Chinese Contemporary Bible (Simplified)

那鸿书 2:1-13

尼尼微的覆灭

1尼尼微啊,

攻击者已经向你扑来。

你要进驻堡垒,

把守道路,

集中全力,

准备上阵!

2虽然掳掠者曾掳掠雅各

掳掠以色列

毁坏他们的葡萄树枝,

但耶和华必恢复雅各的荣耀,

恢复以色列的荣耀。

3他的勇士手持红色盾牌,

他的士兵身穿朱红战衣。

整装待发之日,

战车铁光闪闪,

松木矛枪在空中挥舞。

4战车在街道上狂奔,

在广场上横冲直撞,

亮如火炬,疾似闪电。

5亚述王召集将领,

他们一路跌跌撞撞,

奔上城墙,架起防御盾牌。

6河闸大开,王宫坍塌。

7王后赤身被掳;

宫女捶胸悲泣,

像鸽子一样哀鸣。

8尼尼微城自古以来就像聚水的池子,

如今居民却像泄漏的池水四散奔逃。

虽有人喊:“站住!站住!”

却无人回头。

9抢银子吧!抢金子吧!

城里有无尽的财富和数不清的宝物。

10尼尼微被洗劫一空!

被洗劫一空!

一片荒凉!

人们胆战心惊,双膝哆嗦,

浑身发抖,面色苍白。

11如今那狮子的洞穴,

那喂养壮狮的地方在哪里呢?

从前,雄狮、母狮和幼狮曾在那里出入,

无人惊扰。

12雄狮为幼狮撕碎充足的食物,

为母狮掐死猎物,

洞穴里堆满猎物,

堆满撕碎的肉。

13万军之耶和华说:

“我要与你为敌,

烧毁你的战车,

使刀剑吞噬你的壮狮;

我要使你无法再掳掠他国,

你使者的声音将从此消逝。”

Nueva Versión Internacional

Nahúm 2:1-13

La destrucción de Nínive

1Nínive, un destructor avanza contra ti,

así que monta guardia en el terraplén,

vigila el camino, renueva tus fuerzas,

acrecienta tu poder.

2Porque el Señor restaura la majestad de Jacob,

como la majestad de Israel,

pues los destructores lo han arrasado;

han arruinado sus sarmientos.

3Rojo es el escudo de sus valientes;

de púrpura se visten los guerreros.

El metal de sus carros brilla como fuego

mientras se alistan para la batalla

y los guerreros agitan sus lanzas.

4Desaforados corren los carros por las calles,

irrumpen con violencia por las plazas.

Son como antorchas de fuego,

como relámpagos zigzagueantes.

Caída y saqueo de Nínive

5Convoca el rey de Nínive a sus tropas escogidas,

que en su carrera se atropellan.

Se lanzan contra la muralla

para levantar la barricada,

6pero se abren las compuertas de los ríos

y el palacio se derrumba.

7Ya está decidido:

la ciudad2:7 ciudad. Alt. reina. será llevada al exilio.

Gimen sus criadas como palomas,

y se golpean el pecho.

8Nínive es como un estanque roto

cuyas aguas se derraman.

«¡Deténganse! ¡Deténganse!», les gritan,

pero nadie vuelve atrás.

9¡Saqueen la plata!

¡Saqueen el oro!

El tesoro es inagotable,

y abundan las riquezas y los objetos preciosos.

10¡Destrucción, desolación, devastación!

Desfallecen los corazones,

tiemblan las rodillas,

se estremecen los cuerpos,

palidecen los rostros.

La bestia salvaje morirá

11¿Qué fue de la guarida de los leones

y de la cueva de los leoncillos,

donde el león, la leona y sus cachorros

se guarecían sin que nadie los perturbara?

12¿Qué fue del león,

que despedazaba para sus crías

y estrangulaba para sus leonas,

que llenaba de presas su caverna

y de carne su guarida?

13«Pero ahora yo vengo contra ti

—afirma el Señor omnipotente—.

Reduciré a cenizas tus carros de guerra

y mataré a filo de espada a tus leoncillos.

Pondré fin en el país a tus rapiñas,

y no volverá a oírse la voz de tus mensajeros».