Chinese Contemporary Bible (Traditional)

撒母耳記上 22

掃羅殘殺祭司

1大衛離開迦特,逃到亞杜蘭洞。他的兄弟和親屬知道後,都來到他那裡, 所有受壓迫的、負債的和心懷不滿的人都紛紛來投奔他。大衛就做了他們的首領,跟隨他的有四百多人。 後來,大衛到摩押的米斯巴去,請求摩押王收留他的父母,直到他明白上帝給他的安排為止。 大衛把父母留在了摩押王那裡。在大衛住堡壘期間,他的父母一直住在摩押。 迦得先知吩咐大衛離開堡壘回猶大去,大衛就動身前往哈列的樹林。

當時,掃羅正在基比亞的拉瑪,坐在垂絲柳下,手中拿著矛,臣僕侍立在左右。他得知大衛一行人的行蹤後, 就對左右的臣僕說:「便雅憫人啊,你們聽著!難道耶西的兒子會給你們田地和葡萄園嗎?他能立你們做千夫長和百夫長嗎? 為什麼你們一同謀害我?我的兒子跟耶西的兒子立約,沒有人告訴我。就是今天我的兒子鼓動我的臣僕來謀害我,也沒有人關心我,告訴我。」 以東人多益正站在掃羅的臣僕中,他說:「我在挪伯親眼看見耶西的兒子到了亞希突的兒子亞希米勒那裡。 10 亞希米勒為他求問耶和華,給他食物,還把非利士人歌利亞的刀給了他。」

11 於是,掃羅派人把挪伯的祭司——亞希突的兒子亞希米勒及其家人都召來。他們都來到王面前。 12 掃羅說:「亞希突的兒子,聽著!」亞希米勒答道:「我主啊,我在這裡。」 13 掃羅說:「你為什麼和耶西的兒子一同謀害我?你為什麼把食物和刀給他,又為他求問耶和華,使他像今天這樣背叛我,伺機害我呢?」 14 亞希米勒答道:「王的臣僕中有誰像大衛那樣忠心呢?他是王的女婿,又是王的護衛長,在王室中受尊重。 15 那也不是我第一次為他求問耶和華,求王不要因這事加罪於我或我的家人,因為我根本不知道謀反的事。」 16 王卻說:「亞希米勒啊,你和你全家都必死無疑!」 17 他就命令身旁的護衛,說:「把這些耶和華的祭司殺掉,因為他們跟大衛同謀,明知道大衛在潛逃,卻不來告訴我。」掃羅的臣僕不願意下手殺害耶和華的祭司。 18 掃羅就對多益說:「你去把祭司殺掉!」以東人多益就殺了他們。那天,他下手殺了八十五個穿細麻布以弗得的祭司。 19 他又把祭司城挪伯的男女老少、牛羊和驢全部殺掉。

20 只有亞希米勒的一個兒子亞比亞他逃出去,投奔了大衛。 21 亞比亞他把掃羅屠殺耶和華祭司的事告訴了大衛, 22 大衛說:「那天我見以東人多益在那裡,就知道他一定會告訴掃羅。是我連累了你父親一家。 23 你就放心留在我這裡,不要害怕,誰想殺你,就是想殺我。你在我這裡很安全。」

Nueva Versión Internacional (Castilian)

1 Samuel 22

David huye a Adulán y a Mizpa

1David se fue de Gat y huyó a la cueva de Adulán. Cuando sus hermanos y el resto de la familia se enteraron, fueron a verlo allí. Además, se le unieron muchos otros que estaban en apuros, cargados de deudas o amargados. Así, David llegó a tener bajo su mando a unos cuatrocientos hombres.

De allí se dirigió a Mizpa, en Moab, y le pidió al rey de ese lugar: «Deja que mis padres vengan a vivir entre vosotros hasta que yo sepa lo que Dios quiere de mí.» Fue así como dejó a sus padres con el rey de Moab, y ellos se quedaron allí todo el tiempo que David permaneció en su refugio.

Pero el profeta Gad le dijo a David: «No te quedes en el refugio. Es mejor que regreses a la tierra de Judá.» Entonces David se fue de allí, y se metió en el bosque de Jaret.

Saúl elimina a los sacerdotes de Nob

Mientras Saúl estaba sentado a la sombra de un tamarisco que había en la colina de Guibeá, se enteró de que David y sus hombres habían sido localizados. Tenía Saúl su lanza en la mano, y lo rodeaban todos sus oficiales, a quienes les dijo:

—¡Poned atención, hombres de Benjamín! ¿También vosotros creéis que el hijo de Isaí os va a dar tierras y viñedos, y que a todos os va a nombrar jefes de mil y de cien soldados? ¡Ahora veo por qué todos vosotros conspiráis contra mí, y por qué nadie me informa del pacto que mi hijo ha hecho con el hijo de Isaí! Nadie se ha tomado la molestia de avisarme que mi propio hijo instiga a uno de mis súbditos a que se subleve y me aceche, como en realidad está pasando.

Doeg el edomita, que se encontraba entre los oficiales de Saúl, le dijo:

—Yo vi al hijo de Isaí reunirse en Nob con Ajimélec hijo de Ajitob. 10 Ajimélec consultó al Señor por David y le dio provisiones, y hasta le entregó la espada de Goliat.

11 Entonces el rey mandó llamar al sacerdote Ajimélec hijo de Ajitob, y a todos sus parientes, que eran sacerdotes en Nob. Cuando llegaron, 12 Saúl le dijo:

—Escucha, hijo de Ajitob.

—Diga, mi señor —respondió Ajimélec.

13 —¿Por qué tú y el hijo de Isaí conspiráis contra mí? —le preguntó Saúl—. Le diste comida y una espada. También consultaste a Dios por él para que se subleve y me aceche, como en realidad está pasando.

14 Ajimélec le respondió al rey:

—¿Quién entre todos los oficiales del rey es tan fiel como tu yerno David, jefe de la guardia real y respetado en el palacio? 15 ¿Es acaso ésta la primera vez que consulto a Dios por él? ¡Claro que no! No debiera el rey acusarnos ni a mí ni a mi familia, pues de este asunto tu siervo no sabe absolutamente nada.

16 —¡Te llegó la hora, Ajimélec! —replicó el rey—. ¡Y no sólo a ti sino a toda tu familia!

17 De inmediato el rey ordenó a los guardias que lo acompañaban:

—¡Matad a los sacerdotes del Señor, que ellos también se han puesto de parte de David! Sabían que estaba huyendo, y sin embargo no me lo dijeron.

Pero los oficiales del rey no se atrevieron a levantar la mano en contra de los sacerdotes del Señor. 18 Así que el rey le ordenó a Doeg:

—¡Pues mátalos tú!

Entonces Doeg el edomita se lanzó contra ellos y los mató. Aquel día mató a ochenta y cinco hombres que tenían puesto el efod de lino. 19 Luego fue a Nob, el pueblo de los sacerdotes, y mató a filo de espada a hombres y mujeres, a niños y recién nacidos, y hasta los bueyes, asnos y ovejas.

20 Sin embargo, un hijo de Ajimélec, llamado Abiatar, logró escapar y huyó hasta encontrarse con David. 21 Cuando le informó que Saúl había matado a los sacerdotes del Señor, 22 David le respondió:

—Ya desde aquel día, cuando vi a Doeg en Nob, sabía yo que él le avisaría a Saúl. Yo tengo la culpa de que hayan muerto todos tus parientes. 23 Pero no tengas miedo. Quédate conmigo, que aquí estarás a salvo. Quien quiera matarte tendrá que matarme a mí.