Akuapem Twi Contemporary Bible

Nnwom 40:1-17

Dwom 40

Dawid dwom.

1Mede boasetɔ twɛn Awurade;

na ɔhwɛɛ me, na ɔtee me sufrɛ.

2Oyii me fii amoa a mu yɛ toro mu,

fii dɔte ne dontori mu;

ɔde mʼanan sii ɔbotan so

na ɔmaa me baabi pa gyinae.

3Ɔde dwom foforo hyɛɛ mʼanom,

ayeyi dwom a yɛde ma yɛn Nyankopɔn.

Bebree behu na wɔasuro,

na wɔde wɔn werɛ ahyɛ Awurade mu.

4Nhyira ne onipa a

ɔde Awurade yɛ nʼahotoso,

nea ɔmfa nʼani nto ahomaso so,

ne wɔn a wɔman di anyame huhuw akyi.

5Awurade me Nyankopɔn

woayɛ anwonwade bebree.

Nneɛma a wohyehyɛ maa yɛn no

obiara ntumi nka ne nyinaa nkyerɛ wo;

sɛ meka se mereka ne nyinaa ho asɛm a

ɛbɛdɔɔso dodo.

6Wompɛ afɔrebɔ ne ayɛyɛde,

nanso woabue mʼaso;

woampɛ ɔhyew afɔre ne bɔne afɔre.

7Na mekae se, “Mini, maba,

sɛnea wɔakyerɛw afa me ho wɔ nhoma mmobɔwee no mu no.

8Me Nyankopɔn, mepɛ sɛ meyɛ wʼapɛde;

wo mmara wɔ me koma mu.”

9Meka wo trenee ho asɛm wɔ guabɔ kɛse ase;

mimmua mʼano,

Awurade, sɛnea wunim no.

10Memmfa wo trenee ho asɛm nsie me koma mu;

meka wo nokware ne wo nkwagye ho asɛm.

Mankata wʼadɔe ne wo nokware so

wɔ guabɔ kɛse no ase.

11Awurade, nyi wʼahummɔbɔ mfi me so;

ma wʼadɔe ne wo nokware mmɔ me ho ban daa.

12Ɔhaw bebree atwa me ho ahyia;

mʼamumɔyɛ abu afa me so enti minhu ade bio.

Ɛdɔɔso sen me ti so nwi,

na me koma abotow wɔ me mu.

13Awurade, ma ɛnsɔ wʼani sɛ wubegye me;

Awurade, bra ntɛm bɛboa me.

14Wɔn a wɔpɛ sɛ wokum me no nyinaa,

ma wɔn anim ngu ase na wɔnyɛ basaa;

ma wɔn a wɔpɛ sɛ mesɛe no

mfa aniwu nsan wɔn akyi.

15Ma wɔn a wɔka, “Ɔtwea! Ɔtwea!” kyerɛ me no

nsan wɔn akyi, esiane wɔn aniwu nti.

16Nanso ma wɔn a wɔhwehwɛ wo nyinaa

nsɛpɛw wɔn ho na wɔn ani nnye wɔ wo mu;

ma wɔn a wɔdɔ wo nkwagye no nka da biara se,

Awurade yɛ ɔkɛse!”

17Nanso meyɛ ohiani ne mmɔborɔni;

ma Awurade nnwen me ho.

Wo ne me boafo ne me gyefo;

wo ne me Nyankopɔn, bra ntɛm.

Nueva Versión Internacional

Salmo 40:1-17

Salmo 40

40:13-17Sal 70:1-5

Al director musical. Salmo de David.

1Puse en el Señor toda mi esperanza;

él se inclinó hacia mí y escuchó mi clamor.

2Me sacó de la fosa de la muerte,

del lodo y del pantano;

puso mis pies sobre una roca,

y me plantó en terreno firme.

3Puso en mis labios un cántico nuevo,

un himno de alabanza a nuestro Dios.

Al ver esto, muchos tuvieron miedo

y pusieron su confianza en el Señor.

4Dichoso el que pone su confianza en el Señor

y no recurre a los idólatras

ni a los que adoran dioses falsos.

5Muchas son, Señor mi Dios,

las maravillas que tú has hecho.

No es posible enumerar

tus bondades en favor nuestro.

Si quisiera anunciarlas y proclamarlas,

serían más de lo que puedo contar.

6A ti no te complacen sacrificios ni ofrendas,

pero has abierto mis oídos para oírte;

tú no has pedido holocaustos

ni sacrificios por el pecado.

7Por eso dije: «Aquí me tienes

—como el libro dice de mí—.

8Me agrada, Dios mío, hacer tu voluntad;

tu ley la llevo dentro de mí».

9En medio de la gran asamblea

he dado a conocer tu justicia.

Tú bien sabes, Señor,

que no he sellado mis labios.

10No escondo tu justicia en mi corazón,

sino que proclamo tu fidelidad y tu salvación.

No oculto en la gran asamblea

tu gran amor y tu verdad.

11No me niegues, Señor, tu misericordia;

que siempre me protejan tu amor y tu verdad.

12Muchos males me han rodeado;

tantos son que no puedo contarlos.

Me han alcanzado mis iniquidades,

y ya ni puedo ver.

Son más que los cabellos de mi cabeza,

y mi corazón desfallece.

13Por favor, Señor, ¡ven a librarme!

¡Ven pronto, Señor, en mi auxilio!

14Sean confundidos y avergonzados

todos los que tratan de matarme;

huyan derrotados

todos los que procuran mi mal;

15que la vergüenza de su derrota

humille a los que se burlan de mí.

16Pero que todos los que te buscan

se alegren en ti y se regocijen;

que los que aman tu salvación digan siempre:

«¡Cuán grande es el Señor

17Y a mí, pobre y necesitado,

quiera el Señor tomarme en cuenta.

Tú eres mi socorro y mi libertador;

¡no te tardes, Dios mío!