Mushuj Testamento Diospaj Shimi

2 Pedro 1

1Ñucaca, Jesucristota servij, huillagrichun Pai mingashca Simón Pedromi cani.

Ñucanchij Dios, Quishpichij Jesucristoca ima juchachina illajta rurajmari. Chashna cashpami cancunamanpish, ñucanchijman shinallataj alli sumaj crinata curca. Cancunamanmi caitaca quillcani.

Cancunaca Diostapish, Apunchij Jesustapish rijsinguichijmi. Chaimanta, Diosca cancunamanca, Paipaj jatun c'uyaitapish, sumaj causaitapish yallijta tiyashca cachun.

Dios agllashpa churashcapica sinchita catichijlla

Diosca, Tucuita rurai tucujmi. Chashna cashpami, Pai shinata sumajyachingapaj ñucanchijtaca cayashpa, Paimanta yachachishca. Chashnami, Pai munashca shina causachun, ñucanchij tucui imalla charina cashcata cushca. Chashnamari Diosca, ‘Jatun, sumaj allicunata cushami’ nishca. Chaicunata chasquishpami, cancunaca Dios ima shina caj shinallataj canata chasquircanguichij. Chaimantami cai pachapi millai munaicunata caźushpa, ima mana alli ruraicunamantaca ña anchurishcanguichij.

Cunanca, ña crijcuna cashcamantaca, tucui yuyaihuan allita ruraichij. Ña allita ruranata yachashpaca, Diosta ashtahuan rijsichij. Ña Diosta rijsishpaca, quiquinllataj jarcarij, mana p'iñarij caichij. Ña mana p'iñarij cashpaca, Dios yuyailla caichij. Ña Dios yuyailla cashpaca, caishuj chaishuj llaquinacuichij. Ña llaquinacuj cashpaca, c'uyanacuichij. Apunchij Jesucristota rijsishcamanta, cancunapi chashna yuyaicuna junda tiyajpimi, mana q'uilla, mana yangalla causanguichij. Maijanpish caicunata mana charijca, paipaj ñaupa juchacunata Dios maillashcatami cungarishca. Chaimantami paipaj ñahuihuanca, ña mana caruta ricui tucuj shina tucun. 10 Chashna cajpimi can huauqui panicunataca, Dios imapaj cayashpa agllashcataca, ama cungarishpa chai yuyai catichun nini. Chaita yuyaipi causashpaca, manataj urmanguichijchu. 11 Chashna cajpimi ñucanchijta Mandaj, Quishpichij Jesucristo huiñaita mandacunmanca, ‘Shamuilla’ nishpa, cancunapajca jatun punguta pascanga.

Dios Quillcachishcaca cashcatataj yachachijmi

12 Cashcatataj yachachishca cai shimicunataca, ña yachashcamantami, cunancama alli caticushcanguichij. Chaimanta cunanca yuyachishalla ninimi. 13 Ashtahuancarin cancunata cashna yuyachinaca allillatajmi. Chaimanta, ñuca causaicamaca caicunata yuyachishpa cunacushallami. 14 Ñucaca ñallami huañugrini, ñallami cai aichataca saquigrini. Chaitaca, Apunchij Jesucristollatajmi ña huillarca. 15 Cai ñuca imalla nishcacunataca, ñuca huañushca q'uipapish yuyaipi cachunmi, ñuca causashcacamaca yuyachicunilla.

16 Apunchij Jesucristo, tucuita rurai tucuj shamuna cashcata cancunaman yachachishpaca, mana ñucanchij yuyaimanta surcushca yanga parlollatachu yachachircanchij. Ashtahuanpish Paitaca, jatun sumaj Mandaj cashcataca, quiquin ñahuihuantaj ricushcatami huillarcanchij. 17 Yaya Dios Paiman sumaj jatunta canata cucujpica, tucuita yalli sumaj achij nicuj tiyacunmantami: «Caimi Ñuca c'uyashca Churi, Paillami Ñucataca jatunta cushichin» nishcata uyarcanchij. 18 Ñucanchijca Diospajlla urcupimi, Apunchij Jesushuan carcanchij. Chaipimi, jahua pachamanta chashna Rimajtaca, ñucanchij rinrinhuantaj uyarcanchij. 19 Chaitapish yalli crinallata huillashcataca, Dios ima nishcata huillajcuna quillcashcatamari charinchij. Paicuna huillashcamari, amsata nina sindi achijyachicuj shina ricuchicun. Pacari luźero llujshishpa, cancunapaj shunguta achijyachishpa, achij punllata rurangacamaca, chai quillcacunami achij luzta ricuchinga. Paicuna huillashcata tucui yuyaihuan uyashpaca, allitamari ruranguichij. 20 Caitatajca yuyaipi charichij: Dios imallata huillachishcacunaca, Quillcashcapica, mana pipaj quiquin yuyaillamanta huillashca tiyacunchu. 21 Dios ima nishcata huillajcunaca, imata huillashpapish, mana quiquin yuyaillamanta surcushpa huillarcacunachu. Ashtahuanpish Taita Diospajlla runacuna cashpami, Diospaj jucha illaj Espíritu yuyaita cujpi Diosmanta huillarcacuna.

Spanish, Castilian (La Nueva Biblia al Día)

2 Peter 1

1Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a todos los que por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo habéis llegado a poseer una fe como la nuestra, igualmente preciosa.

2Que la gracia y la paz de Dios os sean multiplicadas, para que crezcáis más y más en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesucristo.

Firmeza en el llamamiento “y en la elección

3Todo lo que nos es necesario para vivir de una manera verdaderamente piadosa nos ha sido otorgado por Dios, por su poder soberano y merced al conocimiento de aquel que ha querido compartir con nosotros la gloria y la excelencia que le son propias; 4juntamente con las cuales nos ha concedido sus más preciosas y grandes promesas, mediante las cuales, habiendo huido vosotros de la corrupción que en este mundo causan los malos deseos, sois hechos partícipes de la naturaleza divina.

5Por lo tanto no dejéis de esforzaros en añadir a vuestra fe la buena conducta, a la buena conducta el conocimiento de la voluntad de Dios, 6al conocimiento de la voluntad de Dios el dominio propio, al dominio propio la paciencia, a la paciencia la piedad, “ 7a la piedad el afecto fraternal, y al afecto fraternal la plenitud del amor.

8Si en todos y cada uno de vosotros están y prosperan estas virtudes, no resultará vano e infructuoso el conocimiento que ya habéis alcanzado de nuestro Señor Jesucristo. 9En cambio, el que carece de ellas es una persona corta de vista. Más aún, es como un ciego que anda a tientas, sin recordar que fue purificado de sus pecados para vivir limpiamente delante del Señor.

10Por eso, hermanos míos, procurad poner de manifiesto con vuestra vida y conducta el hecho firme de que Dios os ha elegido “y llamado. Así nunca caeréis, “ 11sino que amplia y generosamente abrirá Dios para vosotros las puertas del reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

La veracidad de la Escritura

12Por mi parte, jamás dejaré de recordaros estas cosas, aun cuando vosotros ya las sepáis y permanezcáis firmes en la verdad que profesáis. 13-1A ese respecto me parece oportuno mantener despierta vuestra memoria, porque nuestro Señor Jesucristo me ha revelado que mis días en este mundo están contados y que pronto tendré que abandonarlo. Pero mientras viva en mi cuerpo actual, quiero retener vuestra atención, 15con la esperanza de que se os grabe en la mente lo que estoy diciendo y no lo olvidéis ni aun pasado mucho tiempo después de mi partida.

16No penséis que las cosas que os hemos contado acerca del poder de nuestro Señor Jesucristo y de su presencia son meras fábulas ingeniosamente construidas. De ninguna manera, sino que nosotros, con nuestros propios ojos, contemplamos su majestad 17-1allá en el monte santo, cuando resplandeció con la honra y la gloria que recibió de Dios Padre. Y oímos entonces aquella voz gloriosa, impresionante, que venía del cielo y decía: “Este es mi Hijo amado: en él me complazco”.

19De ese modo se nos confirmó el mensaje profético, al que vosotros haréis bien en prestar la mayor atención, porque las profecías son como lámparas que están encendidas en medio de la oscuridad, hasta que amanezca el día y la estrella de la mañana resplandezca en vuestros corazones.

20A este propósito es importante reconocer que ninguna profecía de las Escrituras debe interpretarse a capricho de nadie en particular, 21del mismo modo que nunca las profecías fueron fruto de una iniciativa humana, sino que fue el Espíritu Santo el que impulsó a los profetas a comunicar sus mensajes.