Chinese Contemporary Bible (Simplified)

耶利米书 24

两筐无花果的比喻

1巴比伦王尼布甲尼撒从耶路撒冷把犹大王约雅敬的儿子耶哥尼雅、犹大的官员、技工和工匠掳到巴比伦以后,耶和华使我看见两筐无花果放在祂的殿前。 一筐无花果极好,好像初熟的果子;另一筐则坏得不能吃。 耶和华问我:“耶利米啊,你看见什么?”我回答说:“无花果。好的好极了,坏的坏得不能吃。”

耶和华便对我说: “以色列的上帝耶和华这样说,‘那些从这里被掳到迦勒底的犹大人在我眼中是好无花果。 我要眷顾他们,带他们回到这里。我要使他们兴起,不再毁灭他们;我要栽培他们,不再铲除他们; 我要赐给他们一颗心,使他们认识我是耶和华。他们要做我的子民,我要做他们的上帝,因为他们必全心全意地归向我。’ 至于那些坏得不能吃的无花果,耶和华这样说,‘犹大王西底迦及其官员,以及留在耶路撒冷和埃及的人在我眼中就像坏得不能吃的无花果。我必丢弃他们, 使他们的遭遇令天下万国惊惧。在我流放他们去的地方,他们必受凌辱、嘲笑、讥讽和咒诅。 10 我要使战争、饥荒和瘟疫临到他们,直到他们在我赐给他们和他们祖先的土地上灭亡。’”

Nueva Versión Internacional (Castilian)

Jeremías 24

Dos canastas de higos

1Después de que Nabucodonosor, rey de Babilonia, deportó de Jerusalén a Jeconías hijo de Joacim, rey de Judá, junto con los jefes de Judá y con los artesanos y herreros, el Señor me mostró dos canastas de higos colocadas frente al templo del Señor. Una de ellas tenía higos muy buenos, como los que maduran primero; la otra tenía higos muy malos, tan malos que no se podían comer.

Entonces el Señor me preguntó: «¿Qué ves, Jeremías?» Yo respondí: «Veo higos. Unos están muy buenos, pero otros están tan malos que no se pueden comer».

Y la palabra del Señor vino a mí: «Así dice el Señor, el Dios de Israel: “A los deportados de Judá, que envié de este lugar al país de los babilonios, los consideraré como a estos higos buenos. Los miraré favorablemente, y los haré volver a este país. Los edificaré y no los derribaré, los plantaré y no los arrancaré. Les daré un corazón que me conozca, porque yo soy el Señor. Ellos serán mi pueblo, y yo seré su Dios, porque volverán a mí de todo corazón.

»”Pero a Sedequías, rey de Judá, y a sus jefes y a los sobrevivientes de Jerusalén —lo mismo a los que se quedaron en este país como a los que viven en Egipto— los trataré como a los higos malos, que de tan malos no se pueden comer —afirma el Señor—. Los convertiré en motivo de espanto y de calamidad, para todos los reinos de la tierra. En todos los lugares por donde yo los disperse, serán objeto de escarnio, desprecio, burla y maldición. 10 Enviaré contra ellos espada, hambre y pestilencia, hasta que sean exterminados de la tierra que les di a ellos y a sus antepasados”».