Chinese Contemporary Bible (Simplified)

约珥书 2:1-32

耶和华审判的日子

1你们要在锡安吹响号角,

在我的圣山上发出警讯,

地上的居民都要战抖,

因为耶和华的日子将要来临,

已经近了。

2那将是乌云密布、

天昏地暗的日子。

来了一支空前绝后、强盛无比的蝗虫大军,

它们像曙光一样布满山头。

3它们的前队如火燎原,

后队如熊熊烈焰。

它们未到以前,

大地美得像伊甸园;

它们过去之后,

大地变成一片荒场。

地上的一切都逃不过这一场浩劫。

4它们的形状像马,

快速奔驰如战马,

5在山岭上跳跃奔腾,

如隆隆战车,

好像烈火吞噬干草的声音,

又如大军摆开阵式准备打仗。

6它们一来,百姓就惊慌失措,

面如死灰。

7它们快速奔跑像勇士,

攀登城墙如战士,

有条不紊地前进。

8队伍整齐,各行其道,

势如破竹,无坚不摧。

9它们冲向城邑,蹿上城墙,

爬进房屋,

如盗贼般破窗而入。

10所到之处,

天摇地动,

日月昏暗,

星辰无光。

11耶和华向祂的军队发号施令,

祂的队伍不计其数,

执行祂命令的是一支劲旅。

耶和华的日子伟大而可畏,

谁能承受得住呢?

呼吁人民悔改

12耶和华说:

“现在,你们要禁食、哭泣、哀号,

全心回转归向我。”

13你们要撕心般地悔改,

而不是撕裂衣服。

归向你们的上帝耶和华吧,

因为祂有恩典和怜悯,

不轻易发怒,

有无限的慈爱,

不忍心降灾祸。

14谁知道呢?

或许祂转念心生怜悯,

给你们留下祝福,

使你们可以再次向你们的上帝耶和华献上素祭和奠祭。

15要在锡安山吹响号角,

宣布禁食的日子,

举行庄严的聚会。

16要招聚老人,聚集孩童,

包括吃奶的婴儿;

要吩咐新郎出洞房、

新娘出内室;

要召集全体人民,

让他们洁净自己。

17让事奉耶和华的祭司站在圣殿门廊和祭坛中间,

哭泣恳求说:

“耶和华啊,

求你顾惜你的子民,

不要让外族人侮辱、

讥笑你的产业说,

‘你们的上帝在哪里呢?’”

再赐祝福

18耶和华为自己的土地发热心,

祂怜悯自己的子民。

19祂回应他们说:

“我必赐五谷、新酒和油给你们,

使你们饱足,

不再让你们受列国的羞辱。

20我要赶出从北方来的军队,

把他们驱逐到一个干旱荒芜的地方,

把他们的领头部队赶进死海,

再把他们的殿后部队赶进地中海,

那时他们必臭气冲天、

腥味腾空,

因为耶和华为你们行了大事。”

21大地啊,不用惧怕,

倒要欢喜快乐;

因为耶和华行了大事。

22田野的走兽啊,不要惧怕,

因为绿草铺遍了原野,

树木也结满了果子,

无花果树和葡萄树都结实累累。

23锡安的人民啊,

你们应当欢喜快乐,

从你们的上帝耶和华那里得到喜乐。

因为祂按时2:23 按时”希伯来文是“按公义”。降下甘霖,

像从前一样赐给你们秋雨、

春雨。

24麦场必堆满五谷,

酒槽里的酒和油槽里的油必满溢。

25“我派蝻虫、蚱蜢、蚂蚱

和蝗虫大军在那些年所吃掉的,

我要补偿你们。

26你们必吃得饱足,

并赞美你们的上帝耶和华的名,

因祂为你们行了奇事。

我的子民永远不会再蒙羞。

27这样,你们就知道我在以色列

知道我是你们的上帝耶和华,

除我以外别无他神。

我的子民永远不会再蒙羞。

28“以后,我要将我的灵浇灌所有的人。

你们的儿女要说预言,

老人要做异梦,

青年要见异象。

29在那些日子,

我要将我的灵浇灌我的仆人和婢女。

30“我要在天上地下行奇事,你们将看见血、火和烟柱。 31太阳要变得昏暗,月亮要变得血红。在耶和华伟大而可畏的日子来临以前,这些事都会发生。 32那时候,凡求告耶和华之名的人都必得救,因为在锡安山,在耶路撒冷城,必有逃脱灾难的人,耶和华所呼召的人必幸存下来,正如耶和华所言。”

Nueva Versión Internacional (Castilian)

Joel 2:1-32

Un ejército de langostas

1Tocad la trompeta en Sión;

dad la voz de alarma en mi santo monte.

Tiemblen todos los habitantes del país,

pues ya viene el día del Señor;

en realidad ya está cerca.

2Día de tinieblas y oscuridad,

día de nubes y densos nubarrones.

Como la aurora que se extiende sobre los montes,

así avanza un pueblo fuerte y numeroso,

pueblo como nunca lo hubo en la antigüedad

ni lo habrá en las generaciones futuras.

3El fuego devora delante de ellos;

detrás, las llamas lo queman todo.

Antes de su llegada, el país se parece al jardín del Edén;

después, queda un desolado desierto;

¡nada escapa a su poder!

4Tienen aspecto de caballos;

galopan como corceles.

5Y al saltar sobre las cumbres de los montes,

producen un estruendo como el de carros de guerra,

como el crepitar del fuego al consumir la hojarasca.

¡Son como un ejército poderoso en formación de batalla!

6Ante él se estremecen las naciones;

todo rostro palidece.

7Atacan como guerreros,

escalan muros como soldados.

Cada uno mantiene la marcha

sin romper la formación.

8No se atropellan entre sí;

cada uno marcha en línea.

Se lanzan entre las flechas

sin romper filas.

9Se abalanzan contra la ciudad,

arremeten contra los muros,

trepan por las casas,

se meten por las ventanas como ladrones.

10Ante este ejército tiembla la tierra

y se estremece el cielo,

el sol y la luna se oscurecen

y las estrellas dejan de brillar.

11Truena la voz del Señor

al frente de su ejército;

son innumerables sus tropas

y poderosos los que ejecutan su palabra.

El día del Señor es grande y terrible.

¿Quién lo podrá resistir?

Exhortación al arrepentimiento

12«Ahora bien —afirma el Señor—,

volveos a mí de todo corazón,

con ayuno, llantos y lamentos».

13Rasgaos el corazón

y no las vestiduras.

Volveos al Señor vuestro Dios,

porque él es bondadoso y compasivo,

lento para la ira y lleno de amor,

cambia de parecer y no castiga.

14Tal vez Dios reconsidere y cambie de parecer,

y deje tras de sí una bendición.

Las ofrendas de cereales y las libaciones

son del Señor vuestro Dios.

15Tocad la trompeta en Sión,

proclamad el ayuno,

convocad una asamblea solemne.

16Congregad al pueblo,

purificad la asamblea;

juntad a los ancianos del pueblo,

reunid a los pequeños

y a los niños de pecho.

Que salga de su alcoba el recién casado,

y la recién casada de su cámara nupcial.

17Lloren, sacerdotes, ministros del Señor,

entre el pórtico y el altar;

y digan: «Compadécete, Señor, de tu pueblo.

No entregues tu propiedad al oprobio,

para que las naciones no se burlen de ella.2:17 no se burlen de ella. Alt. no la sometan.

¿Por qué habrán de decir entre los pueblos:

“Dónde está su Dios?”»

La respuesta del Señor

18Entonces el Señor mostró amor por su tierra

y perdonó a su pueblo.

19Y les respondió el Señor:

«Mirad, os enviaré cereales, vino nuevo y aceite,

hasta dejaros plenamente satisfechos;

y no volveré a entregaros

al oprobio entre las naciones.

20»Alejaré de vosotros al que viene del norte,

arrojándolo hacia una tierra seca y desolada:

lanzaré su vanguardia hacia el mar oriental,

y su retaguardia hacia el mar occidental.2:20 el mar oriental … el mar occidental. Es decir, el Mar Muerto y el Mediterráneo.

Subirá su hedor

y se elevará su fetidez».

¡El Señor hará grandes cosas!

21No temas, tierra,

sino alégrate y regocíjate,

porque el Señor hará grandes cosas.

22No temáis, animales del campo,

porque los pastizales de la estepa reverdecerán;

los árboles producirán su fruto,

y la higuera y la vid darán su riqueza.

23Alegraos, hijos de Sión,

regocijaos en el Señor vuestro Dios,

que a su tiempo os dará las lluvias de otoño.

Os enviará la lluvia,

la de otoño y la de primavera,

como en tiempos pasados.

24Las eras se llenarán de grano;

los lagares rebosarán de vino nuevo y de aceite.

25«Yo os compensaré a vosotros

por los años en que todo lo devoró

ese gran ejército de langostas

que envié contra vosotros:

las grandes, las pequeñas,

las larvas y las orugas.2:25 Véase nota en 1:4.

26Comeréis en abundancia, hasta saciaros,

y alabaréis el nombre del Señor vuestro Dios,

que hará maravillas con vosotros.

¡Nunca más será avergonzado mi pueblo!

27Entonces sabréis que yo estoy en medio de Israel,

que yo soy el Señor vuestro Dios,

y no hay otro fuera de mí.

¡Nunca más será avergonzado mi pueblo!

El día del Señor

28»Después de esto,

derramaré mi Espíritu sobre todo ser humano.

Vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán,

tendrán sueños los ancianos

y visiones los jóvenes.

29En esos días derramaré mi Espíritu

aun sobre los siervos y las siervas.

30En el cielo y en la tierra mostraré prodigios:

sangre, fuego y columnas de humo.

31El sol se convertirá en tinieblas

y la luna en sangre

antes que llegue el día del Señor,

día grande y terrible.

32Y todo el que invoque el nombre del Señor

escapará con vida,

porque en el monte Sión y en Jerusalén

habrá escapatoria,

como lo ha dicho el Señor.

Y entre los sobrevivientes

estarán los llamados del Señor.