Mushuj Testamento Diospaj Shimi

Hebreos 3:1-19

Jesusca Moisestapish yallimi

1Chashna cajpica, Diospajlla caj huauqui, panicuna, Paipajlla cachun jahua pacha Dios agllashcacunami canguichij. Ñucanchijman huillagrichun mingashca, curacunata Mandaj Cura Cristo Jesús ima cashcataca, alli yuyarichigari. 2Paiman imalla ruranata mingaj Taita Diostaca, tucuipi alli caźujmi. Diospaj tucui huasipi Moisés tucuita pajtachij cashca shinallatajmi rurarca. 3Chai tucuita ricujpica, Jesusmari Moisesta yalli alli nishca canata charin. Huasichij runamari, Pai rurashca huasita yalli alli nishca llujshin. 4Huasicunaca, maijan rurajllapimi tiyan. Ashtahuanpish tucui imalla tiyajcunaca, Taita Dios rurashcamari. 5Moisesca Diospaj huasipica, imallata huillachun cachashcataca, tucuita alli huillashpatajmari, Diostaca servirca. 6Ashtahuanpish Cristoca, Diospaj Churi cashcamantaca, tucui Diospaj huasita mandajmari. Chai huasica, ñucanchijllatajmari canchij. Chaimantamari ñucanchijca, tucuringacama paipi shunguta churashpa, Pai yuyailla cushicuihuan alli caticunalla canchij.

Dios agllashcacunami Paihuan samaringa

7Chaimantami Diospaj jucha illaj Espirituca, cashna nin:

«Dios rimashcata cunan cancuna uyashpaca,

8amataj sinchi shungu tucuichijchu.

Shitashca pambapi Diosta cʼariyashca punlla shina,

Diosta pʼiñachishca punlla shinaca ama tucuichijchu.

9Chai shitashca pambapica, cancunapaj ñaupa yayacunaca, paicuna munashcata rurachun nishpami pʼiñachircacuna.

Ñuca imalla rurai tucushcata ricushpapish, chuscu chunga huatacunata pʼiñachicurcallacunami.

10Chashnacuna cajpimi, chai huiñai runacunahuanca pʼiñarircani.

Chaimantami: “Caicunaca, yangallatami shungupi yuyashpa purincuna.

Ñuca yachachishcataca, manataj entendishcacunachu” nirircani.

11Chashna yallitaj pʼiñarishpami:

“Ñucahuan samaringapajca, manataj yaicungacunachu” nircani» ninmi.

12Riquichij, huauquicuna, ñataj cancunapuramanta pipish millai shungu tucushpa, causacuj Taita Diosta ña mana crishpa, Paimanta chʼicanyanguichijman. 13Chaipaj randica, juchata rurana yuyaicuna ama pandachichun, ama chʼahuanyachichunca, cunan causacushparaj punllanta caishuj chaishuj yuyachinacuichij. 14Ñucanchijca, ñamari Cristohuan Paipurallataj tucushcanchij. Chaimanta, callaripi pai yuyailla cashca shinallataj, tucuringacama paita alli catishunchijlla. 15Chaimantamari Dios Quillcachishcapica:

«Dios rimashcata cunan cancuna uyashpaca,

ama Paita pʼiñachishca punlla shina sinchi shungu tucuichijchu» nicun.

16¿Picunashi Dios rimashcata uyashpapish, Paita pʼiñachircacuna? Illu chai Egiptomanta Moisés llujshichishcacunallatajmi, tucuicuna chashna rurarca. 17Cutin, ¿picunahuanshi Diosca chuscu chunga huatata pʼiña carca? Juchata rurajcunahuanmari pʼiñarirca. Chaimantami tucui paicunaca, shitashca pamballapi huañurcacuna. 18Cutin, ¿picunatashi Diosca Paipaj shimihuantaj: “Ñucahuan samarinamanca, manataj yaicungacunachu” nirca? Diosca, paita mana caźujcunatamari chashna nishca. 19Paicunaca mana crishcamantami, mana yaicui tucushcata yachanchij.

Nueva Versión Internacional

Hebreos 3:1-19

Jesús, superior a Moisés

1Por lo tanto, hermanos, ustedes que han sido santificados y que tienen parte en el mismo llamamiento celestial, consideren a Jesús, apóstol y sumo sacerdote de la fe que profesamos. 2Él fue fiel al que lo nombró, como lo fue también Moisés en toda la casa de Dios. 3De hecho, Jesús ha sido estimado digno de mayor honor que Moisés, así como el constructor de una casa recibe mayor honor que la casa misma. 4Porque toda casa tiene su constructor, pero el constructor de todo es Dios. 5Moisés fue fiel como siervo en toda la casa de Dios, para dar testimonio de lo que Dios diría en el futuro. 6Cristo, en cambio, es fiel como Hijo al frente de la casa de Dios. Y esa casa somos nosotros, con tal que mantengamos3:6 mantengamos. Var. mantengamos firme hasta el fin. nuestra confianza y la esperanza que nos enorgullece.

Advertencia contra la incredulidad

7Por eso, como dice el Espíritu Santo:

«Si ustedes oyen hoy su voz,

8no endurezcan el corazón

como sucedió en la rebelión,

en aquel día de prueba en el desierto.

9Allí sus antepasados me tentaron y me pusieron a prueba,

a pesar de haber visto mis obras cuarenta años.

10Por eso me enojé con aquella generación,

y dije: “Siempre se descarría su corazón,

y no han reconocido mis caminos”.

11Así que, en mi enojo, hice este juramento:

“Jamás entrarán en mi reposo”».3:11 Sal 95:7-11

12Cuídense, hermanos, de que ninguno de ustedes tenga un corazón pecaminoso e incrédulo que los haga apartarse del Dios vivo. 13Más bien, mientras dure ese «hoy», anímense unos a otros cada día, para que ninguno de ustedes se endurezca por el engaño del pecado. 14Hemos llegado a tener parte con Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin la confianza que tuvimos al principio. 15Como se acaba de decir:

«Si ustedes oyen hoy su voz,

no endurezcan el corazón

como sucedió en la rebelión».3:15 Sal 95:7,8

16Ahora bien, ¿quiénes fueron los que oyeron y se rebelaron? ¿No fueron acaso todos los que salieron de Egipto guiados por Moisés? 17¿Y con quiénes se enojó Dios durante cuarenta años? ¿No fue acaso con los que pecaron, los cuales cayeron muertos en el desierto? 18¿Y a quiénes juró Dios que jamás entrarían en su reposo, sino a los que desobedecieron?3:18 los que desobedecieron. Alt. los que no creyeron. 19Como podemos ver, no pudieron entrar por causa de su incredulidad.