Mushuj Testamento Diospaj Shimi

Hebreos 6:1-20

1Chaimanta cunanca, Cristomanta callaripi yachacushca jahualla yachacushcacunataca, ama chaillatataj cutin cutin yuyaricushunchu. Ashtahuanpish alli yachaj tucungapaj yachashpa catishunchij. Huañunaman pushaj millaita ruranacunata saquishpa, Diospajman cutirinatapish, Taita Diosta ima shina crinatapish, ama cutin cutin chaillatataj yachacushunllachu. 2Shinallataj bautiźarinamanta, crijcunapaj jahuapi maquita churanamanta, huañushcacuna causarinamantapish, huiñaita jatun llaquiman cachanamantapish, ama cutin cutin chaillatataj yachacushunllachu. 3Shinapish Taita Dios munajpica, ñuca nishca shina ashtahuan yachashpa catishunchari.

4Diosca, ñamari paicunapaj yuyaitaca achijyachirca. Jahua pacha Dios cushcataca, ñamari chasquircacuna. Diospaj jucha illaj Espiritutapish chasquircacunami. Chai jahua urmajcunapajca, ña mana jatarina tiyanchu. 5Diospaj sumaj Shimitapish yacharcacunamari. Shamuj punllacunapi imallata chasquina cashcatapish mallircacunami. 6Chai tucuita yachashca jahua, ‘Ña mana catinichu’ nishpa saquirishpaca, ña mana cutin mushujyangapaj Diospajman tigrari tucunchu. Chashna tucushpaca, paicunallatajmari Diospaj Churitaca, tucuicunapaj ñaupajpi pugllashpa cutin chacatacuj shina rurancuna.

7Allpapish cutin cutin tamyajpi chai yacuhuan nuyurishpa, paipi tarpujcunapaj granota pʼucushpami, Taita Dios alli nishca allpa tucun. 8Mana chashna alli pʼucushpa, cashalla, mapa qʼuihualla pʼucushpaca, chai allpaca mana alli nishca canapajmi tiyacun. Chai qʼuipacarin, rupachishpami tucuchinga.

9Yuyachingapaj chashna nishpapish cʼuyashca crijcuna, cancunataca quishpirishca cashcata yuyanchijrajmi. Cancunamanta chashna allita yuyanataca manataj saquinchijchu. 10Taita Diosca cashcata rurajmari. Chaimanta Paica, cancuna paita cʼuyashpa imalla allita rurashcatapish, Paipajlla cajcunata servishcatapish, cunancama servicushcatapish manataj cungaringachu. 11Chashna yuyacushpapish, tucuicunallataj cancuna chashna allita ruraj cashcataca, tucuri punllacama chai yuyai rurashpa catichunmi munanchij. Chashna cashpami shuyacushcataca, chasquingapajtaj chapacunchij. 12Ama qʼuillacuna caichijchu. Chaipaj randica crishcamantapish, mana pʼiñarij alli shungu cashcamantapish, Dios cusha nishcacunata japijcunata catishpa, allita ruracuichijlla.

Diosca imata cusha nishcataca pajtachingatajmi

13Taita Diosca, Paita yalli jatunca pi mana tiyajpimi, Abrahamman allicunata cusha nishpaca, quiquin shutillapitaj, pajtachina tucushpa, 14cashna nishca: «Canmanca, imatapish allicunata achcatami cusha. Canmantami achcata mirachisha, chashnatajmi rurasha» nishcami. 15Abrahamca, mana pʼiñarishpa alli shunguhuan shuyashpami, Dios cusha nishcataca chasquirca.

16Runacunaca, pajtachinataj tucushcata ricuchingapajca, paicunata yalli jatunpaj shutitami rimancuna. ‘Chai jatunpaj shutipi pajtachishatajmi’ nishpaca, cutinca mana chaillatataj rimanacunchu. 17Chaimantami Taita Diosca, Pai cusha nishcata shuyacujcunamanca, chaita pajtachinataj cashcata ricuchisha nirca. Chaitami: “Ñuca quiquintajmi chashna nini” nishca. 18Taita Diosca, Pai cuna tucushcatapish, ‘Chaitaca pajtachishatajmi’ nishcatapish, chai ishquitaca manataj pʼaquingachu. Chaimantami, Pai cuna tucushcata ñucanchij ñaupajpi churashcataca, chariracuj shina chai yuyai canchij. Chashna cajpimi tucuita saquishpa cʼuchuyajcunaca, shungu samarishpa jatunta cushicunchij. 19Chai yuyaimi ñucanchij almataca, jatun barcota charicuj jatun fierro shina sinchita chariracun. Chai yuyaimi ñucanchijtaca, jatun linsohuan jarcachishca, Diospajlla Ucumantaj yaicuchin. 20Chai ucumanca, Jesusmari ñucanchijta ñaupashpa yaicurca. Paitaca, Melquisedecta churashca shinallatajmi, huiñaipaj curacunata Mandaj Cura cachun churarca. Chaimantami Jesusca, Pairaj chaiman yaicurca.

Nueva Versión Internacional

Hebreos 6:1-20

1Por eso, dejando a un lado las enseñanzas elementales acerca de Cristo, avancemos hacia la madurez. No volvamos a poner los fundamentos, tales como el arrepentimiento de las obras que conducen a la muerte, la fe en Dios, 2la instrucción sobre bautismos, la imposición de manos, la resurrección de los muertos y el juicio eterno. 3Así procederemos, si Dios lo permite.

4-6Es imposible que renueven su arrepentimiento aquellos que han sido una vez iluminados, que han saboreado el don celestial, que han tenido parte en el Espíritu Santo y que han experimentado la buena palabra de Dios y los poderes del mundo venidero, y después de todo esto se han apartado. Es imposible, porque así vuelven a crucificar, para su propio mal, al Hijo de Dios, y lo exponen a la vergüenza pública.

7Cuando la tierra bebe la lluvia que con frecuencia cae sobre ella, y produce una buena cosecha para los que la cultivan, recibe bendición de Dios. 8En cambio, cuando produce espinos y cardos, no vale nada; está a punto de ser maldecida, y acabará por ser quemada.

9En cuanto a ustedes, queridos hermanos, aunque nos expresamos así, estamos seguros de que les espera lo mejor, es decir, lo que atañe a la salvación. 10Porque Dios no es injusto como para olvidarse de las obras y del amor que, para su gloria,6:10 gloria. Lit. nombre. ustedes han mostrado sirviendo a los santos, como lo siguen haciendo. 11Deseamos, sin embargo, que cada uno de ustedes siga mostrando ese mismo empeño hasta la realización final y completa de su esperanza. 12No sean perezosos; más bien, imiten a quienes por su fe y paciencia heredan las promesas.

La certeza de la promesa de Dios

13Cuando Dios hizo su promesa a Abraham, como no tenía a nadie superior por quien jurar, juró por sí mismo, 14y dijo: «Te bendeciré en gran manera y multiplicaré tu descendencia».6:14 Gn 22:17 15Y así, después de esperar con paciencia, Abraham recibió lo que se le había prometido.

16Los seres humanos juran por alguien superior a ellos mismos, y el juramento, al confirmar lo que se ha dicho, pone punto final a toda discusión. 17Por eso Dios, queriendo demostrar claramente a los herederos de la promesa que su propósito es inmutable, la confirmó con un juramento. 18Lo hizo así para que, mediante la promesa y el juramento, que son dos realidades inmutables en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un estímulo poderoso los que, buscando refugio, nos aferramos a la esperanza que está delante de nosotros. 19Tenemos como firme y segura ancla del alma una esperanza que penetra hasta detrás de la cortina del santuario, 20hasta donde Jesús, el precursor, entró por nosotros, llegando a ser sumo sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec.