Chinese Contemporary Bible (Traditional)

馬太福音 19

論休妻

1耶穌說完這番話,就離開加利利來到約旦河對岸的猶太地區。 有一大群人跟著祂,祂就在那裡醫好了他們的病。

有幾個法利賽人到耶穌那裡想試探祂,便問祂:「丈夫可以用任何理由休妻嗎?」

耶穌回答說:「你們沒有讀過嗎?太初,造物主造了男人和女人,並且說, 『因此,人要離開父母,與妻子結合,二人成為一體。』 這樣,夫妻不再是兩個人,而是一體了。因此,上帝配合的,人不可分開。」

他們追問:「那麼,為什麼摩西說,只要給妻子休書,就可以休她呢?」

耶穌說:「因為摩西知道你們鐵石心腸,所以才准你們休妻。但起初並不是這樣。 我告訴你們,除非是妻子不貞,否則,任何人休妻另娶,就是犯通姦罪[a]。」

10 門徒對耶穌說:「如果夫妻關係是這樣,還不如不結婚。」

11 耶穌說:「這話不是每個人都能接受的,只有那些得到這種恩賜的人才能接受。 12 人不結婚的原因很多,有些是因為先天的缺陷,有些是被人閹了,也有些是為了天國而自己放棄結婚的權利。誰能接受,就讓他接受吧。」

耶穌為小孩子祝福

13 有人帶著小孩子來見耶穌,請求耶穌為他們按手禱告,卻受到門徒的責備。

14 耶穌說:「讓小孩子到我這裡來,不要阻止他們,因為天國屬於這樣的人。」 15 於是祂為他們按手禱告,然後才離開那裡。

有錢的青年

16 有一個人來請教耶穌:「老師,我該做什麼善事才能獲得永生呢?」

17 耶穌說:「你為什麼問我做什麼善事?只有上帝是善的,你要得永生,就必須遵守祂的誡命。」

18 那人問:「什麼誡命呢?」

耶穌答道:「不可殺人,不可通姦,不可偷盜,不可作偽證, 19 要孝敬父母,並且愛鄰如己。」

20 那青年說:「這些我早已遵守了,還缺什麼呢?」

21 耶穌告訴他:「如果你想做到純全,就去變賣所有的產業,送給窮人,你就必有財寶存在天上,然後你來跟從我。」 22 那青年聽後,便憂傷地走了,因為他有許多產業。

23 事後,耶穌對門徒說:「我實在告訴你們,有錢人進天國很困難。 24 我再告訴你們,駱駝穿過針眼比有錢人進上帝的國還容易呢!」

25 門徒聽了,驚奇地問:「這樣,誰能得救呢?」

26 耶穌看著他們說:「對人而言,這不可能;但對上帝而言,凡事都可能。」

27 彼得問道:「你看,我們已經撇下一切來跟從你了,將來會有什麼獎賞呢?」

28 耶穌說:「我實在告訴你們,到萬物更新、人子坐在祂榮耀的寶座上時,你們這些跟從我的人也要坐在十二個寶座上,審判以色列的十二個支派。 29 無論誰為我的名而撇下房屋、弟兄、姊妹、父母、兒女或田地,都要得到百倍的賞賜,而且承受永生。 30 然而,許多為首的將要殿後,殿後的將要為首。」

Notas al pie

  1. 19·9 有古卷在此處有「娶被休女子的人也犯了通姦罪」。

Spanish, Castilian (La Nueva Biblia al Día)

Matthew 19

El divorcio

Mr 10:1-12

1Cuando Jesús terminó de decir estas cosas, salió de Galilea y se fue a la región de Judea, al otro lado del Jordán. “ 2Multitud de gente le seguía, y sanó a los enfermos.

3Varios fariseos se acercaron a Jesús, y le preguntaron para tenderle una trampa:

—¿Te parece lícito que el marido repudie a su esposa alegando una causa cualquiera?

4Él les respondió:

—¿Acaso no habéis leído en las Escrituras que Dios, al principio, creó al hombre y a la mujer? 5Por esa razón, el hombre debe dejar a su padre y a su madre para unirse a su esposa; y en su unión dejan de ser dos, para ser ambos como uno solo. 6Así pues, ya no son dos, sino tan sólo uno. Por tanto, lo que Dios unió no debe separarlo el hombre.

7Le preguntaron:

—Entonces, ¿por qué dice Moisés que un hombre puede repudiar a su esposa, siempre que le otorgue la correspondiente carta de divorcio?

8Él contestó:

—En el principio las cosas no fueron así; pero por la dureza de vuestro corazón consintió Moisés que repudiaseis a vuestras esposas. 9Pero yo os digo que, si un hombre repudia a su esposa (salvo por causa de infidelidad conyugal), adultera si se casa con otra.

10Entonces los discípulos le dijeron:

—Si esa es la situación del marido respecto de su esposa, mejor será no casarse.

11Él les dijo:

—No todos pueden recibir esto, sino solamente aquellos a los que se ha concedido el don. 12Hay quienes no se casan porque nacieron incapacitados para el matrimonio; a otros, los hombres los incapacitaron, y otros se incapacitaron a sí mismos por amor al reino de los cielos. El que pueda aceptar esto, que lo acepte.

Jesús y los niños

Mr 10:13-16; Lc 18:15-17

13Le llevaron entonces varios niños, para que pusiera las manos sobre ellos y orara en su favor; pero los discípulos empezaron a reprender a quienes los llevaban.

14Jesús les dijo:

—Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis, porque de ellos es el reino de los cielos.

15Entonces los bendijo poniendo las manos sobre ellos. Luego se fue de allí.

El joven rico

Mr 10:17-30; Lc 18:18-30

16En cierto momento, uno se acercó a Jesús y le preguntó:

—Maestro, para obtener la vida eterna, ¿qué de bueno debo hacer?

17Él le dijo:

—¿Por qué me preguntas acerca de lo bueno? Solamente uno, Dios, es bueno. Ahora bien, si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.

18—¿Cuáles? —le preguntó.

Jesús le dijo:

—No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falsos testimonios. 19Honra a tu padre y a tu madre. Y además: Amarás a tu prójimo como te amas a ti mismo.

20Aquel hombre, que era joven, le dijo:

—Siempre he guardado esos mandamientos. ¿Qué otras cosas he de hacer?

21—Mira —le dijo Jesús—, si quieres ser perfecto, vete ahora, vende todo lo que tienes y reparte el dinero entre los pobres; así tendrás un tesoro en el cielo. Cuando hayas hecho eso, ven y sígueme.

22Al oir estas palabras, el joven se fue triste, porque era muy rico.

23Jesús comentó el caso con sus discípulos, diciendo:

—Os aseguro que a un rico le será muy difícil entrar en el reino de los cielos. 24Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de los cielos. 25—Siendo así, ¿quién podrá salvarse? —le preguntaron los discípulos llenos de asombro.

26Jesús, mirándolos fijamente, les dijo:

—Para cualquier ser humano, eso es algo imposible; pero nada hay imposible para Dios.

27—Y nosotros, que lo abandonamos todo por seguirte —dijo Pedro—, ¿qué obtendremos a cambio?

28Jesús le respondió:

—Mirad, yo os aseguro que vosotros, los que me habéis seguido, cuando venga el día en que todas las cosas sean hechas nuevas y en que el Hijo del hombre se siente en su trono glorioso, os sentaréis también en doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel. 29Y cualquiera que por mi causa haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o tierras, recibirá entonces cien veces lo que haya dejado, y además recibirá como en herencia la vida eterna. 30Pero muchos que ahora son primeros serán entonces los últimos; y muchos que ahora son últimos, entonces serán los primeros.