The Message

2 Samuel 17

11-3 Next Ahithophel advised Absalom, “Let me handpick twelve thousand men and go after David tonight. I’ll come on him when he’s bone tired and take him by complete surprise. The whole army will run off and I’ll kill only David. Then I’ll bring the army back to you—a bride brought back to her husband! You’re only after one man, after all. Then everyone will be together in peace!”

Absalom thought it was an excellent strategy, and all the elders of Israel agreed.

But then Absalom said, “Call in Hushai the Arkite—let’s hear what he has to say.”

So Hushai came and Absalom put it to him, “This is what Ahithophel advised. Should we do it? What do you say?”

7-10 Hushai said, “The counsel that Ahithophel has given in this instance is not good. You know your father and his men, brave and bitterly angry—like a bear robbed of her cubs. And your father is an experienced fighter; you can be sure he won’t be caught napping at a time like this. Even while we’re talking, he’s probably holed up in some cave or other. If he jumps your men from ambush, word will soon get back, ‘A slaughter of Absalom’s army!’ Even if your men are valiant with hearts of lions, they’ll fall apart at such news, for everyone in Israel knows the kind of fighting stuff your father’s made of, and also the men with him.

11-13 “Here’s what I’d advise: Muster the whole country, from Dan to Beersheba, an army like the sand of the sea, and you personally lead them. We’ll smoke him out wherever he is, fall on him like dew falls on the earth, and, believe me, there won’t be a single survivor. If he hides out in a city, then the whole army will bring ropes to that city and pull it down and into a gully—not so much as a pebble left of it!”

14 Absalom and all his company agreed that the counsel of Hushai the Arkite was better than the counsel of Ahithophel. (God had determined to discredit the counsel of Ahithophel so as to bring ruin on Absalom.)

15-16 Then Hushai told the priests Zadok and Abiathar, “Ahithophel advised Absalom and the elders of Israel thus and thus, and I advised them thus and thus. Now send this message as quickly as possible to David: ‘Don’t spend the night on this side of the river; cross immediately or the king and everyone with him will be swallowed up alive.’”

17-20 Jonathan and Ahimaaz were waiting around at En Rogel. A servant girl would come and give them messages and then they would go and tell King David, for it wasn’t safe to be seen coming into the city. But a soldier spotted them and told Absalom, so the two of them got out of there fast and went to a man’s house in Bahurim. He had a well in his yard and they climbed into it. The wife took a rug and covered the well, then spread grain on it so no one would notice anything out of the ordinary. Shortly, Absalom’s servants came to the woman’s house and asked her, “Have you seen Ahimaaz and Jonathan?”

The woman said, “They were headed toward the river.”

They looked but didn’t find them, and then went back to Jerusalem.

21 When the coast was clear, Ahimaaz and Jonathan climbed out of the well and went on to make their report to King David, “Get up and cross the river quickly; Ahithophel has given counsel against you!”

22 David and his whole army were soon up and moving and crossed the Jordan. As morning broke there was not a single person who had not made it across the Jordan.

23 When Ahithophel realized that his counsel was not followed, he saddled his donkey and left for his hometown. After making out his will and putting his house in order, he hanged himself and died. He was buried in the family tomb.

24-26 About the time David arrived at Mahanaim, Absalom crossed the Jordan, and the whole army of Israel with him. Absalom had made Amasa head of the army, replacing Joab. (Amasa was the son of a man named Ithra, an Ishmaelite who had married Abigail, daughter of Nahash and sister of Zeruiah, the mother of Joab.) Israel and Absalom set camp in Gilead.

27-29 When David arrived at Mahanaim, Shobi son of Nahash from Ammonite Rabbah, and Makir son of Ammiel from Lo Debar, and Barzillai the Gileadite from Rogelim brought beds and blankets, bowls and jugs filled with wheat, barley, flour, roasted grain, beans and lentils, honey, and curds and cheese from the flocks and herds. They presented all this to David and his army to eat, “because,” they said, “the army must be starved and exhausted and thirsty out in this wilderness.”

Nueva Biblia al Día

2 Samuel 17

1Además, Ajitofel le propuso a Absalón lo siguiente:

—Yo escogería doce mil soldados, y esta misma noche saldría en busca de David. Como él debe de estar cansado y sin ánimo, lo atacaría, le haría sentir mucho miedo y pondría en fuga al resto de la gente que está con él. Pero mataría solamente al rey, y los demás se los traería a Su Majestad. La muerte del hombre que usted busca dará por resultado el regreso de los otros,[a] y todo el pueblo quedará en *paz.

La propuesta le pareció acertada a Absalón, lo mismo que a todos los *ancianos de Israel, pero Absalón dijo:

—Llamemos también a Husay el arquita, para ver cuál es su opinión.

Cuando Husay llegó, Absalón le preguntó:

—¿Debemos adoptar el plan que Ajitofel nos ha propuesto? Si no, ¿qué propones tú?

—Esta vez el plan de Ajitofel no es bueno —respondió Husay—. Usted conoce bien a su padre David y a sus soldados: son valientes, y deben estar furiosos como una osa salvaje a la que le han robado su cría. Además, su padre tiene mucha experiencia como hombre de guerra y no ha de pasar la noche con las tropas. Ya debe de estar escondido en alguna cueva o en otro lugar. Si él ataca primero,[b] cualquiera que se entere dirá: “Ha habido una matanza entre las tropas de Absalón.” 10 Entonces aun los soldados más valientes, que son tan bravos como un león, se van a acobardar, pues todos los israelitas saben que David, su padre, es un gran soldado y cuenta con hombres muy valientes.

11 »El plan que yo propongo es el siguiente: Convoque Su Majestad a todos los israelitas que hay, desde Dan hasta Berseba. Son tan numerosos como la arena a la orilla del mar, y Su Majestad mismo debe dirigirlos en la batalla. 12 Atacaremos a David, no importa dónde se encuentre; caeremos sobre él como el rocío que cae sobre la tierra. No quedarán vivos ni él ni ninguno de sus soldados. 13 Y si llega a refugiarse en algún pueblo, todos los israelitas llevaremos sogas a ese lugar, y juntos arrastraremos a ese pueblo hasta el arroyo, de modo que no quede allí ni una piedra.

14 Absalón y todos los israelitas dijeron:

—El plan de Husay el arquita es mejor que el de Ajitofel.

Esto sucedió porque el Señor había determinado hacer fracasar el consejo de Ajitofel, aunque era el más acertado, y de ese modo llevar a Absalón a la ruina.

15 Entonces Husay les dijo a los sacerdotes Sadoc y Abiatar:

—Ajitofel les propuso tal y tal plan a Absalón y a los ancianos de Israel, pero yo les propuse este otro. 16 Dense prisa y mándenle este mensaje a David: “No pase Su Majestad la noche en los llanos del desierto; más bien, cruce de inmediato al otro lado, no vaya a ser que Su Majestad y quienes lo acompañan sean aniquilados.”

17 Jonatán y Ajimaz se habían quedado en Enroguel. Como no se podían arriesgar a que los vieran entrar en la ciudad, una criada estaba encargada de darles la información para que ellos se la pasaran al rey David. 18 Sin embargo, un joven los vio y se lo hizo saber a Absalón, así que ellos se fueron de allí en seguida. Cuando llegaron a la casa de cierto hombre en Bajurín, se metieron en un pozo que él tenía en el patio. 19 La esposa de aquel hombre cubrió el pozo y esparció trigo sobre la tapa. De esto nadie se enteró. 20 Al pasar los soldados de Absalón por la casa, le preguntaron a la mujer:

—¿Dónde están Jonatán y Ajimaz?

—Cruzaron el río[c] —respondió ella.

Los soldados salieron en busca de ellos, pero como no pudieron encontrarlos, regresaron a Jerusalén. 21 Después de que los soldados se fueron, Jonatán y Ajimaz salieron del pozo y se dirigieron adonde estaba David para ponerlo sobre aviso. Le dijeron:

—Crucen el río a toda prisa, pues Ajitofel ha aconsejado que los ataquen.

22 Por tanto, David y quienes lo acompañaban se fueron y cruzaron el Jordán antes de que amaneciera. Todos sin excepción lo cruzaron. 23 Ajitofel, por su parte, al ver que Absalón no había seguido su consejo, aparejó el asno y se fue a su pueblo. Cuando llegó a su casa, luego de arreglar sus asuntos, fue y se ahorcó. Así murió, y fue enterrado en la tumba de su padre.

24 David se dirigió a Majanayin, y Absalón lo siguió, cruzando el Jordán con todos los israelitas. 25 Ahora bien, en lugar de Joab, Absalón había nombrado general de su ejército a Amasá, que era hijo de un hombre llamado Itrá,[d] el cual era ismaelita[e] y se había casado con Abigaíl, hija de Najás y hermana de Sarvia, la madre de Joab. 26 Los israelitas que estaban con Absalón acamparon en el territorio de Galaad.

27 Cuando David llegó a Majanayin, allí estaban Sobí hijo de Najás, oriundo de Rabá, ciudad amonita; Maquir hijo de Amiel, que era de Lo Debar; y Barzilay el galaadita, habitante de Roguelín. 28 Éstos habían llevado camas, vasijas y ollas de barro, y también trigo, cebada, harina, grano tostado, habas, lentejas,[f] 29 miel, cuajada, queso de vaca y ovejas. Les ofrecieron esos alimentos a David y a su comitiva para que se los comieran, pues pensaban que en el desierto esta gente habría pasado hambre y sed, y estaría muy cansada.

Notas al pie

  1. 2 Samuel 17:3 La muerte … los otros. Texto de difícil traducción.
  2. 2 Samuel 17:9 Si él ataca primero. Alt. Cuando algunos de los hombres caigan en el primer ataque.
  3. 2 Samuel 17:20 Cruzaron el río. Alt. Pasaron por el redil hacia el agua.
  4. 2 Samuel 17:25 Itrá. También llamado Jeter (véase 1Cr 2:17).
  5. 2 Samuel 17:25 ismaelita (mss. de LXX; véase 1Cr 2:17); israelita (TM).
  6. 2 Samuel 17:28 lentejas (LXX y Siríaca); lentejas y grano tostado (TM).