Mushuj Testamento Diospaj Shimi

Hebreos 8:1-13

Jesusca mushujta Dios cusha nishcata mañashpa Cujmi

1Cancunaman huillacushca callari yuyaipica, ñucanchijca curacunata Mandaj Curatami charinchij. Paica jahua pachapimi jatun tiyarinapi, tucuita Mandaj Diospaj alli ladopi tiyacun, nishpami huillacurcanchij. 2Paica, Mandaj Diostaj rurashca, Paipajlla Ucupimi, curacuna rurana cashcata ruracun. Chai huasica, mana Diospaj nishpa runacunalla rurashca huasichu.

3Curacunata mandaj curacunaca, tucuicunallatatajmi imallata Diosman cushcatapish, animalcunatapish Diosman cushpa huañuchina can. Chashna cajpica Jesuspish, Diosman cunataca charinmari. 4Mandashcapi nishca shina, Diosman cushcacunata cuj curacuna tiyajpirajca, Paica cai pachapi cashpapish curallapish mana canmanchu carca. 5Diosca, Paipaj Carpa huasita rurachun Moisesta mandashpaca: «Riqui, ima shinalla ruranata chai urcupi ricuchishca shinataj tucuita rurangui» nircami. Chaimantami chai curacunaca, jahua pachapi tiyajta ricuchij llandu shinalla caj huasipi Diospajta rurancuna. 6Ashtahuanpish Jesusca, ñaupa cusha nishcata yalli allicunata cungapaj Dios ari nishcata mañashpa Cuj Curamari. Chaimantami, ñaupa curacunata yalli alli Curapish carca.

7Dios ñaupaman rurana tucushcallataj alli cashca cajpica, mana shujtaj mushujta rurana tucunmanchu carca. 8Diosca, paicunata jarcana tucujpimi, cashna rimashca carca:

«Mandaj Diosca, cashnapishmi nin:

“Shamuj punllacunapica Israelpaj huahuacunahuanpish,

Judapaj huahuacunahuanpish, mushujtami ari ninacushun.

9Paicunapaj ñaupa yayacunata maquimanta aisashpa,

Egiptomanta llujshichi punllapi,

paicunahuan ari ninacushcata shinaca mana rurashachu.

Paicuna ñucahuan ari ninacushcata mana pajtachishcamantami,

shitashcata saquircani.”

10Mandaj Diosca, cashnami nin:

“Shamuj punllacunapica, israelcunahuanca cashna ruranatami ari ninacushun:

‘Ñuca mandashcacunataca, paicunapaj yuyaipimi churasha,

paicunapaj shungupimi chaitaca quillcasha.

Ñucaca paicunapaj Taita Diosmi casha,

paicunapish ñuca agllashcacunami canga’ ” ninmi.

11Rijsishcacunatapish, huauquicunatapish, pi mana:

“Mandaj Diosta rijsi” nishpa yachachina cangachu.

Uchillacunamanta callarishpa, jatuncunacama, tucuicunami ñucataca rijsingacuna.

12Ima mana ruranata paicuna rurashcatapish perdonashami.

Paicunapaj juchacunatapish, ima millaita rurashcacunatapish

ña manataj yuyarishachu» ninmi.

13Diosca, ‘Mushuj ruranatami rurasha’ nishpaca, ñaupa tiyashca ña mauca cajpimi, mushujta rurangapaj ari nishca. Ñaupaman ari ninacushcaca maucayashpa ña chingarigrijpimi, mushujtaca rurasha nishca.

Nueva Versión Internacional

Hebreos 8:1-13

El sumo sacerdote de un nuevo pacto

1Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, aquel que se sentó a la derecha del trono de la Majestad en el cielo, 2el que sirve en el santuario, es decir, en el verdadero tabernáculo levantado por el Señor y no por ningún ser humano.

3A todo sumo sacerdote se le nombra para presentar ofrendas y sacrificios, por lo cual es necesario que también tenga algo que ofrecer. 4Si Jesús estuviera en la tierra, no sería sacerdote, pues aquí ya hay sacerdotes que presentan las ofrendas en conformidad con la ley. 5Estos sacerdotes sirven en un santuario que es copia y sombra del que está en el cielo, tal como se le advirtió a Moisés cuando estaba a punto de construir el tabernáculo: «Asegúrate de hacerlo todo según el modelo que se te ha mostrado en la montaña».8:5 Éx 25:40 6Pero el servicio sacerdotal que Jesús ha recibido es superior al de ellos, así como el pacto del cual es mediador es superior al antiguo, puesto que se basa en mejores promesas.

7Efectivamente, si ese primer pacto hubiera sido perfecto, no habría lugar para un segundo pacto. 8Pero Dios, reprochándoles sus defectos, dijo:

«Vienen días —dice el Señor—,

en que haré un nuevo pacto

con la casa de Israel

y con la casa de Judá.

9No será un pacto

como el que hice con sus antepasados

el día en que los tomé de la mano

y los saqué de Egipto,

ya que ellos no permanecieron fieles a mi pacto,

y yo los abandoné

—dice el Señor—.

10Este es el pacto que después de aquel tiempo

haré con la casa de Israel —dice el Señor—:

Pondré mis leyes en su mente

y las escribiré en su corazón.

Yo seré su Dios,

y ellos serán mi pueblo.

11Ya no tendrá nadie que enseñar a su prójimo,

ni dirá nadie a su hermano: “¡Conoce al Señor!”,

porque todos, desde el más pequeño hasta el más grande,

me conocerán.

12Yo les perdonaré sus iniquidades,

y nunca más me acordaré de sus pecados».8:12 Jer 31:31-34

13Al llamar «nuevo» a ese pacto, ha declarado obsoleto al anterior; y lo que se vuelve obsoleto y envejece ya está por desaparecer.