɛ wɔn se, “Sɛ obi pɛ sɛ odi m’akyi a, ɛsɛ sɛ ɔpa ne ho akyi, na ɔsoa n’asennua, na odi m’akyi. 35 Nea ɔma ne kra som no bo no, ebefi ne nsa. Na wɔn a me ne Asɛmpa no nti, wɔbɛhwere wɔn kra no, wɔn na wobenya asetena pa.

36 “Na sɛ onipa nya wiase nyinaa, na ɔhwere ne kra a, mfaso bɛn na obenya? 37 Dɛn na ɛsom bo sen ne kra? 38 Na obiara a saa nna bɔne yi mu n’ani wu me ne me nsɛm ho no, ne ho bɛyɛ, me Onipa Ba, no aniwu bere a me ne m’abɔfo kronkron no bɛsan aba wɔ m’agya anuonyam mu no.”

Nueva Versión Internacional (Castilian)

Marcos 8

Jesús alimenta a cuatro mil

1En aquellos días se reunió de nuevo mucha gente. Como no tenían nada que comer, Jesús llamó a sus discípulos y les dijo:

―Siento compasión de esta gente, porque ya llevan tres días conmigo y no tienen nada que comer. Si los despido a sus casas sin haber comido, se van a desmayar por el camino, porque algunos de ellos han venido de lejos.

Los discípulos objetaron:

―¿Dónde se va a conseguir suficiente pan en este lugar despoblado para darles de comer?

―¿Cuántos panes tenéis? —preguntó Jesús.

―Siete —respondieron.

Entonces mandó que la gente se sentara en el suelo. Tomando los siete panes, dio gracias, los partió y se los fue dando a sus discípulos para que los repartieran a la gente, y así lo hicieron. Tenían además unos cuantos pescaditos. Dio gracias por ellos también y les dijo a los discípulos que los repartieran. La gente comió hasta quedar satisfecha. Después los discípulos recogieron siete cestas llenas de pedazos que sobraron. Los que comieron eran unos cuatro mil. Tan pronto como los despidió, 10 Jesús se embarcó con sus discípulos y se fue a la región de Dalmanuta.

11 Llegaron los fariseos y comenzaron a discutir con Jesús. Para ponerlo a prueba, le pidieron una señal del cielo. 12 Él lanzó un profundo suspiro y dijo:[a] «¿Por qué pide esta generación una señal milagrosa? Os aseguro que no se le dará ninguna señal». 13 Entonces los dejó, volvió a embarcarse y cruzó al otro lado.

La levadura de los fariseos y la de Herodes

14 A los discípulos se les había olvidado llevar comida, y solo tenían un pan en la barca.

15 ―Tened cuidado —les advirtió Jesús—; ¡ojo con la levadura de los fariseos y con la de Herodes!

16 Ellos comentaban entre sí: «Lo dice porque no tenemos pan». 17 Al darse cuenta de esto, Jesús les dijo:

―¿Por qué estáis hablando acerca de que no tenéis pan? ¿Aún no veis ni entendéis? ¿Tenéis la mente embotada? 18 ¿Es que teniendo ojos, no veis, y oídos, no oís? ¿Es que acaso no os acordáis? 19 Cuando partí los cinco panes para los cinco mil, ¿cuántas canastas llenas de pedazos recogisteis?

―Doce —respondieron.

20 ―Y, cuando partí los siete panes para los cuatro mil, ¿cuántas cestas llenas de pedazos recogisteis?

―Siete.

21 Entonces concluyó:

―¿Y todavía no entendéis?

Jesús sana a un ciego en Betsaida

22 Cuando llegaron a Betsaida, algunas personas llevaron un ciego a Jesús y le rogaron que lo tocase. 23 Tomando de la mano al ciego, lo sacó fuera del pueblo. Después de escupirle en los ojos y de poner las manos sobre él, le preguntó:

―¿Puedes ver ahora?

24 El hombre alzó los ojos y dijo:

―Veo gente; parecen árboles que caminan.

25 Entonces le puso de nuevo las manos sobre los ojos, y el ciego fue curado: recobró la vista y comenzó a ver todo con claridad. 26 Jesús lo mandó a su casa con esta advertencia:

―No vayas a entrar en el pueblo.[b]

La confesión de Pedro

27 Jesús y sus discípulos salieron hacia las aldeas de Cesarea de Filipo. En el camino les preguntó:

―¿Quién dice la gente que soy yo?

28 ―Unos dicen que Juan el Bautista, otros que Elías, y otros que uno de los profetas —contestaron.

29 ―Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?

―Tú eres el Cristo —afirmó Pedro.

30 Jesús les ordenó que no hablaran a nadie acerca de él.

Jesús predice su muerte

31 Luego comenzó a enseñarles:

―El Hijo del hombre tiene que sufrir muchas cosas y ser rechazado por los ancianos, por los jefes de los sacerdotes y por los maestros de la ley. Es necesario que lo maten y que a los tres días resucite.

32 Habló de esto con toda claridad. Pedro lo llevó aparte y comenzó a reprenderlo. 33 Pero Jesús se dio la vuelta, miró a sus discípulos, y reprendió a Pedro.

―¡Aléjate de mí, Satanás! —le dijo—. Tú no piensas en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.

34 Entonces llamó a la multitud y a sus discípulos.

―Si alguien quiere ser mi discípulo —les dijo—, que se niegue a sí mismo, lleve su cruz y me siga. 35 Porque el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa y por el evangelio la salvará. 36 ¿De qué sirve ganar el mundo entero si se pierde la vida? 37 ¿O qué se puede dar a cambio de la vida? 38 Si alguien se avergüenza de mí y de mis palabras en medio de esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.

Notas al pie

  1. 8:12 lanzó … dijo. Lit. suspirando en su espíritu dijo.
  2. 8:26 pueblo. Var. pueblo, ni a decírselo a nadie en el pueblo.