TRADUCIENDO LA PALABRA DE DIOS


¡Bíblica ha estado involucrada en el trabajo de traducir la Palabra de Dios por más de 200 años!
Nosotros financiamos nuestra primera traducción de la Biblia en 1810: la Biblia bengalí de William Cary para la India. Y hemos estado traduciendo las Escrituras desde entonces.

Imagínese no tener la Palabra de Dios.

Todavía hay muchas personas en el mundo que o bien no tienen una Biblia en su idioma o sólo tienen una versión vieja y arcaica de la Escritura.
Es por eso que Biblica traduce y publica la Biblia completa en las principales lenguas habladas – para que la gente de todo el mundo pueda leer y entender la Palabra de Dios.

Nuestro acercamiento distintivo a la traducción de la Biblia

1. Principales idiomas
Nuestro esfuerzo de traducción es priorizando las principales lenguas habladas, estratégicamente, para que podamos maximizar el impacto de cada traducción de la Biblia que producimos.

2. Toda la Biblia
Pablo le dijo a Timoteo: “Toda la Escritura es inspirada por Dios”. Por eso traducimos toda la Biblia, comenzando con el Nuevo Testamento, luego con el Antiguo. También traducimos notas de estudio siempre que sea posible, para que la gente pueda entender mejor la Biblia.

3. La mejor combinación de precisión y legibilidad
Todo el mundo merece la mejor traducción posible en su idioma. Nuestros traductores locales comienzan con los textos griegos, hebreos y arameos originales. Trabajan como un equipo, protegiendo su traducción del sesgo. Cada traducción se somete a una revisión rigurosa para garantizar la máxima precisión y legibilidad en el idioma de destino.

4. Impresión, texto digital y audio
Nuestro trabajo no finaliza cuando la traducción está terminada. Publicamos nuestras traducciones, haciéndolas disponibles en formatos impresos, digitales y de audio. Nuestras 27 traducciones principales tienen el potencial de llegar a 4.000 millones de personas.

¿Se unirá a nosotros para proveer la Biblia a la gente de una manera que puedan entender? Actualmente tenemos proyectos de traducción en curso. Con su apoyo, estos proyectos pueden ser completados y las vidas pueden ser transformadas por la Palabra de Dios.