Nueva Versión Internacional (Castilian)

Éxodo 20

Los Diez Mandamientos

1Dios habló, y dio a conocer todos estos mandamientos:

«Yo soy el Señor tu Dios. Yo te saqué de Egipto, del país donde eras esclavo.

»No tengáis otros dioses fuera[a] de mí.

»No te hagas ningún ídolo, ni nada que guarde semejanza con lo que hay arriba en el cielo, ni con lo que hay abajo en la tierra, ni con lo que hay en las aguas debajo de la tierra. No te inclines delante de ellos ni los adores. Yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso. Cuando los padres son malvados y me odian, yo castigo a sus hijos hasta la tercera y cuarta generación. Por el contrario, cuando me aman y cumplen mis mandamientos, les muestro mi amor por mil generaciones.

»No pronuncies el nombre del Señor tu Dios a la ligera. Yo, el Señor, no tendré por inocente a quien se atreva a pronunciar mi nombre a la ligera.

»Acuérdate del sábado, para consagrarlo. Trabaja seis días, y haz en ellos todo lo que tengas que hacer, 10 pero el día séptimo será un día de reposo para honrar al Señor tu Dios. No hagas en ese día ningún trabajo, ni tampoco tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tus animales, ni tampoco los extranjeros que vivan en tus ciudades.[b] 11 Acuérdate de que en seis días hizo el Señor los cielos y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, y que descansó el séptimo día. Por eso el Señor bendijo y consagró el día de reposo.

12 »Honra a tu padre y a tu madre, para que disfrutes de una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios.

13 »No mates.

14 »No cometas adulterio.

15 »No robes.

16 »No des falso testimonio en contra de tu prójimo.

17 »No codicies la casa de tu prójimo: No codicies su esposa, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni nada que le pertenezca.»

Reacción temerosa de los israelitas

18 Ante ese espectáculo de truenos y relámpagos, de sonidos de trompeta y de la montaña envuelta en humo, los israelitas temblaban de miedo y se mantenían a distancia. 19 Así que le suplicaron a Moisés:

—Háblanos tú, y te escucharemos. Si Dios nos habla, seguramente moriremos.

20 —No tengáis miedo —les respondió Moisés—. Dios ha venido a poneros a prueba, para que sientáis temor de él y no pequéis.

21 Entonces Moisés se acercó a la densa oscuridad en la que estaba Dios, pero los israelitas se mantuvieron a distancia.

El altar de piedra

22 El Señor le ordenó a Moisés:

«Diles lo siguiente a los israelitas: “Vosotros mismos habéis oído que os he hablado desde el cielo. 23 No me ofendáis; no os hagáis dioses de plata o de oro, ni los adoréis. 24 Hacedme un altar de tierra, y ofrecedme sobre él vuestros holocaustos y sacrificios de comunión, vuestras ovejas y vuestros toros. Yo vendré al lugar donde os pida invocar mi nombre, y os bendeciré. 25 Si me hacéis un altar de piedra, no lo construyáis con piedras labradas, pues las herramientas profanan la piedra. 26 Y no le pongáis escalones a mi altar, no sea que al subir se os vean los genitales.”

Notas al pie

  1. 20:3 fuera de mí. Lit. junto a mí.
  2. 20:10 en tus ciudades. Lit. dentro de tus puertas.

The Message

Exodus 20

11-2 God spoke all these words:

I am God, your God,
    who brought you out of the land of Egypt,
    out of a life of slavery.

No other gods, only me.

4-6 No carved gods of any size, shape, or form of anything whatever, whether of things that fly or walk or swim. Don’t bow down to them and don’t serve them because I am God, your God, and I’m a most jealous God, punishing the children for any sins their parents pass on to them to the third, and yes, even to the fourth generation of those who hate me. But I’m unswervingly loyal to the thousands who love me and keep my commandments.

No using the name of God, your God, in curses or silly banter; God won’t put up with the irreverent use of his name.

8-11 Observe the Sabbath day, to keep it holy. Work six days and do everything you need to do. But the seventh day is a Sabbath to God, your God. Don’t do any work—not you, nor your son, nor your daughter, nor your servant, nor your maid, nor your animals, not even the foreign guest visiting in your town. For in six days God made Heaven, Earth, and sea, and everything in them; he rested on the seventh day. Therefore God blessed the Sabbath day; he set it apart as a holy day.

12 Honor your father and mother so that you’ll live a long time in the land that God, your God, is giving you.

13 No murder.

14 No adultery.

15 No stealing.

16 No lies about your neighbor.

17 No lusting after your neighbor’s house—or wife or servant or maid or ox or donkey. Don’t set your heart on anything that is your neighbor’s.

18-19 All the people, experiencing the thunder and lightning, the trumpet blast and the smoking mountain, were afraid—they pulled back and stood at a distance. They said to Moses, “You speak to us and we’ll listen, but don’t have God speak to us or we’ll die.”

20 Moses spoke to the people: “Don’t be afraid. God has come to test you and instill a deep and reverent awe within you so that you won’t sin.”

21 The people kept their distance while Moses approached the thick cloud where God was.

22-26 God said to Moses, “Give this Message to the People of Israel: ‘You’ve experienced firsthand how I spoke with you from Heaven. Don’t make gods of silver and gods of gold and then set them alongside me. Make me an earthen Altar. Sacrifice your Whole-Burnt-Offerings, your Peace-Offerings, your sheep, and your cattle on it. Every place where I cause my name to be honored in your worship, I’ll be there myself and bless you. If you use stones to make my Altar, don’t use dressed stones. If you use a chisel on the stones you’ll profane the Altar. Don’t use steps to climb to my Altar because that will expose your nakedness.’”