Chinese Contemporary Bible (Simplified)

耶利米书 25

预言被掳七十年

1犹大王约西亚的儿子约雅敬执政第四年,即巴比伦王尼布甲尼撒元年,耶和华告诉了耶利米有关犹大百姓的事。 耶利米先知对犹大人和耶路撒冷的居民说: “从犹大王亚们的儿子约西亚执政第十三年,到今天已有二十三年。在这期间,我不断把耶和华对我说的话传给你们,你们却充耳不闻。 耶和华屡次差遣祂的仆人——众先知警告你们,你们却充耳不闻,毫不理会。 他们对你们说,‘要改邪归正,停止作恶,以便可以永远住在耶和华赐给你们和你们祖先的土地上。 不要随从、供奉、祭拜其他神明,不要制造神像惹耶和华发怒,免得祂惩罚你们。’” 耶和华说:“然而,你们不听我的话,制造神像惹我发怒,自招惩罚。”

因此,万军之耶和华说:“由于你们不遵行我的命令, 我要召集北方各族和我的仆人巴比伦王尼布甲尼撒,去攻击这片土地和其中的居民以及周围各国。我要彻底毁灭他们,使他们的下场很可怕、令人嗤笑、土地永远荒凉。这是耶和华说的。 10 我要使他们的欢乐声、新郎新娘的欢笑声、推磨声和灯光都消失。 11 整片土地要变得荒凉可怕,他们要臣服于巴比伦王七十年。 12 七十年后,我要报应巴比伦王和他国民迦勒底人的罪,使他们的土地永远荒凉。这是耶和华说的。 13 我借耶利米所说有关列国的预言都记在这书上了,我的话必应验在他们的土地上。 14 他们必受许多国家和强大君王的奴役,我要按他们的所作所为报应他们。”

上帝审判列国

15 以色列的上帝耶和华对我说:“你从我手中接过这盛满我烈怒的酒杯,到我差遣你去的国家给他们喝。 16 他们喝了这杯烈怒后必东倒西歪、行为疯狂,因为我要使战祸临到他们。” 17 于是,我从耶和华手中接过杯,奉祂的差遣到列国去给他们喝。 18 我给耶路撒冷和犹大的城邑,以及犹大的君王和官员喝这杯烈怒,使他们的城邑沦为废墟,令人惊惧,被嘲笑和咒诅,正如今日一样。 19 喝这杯烈怒的还有埃及王法老及其王公大臣和全体百姓, 20 他们当中所有的外族人,乌斯的众王和统治亚实基伦、迦萨、以革伦以及亚实突余民的非利士众王, 21 以东、摩押和亚扪人, 22 泰尔的众王、西顿的众王和海岛上的众王, 23 底但、提玛、布斯和所有剃鬓发的人, 24 阿拉伯的众王和荒野各族的诸王, 25 心利的众王、以拦的众王和玛代的众王, 26 北方诸王——无论远近、一个接一个,以及天下万国,最后是巴比伦王。 27 耶和华对我说:“你要告诉他们,以色列的上帝——万军之耶和华说,‘你们要喝这杯烈怒,喝得大醉、呕吐、倒地不起,因为我要使战争临到你们。’ 28 如果他们不肯从你手中接过杯来喝,你就告诉他们,万军之耶和华说,‘你们必须喝! 29 看啊,我已在属我的城中降下灾祸,难道你们可以逃脱惩罚吗?你们必逃不过惩罚,因为我要使战争临到天下万民。’这是万军之耶和华说的。 30 耶利米啊,你要告诉他们这些预言,

“‘耶和华要在高天怒吼,
从祂的圣所发出雷鸣;
祂要向祂的子民怒吼,
向地上的居民吶喊,
好像踩踏葡萄的人一样。
31 耶和华的声音传到地极,
因为祂要指控列国,审判万民,
使恶人丧身刀下。
这是耶和华说的。’”

32 万军之耶和华说:
“看啊,灾难正蔓延到列国,
有暴风从地极卷起。”

33 到那日,遍地都是被耶和华杀戮的人,无人哀悼、收殓和埋葬,他们好像地上的粪便。

34 你们这群牧人啊,要悲哀哭泣!
你们这群百姓的首领啊,
要在灰尘中伤心地打滚!
因为你们被宰杀、驱散的时候到了,
你们将像精美的器皿一样被摔得粉碎。
35 牧人必无路可逃,
百姓的首领必无处藏身。
36 听听牧人的哭喊,
百姓首领的哀号吧,
因为耶和华正在毁灭他们的家园。
37 因为耶和华的烈怒,
宁静的草场变得一片荒凉。
38 耶和华离开了祂的居所,
就像狮子离开了洞穴。
他们的土地因刀剑的蹂躏和耶和华的烈怒而一片荒凉。

Nueva Versión Internacional

Jeremías 25

Setenta años de cautiverio

1Esta es la palabra que vino a Jeremías con relación a todo el pueblo de Judá. La recibió en el año cuarto del reinado de Joacim hijo de Josías, rey de Judá, es decir, durante el año primero del reinado de Nabucodonosor, rey de Babilonia. El profeta Jeremías les dijo lo siguiente a todo el pueblo de Judá y a todos los habitantes de Jerusalén: «Desde el año trece de Josías hijo de Amón, rey de Judá, hasta el día de hoy —¡y conste que ya han pasado veintitrés años!—, el Señor me ha dirigido su palabra, y yo les he hablado en repetidas ocasiones, pero ustedes no me han hecho caso.

»Además, una y otra vez el Señor les ha enviado a sus siervos los profetas, pero ustedes no los han escuchado ni les han prestado atención. Ellos los exhortaban: “Dejen ya su mal camino y sus malas acciones. Así podrán habitar en la tierra que, desde siempre y para siempre, el Señor les ha dado a ustedes y a sus antepasados. No vayan tras otros dioses para servirles y adorarlos; no me irriten con la obra de sus manos, y no les haré ningún mal”.

»Pero ustedes no me obedecieron —afirma el Señor—, sino que me irritaron con la obra de sus manos, para su propia desgracia.

»Por eso, así dice el Señor Todopoderoso: “Por cuanto no han obedecido mis palabras, yo haré que vengan todos los pueblos del norte, y también mi siervo Nabucodonosor, rey de Babilonia. Los traeré contra este país, contra sus habitantes y contra todas las naciones vecinas, y los destruiré por completo: ¡los convertiré en objeto de horror, de burla y de eterna desolación! —afirma el Señor—. 10 Haré que desaparezcan entre ellos los gritos de gozo y alegría, los cantos de bodas, el ruido del molino y la luz de la lámpara. 11 Todo este país quedará reducido a horror y desolación, y estas naciones servirán al rey de Babilonia durante setenta años”.

12 »Pero, cuando se hayan cumplido los setenta años, yo castigaré por su iniquidad al rey de Babilonia y a aquella nación, país de los caldeos, y los convertiré en desolación perpetua —afirma el Señor—. 13 Haré que vengan sobre ese país todas las amenazas que le anuncié, y todo lo que está registrado en este libro y que Jeremías ha profetizado contra las naciones. 14 Los caldeos, a su vez, caerán bajo el yugo de muchas naciones y reyes poderosos. Así les daré lo que merecen su conducta y sus hechos».

15 El Señor, el Dios de Israel, me dijo: «Toma de mi mano esta copa del vino de mi ira, y dásela a beber a todas las naciones a las que yo te envíe. 16 Cuando ellas la beban, se tambalearán y perderán el juicio, a causa de la espada que voy a enviar contra ellos».

17 Tomé de la mano del Señor la copa, y se la di a beber a todas las naciones a las cuales el Señor me envió: 18 a Jerusalén y a las ciudades de Judá, a sus reyes y a sus jefes, para convertirlos en ruinas, en motivo de horror, burla y maldición, como hoy se puede ver. 19 También se la di a beber al faraón, rey de Egipto, y a sus siervos y jefes y a todo su pueblo; 20 a todos los forasteros, a todos los reyes del país de Uz, y a todos los reyes del país de los filisteos: a los de Ascalón, Gaza y Ecrón, y a los sobrevivientes de Asdod; 21 a Edom y Moab, y a los hijos de Amón; 22 a todos los reyes de Tiro y de Sidón; a todos los reyes de las costas al otro lado del mar; 23 a Dedán, Temá y Buz; a todos los pueblos que se rapan las sienes; 24 a todos los reyes de Arabia; a todos los reyes de las diferentes tribus del desierto; 25 a todos los reyes de Zimri, Elam y Media; 26 a todos los reyes del norte, cercanos o lejanos entre sí, y a todos los reinos que están sobre la faz de la tierra. Y después de ellos beberá el rey de Sesac.[a]

27 «Tú les dirás: “Así dice el Señor Todopoderoso, el Dios de Israel: ‘Beban, emborráchense, vomiten y caigan para no levantarse más, por causa de la espada que estoy por mandar contra ustedes’ ”. 28 Pero, si se niegan a tomar de tu mano la copa y beberla, tú les dirás: “Así dice el Señor Todopoderoso: ‘¡Tendrán que beberla!’ 29 Desataré calamidades contra la ciudad que lleva mi nombre. ¿Y creen ustedes que no los voy a castigar? Al contrario, serán castigados —afirma el Señor Todopoderoso—, porque yo desenvaino la espada contra todos los habitantes de la tierra”.

30 »Tú, Jeremías, profetiza contra ellos todas estas palabras:

»“Ruge el Señor desde lo alto;
    desde su santa morada hace tronar su voz.
Ruge violento contra su rebaño;
    grita como los que pisan la uva,
    contra todos los habitantes del mundo.
31 El estruendo llega hasta los confines de la tierra,
    porque el Señor litiga contra las naciones;
enjuicia a todos los mortales,
    y pasa por la espada a los malvados”»,
            afirma el Señor.

32 Así dice el Señor Todopoderoso:

«La calamidad se extiende de nación en nación;
    una terrible tempestad se desata
    desde los confines de la tierra».

33 En aquel día, las víctimas del Señor quedarán tendidas de un extremo a otro de la tierra. Nadie las llorará ni las recogerá ni las enterrará; se quedarán sobre la faz de la tierra, como el estiércol.

34 Giman, pastores, y clamen;
    revuélquense en el polvo, jefes del rebaño,
porque les ha llegado el día de la matanza;
    serán dispersados, y caerán como carneros escogidos.[b]
35 Los pastores no tendrán escapatoria;
    no podrán huir los jefes del rebaño.
36 Escuchen el clamor de los pastores
    y el gemido de los jefes del rebaño,
    porque el Señor destruye sus pastizales.
37 Las hermosas praderas son asoladas,
    a causa de la ardiente ira del Señor.
38 Como león que deja abandonada su guarida,
    el Señor ha dejado desolado su país,
a causa de la espada[c] devastadora,
    a causa de la ardiente ira del Señor.

Notas al pie

  1. 25:26 Sesac es un criptograma que alude a Babilonia.
  2. 25:34 carneros escogidos (LXX); vasijas escogidas (TM).
  3. 25:38 la espada (mss. hebreos, LXX y Targum; véanse también Jer 46:16 y 50:16); la ira (TM).