Забур 42 CARS - Salmo 42 NVI

Священное Писание

Забур 42:1-5

Песнь 42

1Оправдай меня, Всевышний;

вступись в мою тяжбу с народом безбожным;

от лживых и несправедливых спаси меня.

2Ты – Всевышний, крепость моя.

Почему Ты отверг меня?

Почему я скитаюсь, плача,

оскорблённый моим врагом?

3Пошли Свой свет и истину –

пусть они меня направляют;

пусть приведут на святую гору Твою,

к месту, где Ты обитаешь.

4Тогда приду я к жертвеннику Всевышнего,

к Богу радости и веселья моего.

Буду славить Тебя на арфе,

Всевышний, мой Бог.

5Что унываешь, моя душа?

Зачем тревожишься?

Возложи надежду на Всевышнего,

ведь я ещё буду славить Его –

моего Спасителя и моего Бога.

Nueva Versión Internacional

Salmo 42:1-11

LIBRO II

Salmos 42–72

Salmo 42Sal 42 Por su contenido, los salmos 42 y 43 forman una sola unidad literaria.

Al director musical. Masquil de los hijos de Coré.

1Cual ciervo jadeante en busca del agua,

así te busca, oh Dios, todo mi ser.

2Tengo sed de Dios, del Dios de la vida.

¿Cuándo podré presentarme ante Dios?

3Mis lágrimas son mi pan de día y de noche,

mientras me echan en cara a todas horas:

«¿Dónde está tu Dios?»

4Recuerdo esto y me deshago en llanto:

yo solía ir con la multitud,

y la conducía a la casa de Dios.

Entre voces de alegría y acciones de gracias

hacíamos gran celebración.

5¿Por qué voy a inquietarme?

¿Por qué me voy a angustiar?

En Dios pondré mi esperanza

y todavía lo alabaré.

¡Él es mi Salvador y mi Dios!

6Me siento sumamente angustiado;

por eso, mi Dios, pienso en ti

desde la tierra del Jordán,

desde las alturas del Hermón,

desde el monte Mizar.

7Un abismo llama a otro abismo

en el rugir de tus cascadas;

todas tus ondas y tus olas

se han precipitado sobre mí.

8Esta es la oración al Dios de mi vida:

que de día el Señor mande su amor,

y de noche su canto me acompañe.

9Y le digo a Dios, a mi Roca:

«¿Por qué me has olvidado?

¿Por qué debo andar de luto

y oprimido por el enemigo?»

10Mortal agonía me penetra hasta los huesos

ante la burla de mis adversarios,

mientras me echan en cara a todas horas:

«¿Dónde está tu Dios?»

11¿Por qué voy a inquietarme?

¿Por qué me voy a angustiar?

En Dios pondré mi esperanza,

y todavía lo alabaré.

¡Él es mi Salvador y mi Dios!